| 11/3/2009 7:00:00 AM

La rebaja de aranceles

La medida busca un doble efecto: reducir los costos de materias primas para los industriales e impulsar la demanda de dólares.

Luego de un mes de consultas con empresarios, académicos y dirigentes gremiales, el 14 de octubre los Ministerios de Comercio, Industria y Turismo y de Hacienda y Crédito Público expidieron tres decretos (3967, 3968 y 3969) para rebajar a cero los aranceles a 1.627 productos.

Se trata de una medida temporal, que estará vigente hasta el 31 de diciembre, e incluye materias primas y bienes no producidos en el país y cuyo costo para el fisco, por menor recaudo de impuestos, asciende a $60.000 millones.

Con esta decisión el Gobierno busca, por un lado, reducir costos y reactivar la alicaída producción industrial, que entre enero y agosto presentó una caída del 7,9%, de acuerdo con cifras de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi). Por otro, apunta a reactivar la demanda de bienes importados, impactando positivamente el precio del dólar, afectado por una tendencia revaluacionista que ya completa varias semanas.

El ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, anunció la rebaja de aranceles como parte de un paquete de medidas adoptadas por el Gobierno para reducir la presión sobre el dólar. Según Zuluaga, la mayor demanda de dólares para la importación de insumos ayudará a detener el retroceso de la divisa. "El gobierno colombiano está dispuesto a adoptar las medidas que sean necesarias para proteger el empleo que generan los sectores exportadores", anotó el funcionario.

Para el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, esta rebaja arancelaria beneficiará sectores como el químico y farmacéutico, agroquímico, fertilizantes, materiales de construcción y partes y accesorios de maquinaria industrial. Del total de partidas con rebaja arancelaria, 79% paga aranceles entre 5% y 10%, y el resto entre 15% y 20%.

Productos como propileno, cloruro de potasio, úrea, etileno, partes de aviones o helicópteros, vacunas para medicina humana, neumáticos, papel prensa en bobinas, tubos sin costura, pasta química de madera de coníferas y propulsores de reacción hacen parte del grupo de productos beneficiados.

Camilo Llinás, presidente de Acolfa, explica que esta medida es positiva para el sector automotor, que utiliza materias primas de acero, eléctricos, caucho, químicos y vidrios, entre otros. "Vamos a medir el efecto, porque acaban de salir los decretos y queremos saber qué tanto impacto tendrán en la producción del sector", sostiene.

Esta industria ha sido una de los más golpeadas por la crisis comercial con Venezuela. El impacto es doble, pues no solo se ha cerrado el mercado venezolano para los productos locales, sino que al mismo tiempo se ha restringido la venta de materias primas que eran provistas por el vecino mercado.

Aunque su vigencia es corta, la rebaja arancelaria llega en momentos en que los industriales requieren mejorar su competitividad y aliviar sus costos. Sin embargo, su efecto todavía está por verse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?