| 2/18/2011 4:20:00 PM

Subsidios millonarios

A principios de marzo se lanza la nueva versión del programa Agro Ingreso Seguro, modelo 2011. ¿En qué se diferencia del anterior?

El recuerdo de Agro Ingreso Seguro (AIS) no es el mejor. Creado por el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, este programa de apoyo económico para agricultores y ganaderos terminó convertido en símbolo de corrupción y clientelismo.

A grandes rasgos, AIS buscaba preparar al sector agrícola para enfrentar la competencia que se le vendría encima con la aprobación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Entonces proponía cuatro programas para llegar a la mayor cantidad de beneficiarios posibles: crédito barato y de amplio plazo, incentivo a la capitalización rural, líneas de riego y drenaje y, finalmente, asistencia técnica.

Sin embargo, un grupo de 'avivatos' aprovecharon la laxitud con que se entregaban los recursos y comenzaron a solicitarlos para beneficio personal. Políticos regionales, paramilitares y ex reinas de belleza recibieron millonarios subsidios que nunca se reflejaron en trabajos agrícolas.

"Cuando llegamos al Ministerio encontramos que Corpoica, que en nuestra escala es el proveedor por excelencia de bienes públicos, tenía un presupuesto inferior al de un subsidio otorgado a un solo producto", recuerda Juan Camilo Restrepo, actual ministro de Agricultura.

A pesar de esos antecedentes, el actual gobierno tomó la decisión de mantener y fortalecer AIS, aunque ahora con un enfoque diferente. "Queremos que el Ministerio de Agricultura deje de ser una ventanilla para repartir subsidios y dinero para unos pocos y se convierta en un proveedor de bienes públicos para todos", comenta Restrepo.

En el nuevo AIS no se entregarán subsidios en dinero, sino que el Ministerio canalizará los recursos para facilitar la provisión de bienes públicos. En otras palabras, el Gobierno construirá y gestionará aquella infraestructura que necesiten las comunidades, como distritos de riego de todos los tamaños.

El Gobierno también vinculará otros organismos, como Corpoica, para desarrollar programas de asistencia técnica dirigidos a elevar la productividad a través de la generación de economías de escala. En este sentido, la hacienda Carimagua se convertirá en el centro de investigación agrícola más importante de la Orinoquia, gracias a una alianza con el Ciat (Centro de Investigación de Agricultura Tropical).

Una vez aprobados estos cambios, el proceso de desmonte de los subsidios será gradual, hasta llegar a un escenario en que solo se ofrezcan bienes públicos.

Según Restrepo, aunque se seguirá trabajando con grandes agroindustriales, el nuevo AIS pondrá mayor énfasis en el apoyo a los pequeños y medianos agricultores. "La agricultura campesina es la más amenazada y la que necesita más ayuda para producir alimentos. Por eso, no le vamos a dar la espalda en la asistencia de crédito y en otros mecanismos", dice.

El renovado AIS será presentado en los primeros días de marzo, con nuevos programas y requisitos. Por lo pronto, el Ministro adelanta que también tendrá otro nombre. Quizás para evitar el mal recuerdo que dejó su predecesor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?