| 4/3/2009 12:00:00 AM

Jean-Luc Ansel Director general, Cosmetic Valley - Cluster de competitividad, Francia

"Queremos que Colombia sea reconocida por su gran biodiversidad nativa para el mundo de la cosmética".

Cosmetic Valley es el principal cluster de cosméticos de Francia, agrupa empresas de la talla de Jean Paul Guerlain y Paco Rabanne y a más de 300 pequeñas y medianas compañías del sector de la cosmética en ese país. Jean-Luc Ansel, su director general, estuvo en Colombia firmando un convenio por cinco años con la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), la Cámara de Comercio de Bogotá, en representación de Colombia, y el grupo Nativa en representación de tres grupos empresariales, para desarrollar cadenas y coordinar la industria de cosméticos naturales en Colombia.

El mercado mundial total de cosméticos asciende a US$70.000 millones, y en Colombia hay un gran potencial de crecimiento, sobre todo porque el biocomercio es aún incipiente.


Ansel ve una gran fuente de innovación en las plantas de la región andina y del Chocó, así como en los conocimientos ancestrales etno-botánicos


D — ¿Por qué crearon un cluster de cosmética en Francia?


La idea era montar una asociación para que la gente se conociera en su rol. Esto es muy importante porque rápidamente, a través de visitas a empresas y organizando una actividad local con estas compañías, creamos sinergias y conocimiento entre la gente y esto generó velozmente un mercado de proximidad. Tuvimos la suerte de que el presidente de la sociedad fuera Jean Paul Guerlain y, gracias a esto, muy rápidamente atrajimos a la sociedad alrededor de esta asociación por el reconocimiento que tiene Guerlain en el mundo de la cosmética.

D — ¿Cómo funciona la cadena?

Nosotros operamos como una agencia de promoción que administra el cluster, el cual articula 300 empresas, desde grandes hasta Pymes. Es una asociación que nació pequeña, como el "distrito italiano", con acciones de sinergia y orientadas a la exportación.

En 2005 el estado francés lanzó una política en la que se definía la noción de polos de competitividad, con la cual se hacía necesario que las empresas y los laboratorios de investigación se asociaran para generar innovación y sumar esfuerzos. Entonces pasamos de tener la dimensión de un departamento en Francia a un conjunto de regiones geográficas de 450 km. de largo por 150 km. de ancho, lo que denominamos Cosmetic Valley.

D — ¿Cómo ha sido el desarrollo de la asociación?

Ha cambiado mucho, se convirtió en un collage de empresas y de investigación y formación que ahora cuenta con seis universidades y centros de formación, con 5.500 investigadores distribuidos en 180 laboratorios de investigación. La idea es acercar más la investigación y la empresa, por ello nuestro rol es ser muy dinámicos en asociar los laboratorios con las empresas: conocer los laboratorios, saber qué hacen e ir a las empresas y mostrarles qué les puede interesar y qué no.

El primer proyecto de investigación que presentamos se llamó el 'todo natural' en cosmética, con la imagen principal de Dior y Guerlain. Es un proyecto en curso con una sociedad que extrae principios activos en la amazonia de Guyana.

D — ¿Cómo están trabajando en Colombia?

En Bogotá hay tres grupos empresariales colombianos: Nativa, que es de ingredientes naturales que hacen extractos, aromas y sabores; CBGroup, que es un grupo de diez empresas de cosméticos naturales; y Alianza Natural, que hace productos naturales. Entre ellas hay 35 empresas pero hay muchas más con potencial de articulación que buscan hacer gestión para una alianza fuerte con Cosmetic Valley.

Acabamos de firmar un convenio por cinco años entre Cosmetic Valley, Onudi, la Cámara de Comercio de Bogotá, en representación de Colombia, y el grupo Nativa, en representación de esos tres grupos empresariales.

D — ¿Cuál es el objetivo de Cosmetic Valley?

Buscamos ser el primer centro de recursos mundiales en materia de cosméticos. Identificar productos e información, organizarlos y hallar los datos adecuados que permitirán responder a las necesidades. Buscamos laboratorios de investigación cosméticos porque el mercado es favorable, se viene desarrollando desde hace más de 40 años sin pausa, y buscamos un territorio que puede insertarse en el Cosmetic Valley.

Hay empresas coreanas, por ejemplo, que se han implantado al lado de las empresas francesas del Cosmetic Valley para vender sus productos en nuestro mercado, como es el caso de Lolita Lempicka.

D — Algunos laboratorios de Estados Unidos denuncian que las grandes marcas francesas no son naturales. ¿Qué tanta razón tienen?

