| 6/25/2010 12:00:00 PM

Fondos de capital privado

El Gobierno promueve la creación de fondos cuyo objetivo sea agregar valor a las empresas al comprar acciones o patrimonio para mejorar su competitividad, ventas y llegada a nuevos mercados.

En 2009, la industria de fondos de capital privado en el mundo obtuvo recursos para generar inversiones en proyectos empresariales por US$246.000 millones, con 482 fondos. Colombia, por su parte, pasó de tener dos fondos en 2005 a 11 en 2009, con similares características, y que reunieron recursos por US$924 millones.

Aunque la diferencia en las cifras todavía es abrumadora, la buena noticia es que Colombia avanza en consolidar su mercado de fondos de capital privado. ¿Cuál ha sido el secreto de este avance?

Varios factores se han conjugado para este escenario promisorio. La expedición de un marco jurídico adecuado, la fuerte promoción de este instrumento como vehículo para ampliar la inversión nacional y extranjera y las mejores condiciones económicas juegan a favor. Entre 2005 y 2010, se han estructurado 49 propuestas, de las cuales 30 tienen como propósito desarrollar proyectos o invertir en acciones de empresas no listadas en la bolsa para agregar valor.

De estas, 11 han hecho cierres exitosos de capital: Fondo de Infraestructura Brookfield, FCP Hidrocarburos de Colombia, Tribeca Fund I, Nexus Infraestructura, Altra FCP Capital, Escala Capital, Aureos Colombia, Fondo Transandino Colombia -Seaf I-, Forestal Colombia, Cine Hispanoamericano y Progresa Capital.

Las otras 19 propuestas avanzan en el proceso de conseguir capital por US$1.382 millones para desarrollar o consolidar negocios. Entre ellos se cuentan Inversor, Teka, Forestal Caucho, Fenergy, Infraestructura Colombia Ashmore, Tribeca Home Care y Access Seaf.

Las 19 propuestas restantes -de los 49 que se han estructurado- se han formulado para adquirir un activo específico como una empresa, por ejemplo, o para invertir en compra de cartera, libranzas o facturas. En estos dos casos se trata más bien de un negocio financiero que de uno de inversión de riesgo.

Dos fondos de capital privado son pioneros en agregar valor. El FCP Hidrocarburos de Colombia -promovido por LAEFM Colombia-, que en su primera fase buscaba recoger US$55 millones para invertir en proyectos petroleros y logró un cierre por US$62,3 millones y en su segunda fase consiguió recursos por US$67,3 millones.

Eduardo Elejalde, presidente de LAEFM Colombia destaca que "en los últimos años ha crecido mucho el sector de fondos y hoy se encuentran en todo tipo de sectores e industrias". Elejalde opina que Colombia, junto con Perú, son mercados con alto potencial para los fondos de capital.

El segundo fondo creado en el país fue Transandino Colombia, promovido por Seaf, con la expectativa de recoger recursos por US$15 millones, y el cual cerró con US$16,74 millones.

María Cristina Albarracín, directora de Fondos de Capital Privado de Bancoldex, explica que "este es un tipo de inversión similar a las acciones porque implican un riesgo y tienen una proyección de recuperar el capital en el mediano y largo plazo".

Sin embargo, la diferencia radica en que las acciones se negocian a través de un comisionista en el mercado público de valores, mientras en el caso de los fondos los recursos se entregan a aquellos legalmente constituidos y registrados ante la Superintendencia Financiera. Los fondos de capital invierten en empresas con alto potencial, donde entran para cambiar la dirección, el esquema de mercadeo y ventas, o para buscar su expansión internacional.

El aumento de los fondos de capital constituye una buena noticia para el país, pues son un buen indicador del favorable clima para la inversión y por las expectativas de crecimiento empresarial que generan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?