| 4/17/2009 12:00:00 AM

Alejandro Jara. Director adjunto de la Organización Mundial del Comercio

La caída del comercio internacional como consecuencia de la menor demanda mundial, el aumento del proteccionismo y las dificultades en la Ronda de Doha.

Con ocasión del Latin America Emerging Markets Forum 2009, estuvo en Bogotá Alejandro Jara, director adjunto de la Organización Mundial del Comercio (OMC). En entrevista con Dinero, Jara habló de la caída del comercio internacional como consecuencia de la menor demanda mundial, el aumento del proteccionismo y las dificultades en la Ronda de Doha.

D — ¿Cuáles son las perspectivas para el comercio mundial este año?

De acuerdo con los economistas de la OMC, como consecuencia del colapso en la demanda global, las exportaciones en volumen caerán este año 9%, la mayor caída desde la Segunda Guerra Mundial. En los países desarrollados la contracción de las exportaciones será de 10%, mientras que en los países en desarrollo, que dependen de las exportaciones para su crecimiento, la reducción será entre 2% y 3%.

D — En términos históricos, ¿qué tan grande es esta caída?

El comercio ha caído más que nunca debido a varias razones. Primero, la caída de la demanda es más generalizada debido a que todas las regiones están deprimidas. Segundo, actualmente hay una mayor presencia de cadenas de suministros globales en el comercio total y, por tanto, la contracción o expansión del comercio ya no es una cuestión de cambios en los flujos de comercio entre un país productor y uno consumidor. Tercero, ha habido escasez de recursos para financiar el comercio. Finalmente, el proteccionismo está aumentando y cualquier ampliación de este amenaza la recuperación y prolonga la caída.

D — ¿Cómo ve el aumento del proteccionismo?

Hay medidas que son ilegales ya sea por la OMC o por acuerdos bilaterales. En general, hasta el momento no hay medidas ilegales o proteccionismo de alta intensidad. Lo que sí hay es proteccionismo de baja intensidad, como el aumento de aranceles hasta el nivel consolidado y más imaginación en estándares técnicos y sanitarios. India prohibió la importación de juguetes chinos bajo el argumento de que eran perjudiciales para la salud. Luego, la tuvo que retirar.

Hay proteccionismo financiero, como cuando los países ayudan a sus empresas nacionales, y no a las extranjeras que tienen residencia en el país.

D — ¿Por qué no se ha desarrollado el comercio interregional en América Latina?

Simplemente porque no existe infraestructura y transportar las mercancías es excesivamente costoso. Hay además problemas de competencias.

D — ¿Cuáles han sido los mayores obstáculos para que avance la Ronda de Doha?

Esta Ronda ha demorado más años de lo previsto por lo compleja y ambiciosa que es. La agricultura es el nervio central y la economía política de la reducción de subsidios de manera seria y eficaz es muy difícil.

Adicionalmente, hay cambios que se están dando al margen de la negociación misma que dificultan el proceso. Está, por ejemplo, la reforma de 2003 en Europa que cambió el tipo de instrumentos utilizados para subsidiar la economía, más acordes con el medio ambiente, y que estableció las reglas para distribuir el gasto entre un mayor número de agricultores.

D — ¿Cuáles han sido los mayores logros?

Se ha hecho un avance grande porque se ha prometido que se van a eliminar los subsidios a las exportaciones. Está también la perspectiva de reducir los apoyos consolidados a la agricultura hasta en un 70%.

Existe la perspectiva de mejorar el acceso a los mercados. Los países desarrollados deben reducir aranceles en 54% y los emergentes en 36%, en promedio. Al final, los países industrializados no deberían tener un arancel superior a 8%, mientras que el de los países en desarrollo debería estar como máximo entre 19% y 22%.

Hay también productos sensibles para los cuales hay cuotas. Para cierta cantidad, el arancel es más bajo. Hay también productos especiales y a los países más pobres no se les exige nada.

D — Y, en cuanto a la ambición, ¿qué esta pasando?

Tiene que haber un consenso en cuanto a la ambición. Cada país trae sus listas y muestra cómo se aplican las modalidades línea por línea. En agricultura, los países industrializados ya lo hicieron, mientras los países en desarrollo no quieren y deben negociar al interior de sus países previamente.

En Estados Unidos, el sector privado argumenta que lo que está sobre la mesa no es suficiente y quiere menores aranceles. Aquí, el problema es que los países en desarrollo se abrieron unilateralmente en los 90 y los países industrializados no se lo reconocen.

Otro tema son los subsidios pesqueros. El excedente de flotas pesqueras es tal que está destruyendo los recursos pesqueros del mundo. Revertir esto, sin embargo, puede tomar al menos 40 años. En este tema, sin embargo, las negociaciones comerciales no son el mejor escenario. Las ONGs como Oceana hacen un excelente trabajo y han jugado un papel fundamental.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?