| 8/15/2008 12:00:00 AM

Nueva EPS, el reto de conservar la institucionalidad púbica desde lo privado

El reto de conservar la institucionalidad pública desde lo privado.

La desaparición de la EPS del Instituto de Seguros Sociales despierta temor por la sostenibilidad del sistema de atención de sus antiguos afiliados y porque se pueda reducir la cobertura nacional que tenía la anterior institución. Dinero habló con Héctor Cadena, director de Nueva EPS, la Entidad Prestadora de Servicios de Salud que inició labores el 1° de agosto en reemplazo de la del ISS, para conocer de primera mano el proceso que llevó a la creación de esta entidad y para responder a las inquietudes más frecuentes de más de 2,5 millones de personas que dependen de este servicio de salud en Colombia.

—¿Cómo nace Nueva EPS?
La empresa se monta sobre la base de que el Conpes 3456 del 15 de enero de 2007, después de ver que la EPS del ISS no era viable y que la Superintendencia le iba a revocar la licencia de funcionamiento, llama a las seis Cajas de Compensación Familiar que están en el régimen contributivo, es decir, que tenían EPS: Cafam, Colsubsidio, Compensar, Comfenalco Antioquia, Comfenalco Valle y Comfandi. Y plantea en las conclusiones del documento que en caso de revocar la licencia de la Superintendencia Nacional de Salud (Supersalud) que estaba en camino de esa decisión, el Gobierno participaría en la nueva empresa como accionista.

—¿Cómo es esa participación pública en Nueva EPS?
Se planteó que las Cajas serían accionistas mayoritarios con el 50% más una acción de la nueva empresa y que el 50%, menos una acción, sería la participación del capital estatal, a través de La Previsora Vida S.A., una empresa industrial y comercial del Estado, del orden nacional, que está en el sector financiero en la parte de seguros de vida.

—¿Qué estudios soportan las reglas de creación de Nueva EPS?
Después de llegar a ese acuerdo, las Cajas contratan con la firma de banca de inversión Inverlink la realización de un estudio de prefactibilidad para ver si la nueva empresa era viable. Una vez se analizaron los resultados de ese estudio, en el mes de abril, se discutió con el Gobierno la necesidad de llevar a cabo un estudio de factibilidad, que se contrata con la misma firma, para que dictaminara el tipo de ajustes que debería hacerse por parte del Gobierno para que la empresa fuera viable.

—¿Qué siguió después de este último estudio?
Se comenzó el diseño de la nueva empresa, basado en este estudio que contenía un análisis de costos, elaborado por la parte técnica y médica de las Cajas y sus respectivas EPS. El análisis daba la estructura de costos, basada en las observaciones de frecuencias y prestaciones de las actividades médicas. Esa observación se hizo por dos años a 2,7 millones de personas que estaban en ese momento afiliadas a las EPS de las Cajas. Eso dice cuál es la frecuencia de atención médica por tipo de consulta y el costo de prestar ese servicio.

—¿Esta figura se había empleado anteriormente?
En el país no se había hecho nunca algo así. Esto es muy diferente a una fusión o a una adquisición que, aunque son complejas, son las figuras comunes que se utilizan en el mundo. Lo que se hizo con Nueva EPS no existe, al menos a nivel latinoamericano. Que se monte una empresa y reciba unos afiliados, eso es un modelo raro, muy creativo de parte del Gobierno pero no hay literatura sobre ese particular. Y no hay experiencias de este tipo de empresas, según las indagaciones que se hicieron.

—¿Cuándo se consolidó Nueva EPS?
La empresa se comenzó a armar sobre la base de la experiencia de las seis Cajas de Compensación, que es superior a los doce años en el régimen contributivo. Se crearon comités de acuerdo a la razón social del negocio en las principales actividades de la empresa: afiliaciones, recaudos, compensación, el modelo de atención médica, mercadeo y atención al usuario. La nueva empresa se consolidó por la labor del Comité Técnico Financiero, que hacía las veces de junta directiva, se reunía quincenalmente y contaba con la presencia de los seis directores de las Cajas y del presidente de La Previsora Vida S.A. Adicionalmente, al interior había unos subcomités que miraban otros temas. En abril, la Supersalud aprueba la licencia de funcionamiento y se tuvo a acceso a la información del ISS para hacer el estudio de factibilidad.