Si usted mira bien los ingredientes, los conservantes tienen productos químicos. Es más un discurso de marketing. La posición que yo intento difundir es que el conjunto de empresas impulsen a las compañías a ser mejores. Vamos a lanzar una carta que trabajamos en conjunto en la que se dice que nos comprometemos a que los productos, los procesos y las empresas cumplan con el mayor respeto del planeta y de los hombres. Esto quiere decir que se debe controlar, tanto la huella de carbono de la empresa, como el desplazamiento de empleados y productos. Hay reglamentaciones sobre el hecho de que los productos no son peligrosos pero lo importante en estos grandes grupos, respecto de grupos más pequeños, es que estos últimos no hacen un control exhaustivo de su inocuidad. Los grandes grupos dan la garantía que los pequeños no dan.

Hay una marca llamada Sanoflore, de productos naturales de L'Oreal en su línea Bio que no utiliza químicos; sin embargo, en casi todos los productos cosméticos hay componentes naturales, por eso se debe poner atención en cuanto a qué se refiere uno cuando habla de productos naturales.

D — ¿Se puede tener un producto 100% natural?

Dentro de los insumos de la industria cosmética, la mayoría son naturales aunque las grandes compañías introducen productos químicos, como los parabenos, muy atacados pero necesarios para conservar y estabilizar la materia prima con la que fueron hechos. Por ahora, los productos 100% naturales deben conservarse refrigerados y deben contar con un sistema de aspersión que no contamine el medio ambiente. Las primeras experiencias que hemos tenido han sido en productos de duración muy corta y que a veces generan irritación. Todavía estamos lejos del top, por ello tenemos una gran cantidad de proyectos de investigación sobre este tema.

D — ¿Cuál es el éxito de Natura?

Que trabaja con especies nativas amazónicas, con respeto al medio ambiente y a las comunidades. Las grandes tendencias hoy en día en el mundo son lo orgánico y lo natural, evitando el uso de químicos. Un perfume, por ejemplo, puede ser completamente natural.

D — ¿Cuál es el interés de Cosmetic Valley en Colombia?

Buscamos competencias, las competencias que nosotros no tenemos: innovación y oportunidades. Yo vengo a Colombia con Onudi y, para mí, la innovación son las plantas, el conocimiento que se tenga de ellas y los principios activos y el trabajo que ya se ha hecho en el país sobre plantas andinas endógenas. Lo que nos interesa es todo lo que sea nativo, como por ejemplo las plantas de la parte andina, y fortalecer el conocimiento que se tiene de ellas.

D — ¿Van a apoyar la investigación en Colombia?

Eso le corresponde a nuestros socios. En la medida en que hagamos desarrollos en Francia, más asociaciones habrá con las universidades y montaremos programas en conjunto. Eso sería el ideal, es lo que me gustaría hacer en la medida en que se creen vínculos y nos entendamos bien.

Ustedes además tienen el Chocó, una zona muy poco explorada con gran potencial, y el reservorio amazónico, parecido a lo que tenemos en Guyana. Ahí hay recursos naturales originales con competencias locales que pueden ser desarrolladas, eso los convierte en socios importantes para nosotros.

D — ¿Cómo funciona el tema de la propiedad intelectual?

Con eso no hay problema, porque en muchos proyectos de investigación Cosmetic Valley es intermediario y no representamos un interés industrial. La propiedad industrial se hace con personas que tienen productos o desarrollan proyectos con otras sociedades y nosotros no intervenimos en eso.

Queremos que Colombia sea reconocida por su gran biodiversidad nativa para el mundo de la cosmética y la belleza: native biodiversity for a world of beauty, es nuestro eslogan en inglés.

D — ¿Cuál es el tamaño del mercado de los cosméticos?

El mercado mundial es de US$70.000 millones, en Europa se comercializan US$35.000 millones, de los cuales Francia aporta US$17.000 millones y Cosmetic Valley US$8.000 millones. En Colombia no se ha apoyado mucho el biocomercio, por eso estamos estancados. Este es un mercado que lleva más de 40 años sin dejar de progresar.

Otro tema que estamos trabajando en Colombia es el de conocimientos ancestrales etno-botánicos, que viene desarrollando Alianza Natural con Labfarve, que tienen un proyecto para exportar productos terminados a Europa basados en esto.

D — ¿Cuál es su expectativa del trabajo con Colombia?

Por ahora nuestra relación con las empresas busca fortalecer el comercio. La relación ha permitido la realización de negocios entre sus empresas y las nuestras. Pero lo que quiero realmente es sacar proyectos de investigación, o proyectos en general. Le he propuesto a la Cámara de Comercio de Bogotá hacer un libro sobre las plantas tradicionales con vocación cosmética de Colombia, para hacerlo conocer en Francia y en todas las partes a las que tenemos acceso. Esto implicaría tener actores en su interior y crear vínculos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?