| 7/27/2010 11:30:00 AM

La agenda ambiental intersectorial

Ya se han firmado dos compromisos con los sectores de hidrocarburos y energía para garantizar un desarrollo sostenible de los recursos naturales. Antes de un mes se firmará con la industria minera.

La bonanza petrolera, minera y energética que comienza a registrar el país no solo traerá mayores inversiones, nuevos recursos para el fisco y abundantes regalías para las regiones; también podría representar serios problemas ambientales -si no se toman los correctivos a tiempo-, por el impacto que genera este tipo de explotación.

La magnitud de las inversiones en estos sectores dan cuenta del gran potencial que ofrecen: en el primer semestre del año, la inversión extranjera en el país alcanzó US$4.400 millones, de acuerdo con el Ministerio de Comercio y, de esta cifra, 85% se concentró en hidrocarburos y minería.

El desafío que plantea para el medio ambiente y la responsabilidad social un desarrollo apalancado en la explotación de recursos naturales motivó la formulación de las denominadas Agendas Ambientales Intersectoriales en el Plan de Desarrollo 2006-2010.

Se busca, básicamente, coordinar los esfuerzos de los Ministerios de Minas y Energía y de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial en la formulación de políticas y programas que estimulen la explotación de recursos naturales -hídricos, energéticos, de minería o petroleros-, garantizando un manejo adecuado del recurso ambiental y la responsabilidad social. En otras palabras, que las empresas de estos sectores puedan explotar los recursos pero que en este proceso cumplan los estándares ambientales para garantizar su conservación, protección y recuperación.

Un paso previo en la construcción de estas agendas se dio en diciembre de 2007, cuando los Ministerios de Minas y Ambiente, junto con la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Ecopetrol y la Asociación Colombiana del Petróleo, firmaron la que se denominó la Agenda Ambiental Sectorial, para establecer unos compromisos generales, a fin de garantizar el equilibrio ambiental sin detener las explotaciones de energéticos y minería.

Pero fue el pasado 25 de junio cuando se hizo realidad esta alianza público-privada para dar garantías a empresas y la ciudadanía sobre el manejo de los recursos. Ese día se firmó la Agenda Ambiental Interministerial, que crea el marco bajo el cual se regirán las empresas y el Estado para "armonizar en su diferentes niveles las acciones y los recursos necesarios para garantizar la sostenibilidad ambiental, el desarrollo económico y social del país y reducir y minimizar los impactos ambientales", según el Ministerio de Ambiente.

Ese día también se firmó la primera agenda intersectorial, con la industria petrolera, que fija la coordinación entre entidades de gobierno y las exigencias que deberá cumplir la industria para garantizar un desarrollo equilibrado. La segunda agenda, con el sector de energía, se firmó el primero de julio en el marco del congreso de Andesco y, la tercera, con el sector minero, estará lista antes de un mes.

Silvana Giaimo, viceministra de Minas y Energía, destacó que estas agendas intersectoriales buscan darle mayor claridad a las empresas e inversionistas interesados en desarrollar proyectos en el país, pero al mismo tiempo garantizar que se tomarán todas las medidas y se cumplirán estándares internacionales para mitigar el impacto ambiental que se deriva de dichas explotaciones. "Queremos que las actividades que desarrollen las empresas de estos sectores garanticen el desarrollo sostenible de los recursos naturales", sostiene la funcionaria.

La firma de estas agendas constituye un paso fundamental para lograr que el desarrollo no termine afectando el equilibrio ambiental. Pero se necesita seguimiento y control puntual para tener verdaderas garantías.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?