—¿En cuánto se definió el aporte necesario para poner en marcha la EPS?
Inverlink determinó que el capital total que se necesitaba para la puesta en marcha era de $90.329 millones, de los cuales $55.018 millones serían aportados en 2008 y el resto en 2011. El precio de la acción se fijó en un millón de pesos y para esta primera etapa el Gobierno aportó $27.508 millones y las Cajas, en seis partes iguales, la suma de $27.510 millones. Este dinero ya fue aportado y la empresa se consolidó así como una empresa de capital privado social, dándole a la administración de Nueva EPS un carácter privado de sociedad anónima.

—¿Qué cubrimiento nacional va a tener Nueva EPS?
Vamos a estar en más de 990 municipios y toda la red de prestaciones para lograr esta cobertura fue otro de los temas que se analizó en los estudios, esto es más de lo que tenían las Cajas por su parte.

—¿Cómo piensan llegar a todos estos municipios?
Por lo general en todos los municipios hay mínimo un prestador, muy frecuentemente el hospital público municipal. A nosotros nos tocó ir a armar la red de prestadores, que tiene 2114 en todo el país.

—¿Cómo se piensa enfrentar la competencia de Nueva EPS con la operación normal de las Cajas asociadas?
A las Cajas de compensación no les interesa competir por más mercado porque hoy en día están copadas con sus empresas y no están buscando expandirse. Además, este es un proceso transparente porque hay un acuerdo de accionistas que limita y resuelve los conflictos de interés, firmado por todos los asociados.

—¿Cómo asigna el servicio esta EPS?
Nosotros hicimos los contratos capitados de la red de operadores y por evento, con unos protocolos y unas tarifas que son las tarifas del mercado. Si se capita a un privado por una suma cualquiera y quiere entrar uno de los socios, tiene que capitar en igualdad de condiciones de calidad en la prestación del servicio y en precio.

—En precio es una figura que funciona bien, pero ¿cómo logran esto en calidad?
La exigimos y la demuestran a partir de indicadores. Nosotros tenemos contratada la red, la mayoría privada, escogida por sus estándares de calidad, con base en unas tarifas y en unos patrones de calidad porque nosotros hacemos auditoría médica. Con 2,5 millones de usuarios es fácil comparar patologías idénticas en dos pacientes para ver si los protocolos que se están usando son los adecuados. Si dos pacientes con un mismo diagnóstico están recibiendo tratamientos diferentes, nosotros lo intervenimos porque para nosotros es más caro tener pacientes que no se controlen en las primeras etapas del desarrollo de la enfermedad.

—¿Cuál es el lineamiento de sostenibilidad financiera de la EPS?
Igual a como funcionan las Cajas, vamos a buscar llegar al punto de equilibrio. Con los más de $90.000 millones de capital, nosotros somos viables y la idea es quedarnos con régimen contributivo, al menos en el corto y mediano plazo. Esta EPS es un asegurador puro, no tiene ningún grado de integración vertical, Nueva EPS no es accionista de ningún centro de atención médica, todo se contrata con la red externa pública y privada.

—¿Qué pasaría si no llegan al punto de equilibrio?
Entrarían a capitalizar los socios.

—¿Eso está previsto?
Es lógico que esté previsto. Como todos los socios están en igualdad de condiciones, las seis cajas y el estado capitalizarían de acuerdo a su participación.

—¿Se ha pensado en buscar acreditaciones?
Eso va a hacerse más adelante, cuando se estabilice la empresa. Por ahora ya tenemos la habilitación, a partir del primer año de operación podremos pensar en esos temas. La acreditación es un modelo que tiene muchas exigencias, pero nosotros vamos a trabajar ISO y acreditación después de pasado el primer año de actividades.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?