| 8/29/2008 12:00:00 AM

Competitividad, combustible para el crecimiento económico

Los sectores público y privado llevan más de dos años trabajando de la mano el futuro de la competitividad en Colombia.

Dinero se reunió con el presidente del Consejo Privado de Competitividad–CPC–, Hernando José Gómez, y con la directora del Departamento Nacional de Planeación, Carolina Rentería, para saber qué puede esperar el país en su estrategia de desarrollo a propósito de la reciente aprobación del Conpes de Competitividad. Sus gestores tienen claro que, tanto el liderazgo público como el privado, y el seguimiento y monitoreo que se haga del tema son la clave de la efectividad de esta política.

-¿En qué radica la importancia del tema de competitividad en la coyuntura actual del país?

Hernando José Gómez (HJG): En Colombia hace falta que el Presidente se concientice de que solo con inversión se está haciendo la mitad de la tarea, que la otra mitad se logra al hacer la inversión pública donde es requerida, es decir, que se debe estimular a los empresarios para que hagan innovación en sus empresas. El 50% del incremento en la productividad por hora en Estados Unidos en los últimos 50 años se debe a la innovación. Se estima que en ese país la competitividad se debe en 45% a la inversión, en 5% a que en este lapso se incrementó la mano de obra y el 50% restante viene dado por la innovación. Esta parte no parece tenerla completamente clara el Presidente y ahí radica la importancia del tema, porque es él quien debe hacerlo. Ya hemos tenido avances en el tema, como se evidenció en la intervención de Uribe en la reciente edición de Expogestión. Esperamos que este pensamiento continúe.

-¿Qué sigue ahora, una vez aprobado el Conpes de Competitividad?

HJG: Hay tres retos para el segundo semestre de 2008. Uno, definir cómo se va a monitorear y con qué indicadores se va a hacer el seguimiento del cumplimiento de las políticas; dos, la definición de las áreas de los planes de acción en las que debemos tener ganancias tempranas en este segundo semestre para generar una dinámica alrededor de la política; y tres que, además de dar una gran visibilidad al monitoreo, se debe hacer seguimiento con cada uno de los Ministerios.

Carolina Rentería (CR): Toda la política fue concertada en cabeza de los Viceministros y no de los técnicos de los Ministerios para darle celeridad al proceso, por eso ahora son los Viceministros quienes tienen la tarea de sacar adelante los planes de acción.

-¿Qué avances han conseguido para cumplir con estos retos?

HJG: A nivel de la Secretaría Técnica, hemos tenido varias reuniones para definir el sistema de monitoreo y en agosto tendremos una propuesta para presentarle al Comité Ejecutivo.

CR: Ya entramos en una etapa en la que se debe cristalizar el enorme trabajo que se hizo. Y esto se logra mediante ejecución y aquí los roles van a ser diferentes.

-¿Cómo piensan asegurar que el Conpes se ejecute como quedó estipulado en el documento final?

CR: El Conpes tiene una nueva metodología, en la cual las recomendaciones van acompañadas de periodos de cumplimiento y se establecieron metas que van desde los tres meses hasta dos años. Las matrices en el programa del plan de acción contemplan fechas por proyecto con sus respectivos responsables, lo cual permite hacer un mejor seguimiento.

-¿Cuál es el papel del sector privado en términos de seguimiento?

CR: Lo valioso de haber hecho la concertación de la política y la definición de programas y responsables con el sector privado es que les va a permitir hacer seguimiento y pedir que se rindan cuentas de las tareas en las que se comprometió cada ministerio.

_¿Qué logros se consiguieron en esta política desde la visión del CPC como representante del sector privado en este tema?

HJG: En cada área se hizo un trabajo de identificación de las estrategias que necesitábamos y qué tipo de acciones y de desarrollo de políticas debían hacerse. Por ejemplo, hay algunas que ya tienen un avance significativo, como es el caso de la competitividad agrícola. De otro lado, vemos avances importantes en formalización empresarial. En las áreas de ciencia, tecnología e innovación, el documento está en sintonía con la nueva política que se está discutiendo y el Gobierno está elaborando un Conpes independiente, enmarcado en el tema de competitividad. La profundización financiera va muy de la mano con el contenido del proyecto de reforma financiera.

En infraestructura, transporte y logística se trabajó en tres temas. Primero, en cómo involucrar capital privado en el tema de infraestructura. Segundo, en definir claramente el alcance de los contratos y, en tercer lugar, en cómo generar fondos de capital privado que permitirían, por ejemplo, que un fondo de pensiones pueda invertir en obras de infraestructura con diversificación de riesgo.

En minas y energía se debe asegurar la mejor composición de la oferta de energía para el país. En cumplimiento de contratos se hizo una muy buena labor porque se hicieron propuestas de simplificación. En educación y destrezas laborales abordamos aspectos como el bilingüismo y el impulso de las formaciones técnicas y tecnológicas.

-¿Se logró avanzar adecuadamente en este último tema?

HJG: Aquí encontramos una dificultad. En el país se ha buscado fortalecer la educación técnica desde las universidades, pero estas últimas son muy reacias al tema. En Colombia hay una enorme desinformación de la población para que se puedan aprovechar las oportunidades de ser técnico o tecnólogo.

-¿En qué otros temas tuvieron dificultades?

HJG: El tema de tecnologías de la información y comunicaciones está estancado porque, a pesar de que ya hay un plan bien elaborado, ha sido dificultoso el proceso de conseguir el espacio presupuestal.

Pero el tema más difícil se dio en simplificación tributaria. Los menos comprometidos en todo el proceso fueron las personas de la Dian. Al final aceptaron todo lo que se debe hacer, pero no se quisieron comprometer con tiempos, lo cual es muy grave porque lanzan el mensaje de que no quieren asumir el compromiso. La política es integral y esto podría echarla a perder.

-Desde la perspectiva del sector privado ¿qué se puede esperar con este lineamiento de política?

HJG: Somos conscientes de que este no es el óptimo desde el punto de vista del sector privado porque hay cosas que quedaron por fuera, como el tema de los parafiscales, una reducción del impuesto de renta corporativo, un incremento importante a los recursos de ciencia, tecnología y educación (se proponía duplicarlos y finalmente se decidió incrementarlos solo en un 10%). Habíamos propuesto que se creara una especie de Confis de infraestructura en el existente Comifar (Comité para la facilitación logística y la infraestructura del comercio exterior) con la inclusión de dos técnicos permanentes para que desarrollaran estudios. Lamentablemente, esta coordinación técnica quedó por fuera en el último minuto y no logramos incluir un asesor en logística y otro en infraestructura, lo que le habría hecho bien al sector privado porque le daba más participación en el proceso de planeación.

De todas formas, si logramos implementar lo que quedó consignado tendremos un enorme avance. Ya hemos logrado algo muy importante con su aprobación como política de gobierno y ejecutarlo bien sería dar un salto hacia adelante. Este es un plan ambicioso, no es perfecto porque hay unos temas estructurales que son difíciles de sobrepasar, pero sí hay elementos muy importantes.

-¿De qué depende su óptima ejecución?

HJG: Del liderazgo del Presidente, para lo cual va a ser crítica la interlocución que haga el Alto Consejero y de la capacidad y deseo de coordinación al interior del Gobierno. De otro lado, el sector privado está invirtiendo recursos en el tema porque se ha visto un gran compromiso del Gobierno Nacional de sacar adelante esta política que parte de la base de que hay una alianza público-privada.

CR: Todos los Conpes requieren liderazgo y que se generen las instituciones necesarias para su adecuado funcionamiento. En ese sentido, que el sector privado tenga una estructura armada, y que nos exija resultados, es clave.

-En Dinero estamos convencidos de la importancia de este tema para la coyuntura que atraviesa Colombia en este momento y por ello nos parece fundamental el seguimiento que se haga a este Conpes, ¿Está de acuerdo en que hagamos un seguimiento público del tema?

CR: Sería maravilloso, el seguimiento tiene que ser objetivo. Si uno encuentra que algo no se ha cumplido, más allá de detectarlo, significa entender el por qué y ver cuál es la ruta para alcanzar su cumplimiento. Si todos le apostamos a esto, vamos a encontrar que unas metas son muy ambiciosas en términos de cumplimiento pero el seguimiento es el que lleva a que las políticas se vuelvan realidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?