| 5/15/2009 12:00:00 AM

El TLC con la UE

Colombia busca acceso libre de aranceles al mercado europeo para aprovechar sus 500 millones de consumidores con un ingreso promedio anual superior a los US$24.000.


Con el cierre de la mesa de fortalecimiento de capacidades comerciales, concluyó la tercera ronda de negociación del acuerdo comercial de tres países andinos y la Unión Europea (UE), que tuvo lugar entre el 4 y el 8 de mayo pasados en Bruselas.

Esta es la primera de las 13 mesas de negociación en la que se llega a un consenso. De acuerdo con Santiago Pardo, jefe negociador colombiano, su cierre responde a las expectativas de consolidar temas de cooperación, pues permitirá al país contar con asistencia técnica en temas comerciales, de competitividad y de Pymes, entre otros.

El acuerdo comercial entre Colombia, Perú y Ecuador y la Comisión Europea, en representación de los 27 países que integran la UE, comenzó a negociarse en Bogotá entre el 9 y el 13 de febrero de este año, luego de que en 2008 fracasaran las conversaciones para lograr un Acuerdo de Asociación de bloque a bloque entre la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la UE.

Bajo el nuevo esquema, son 13 los capítulos que se negocian y podrían concluir su trabajo en la semana del 15 al 19 de junio próximo, cuando está previsto que se realice la cuarta ronda en Bogotá. "Estamos trabajando un acuerdo ambicioso y comprensivo, que cubre todas las materias de los tratados modernos", comenta Pardo.

De los avances logrados, Pardo destaca el acceso al mercado para bienes industriales y de pesca, donde Colombia tiene consolidado el ingreso al mercado europeo sin aranceles para el 98% de sus productos, al tiempo que los europeos podrán vender a Colombia un 85% de estos productos, sin aranceles, durante los primeros cinco años.

En la mesa de competencia se logró un acuerdo que permite la aplicación de medidas cuando haya prácticas anticompetitivas; en compras públicas, se definieron los mecanismos para participar en procesos de contratación estatal y cuáles son las entidades que quedarían cobijadas. Para Pardo, la negociación abrirá además oportunidades para que las empresas colombianas participen en contratos públicos por 1.000 millones de euros. En comercio y desarrollo sostenible, que incluyen asuntos laborales y ambientales, se buscará la aplicación efectiva de la legislación laboral y ambiental.

Los asuntos más complejos están ligados al acceso a medicamentos (propiedad intelectual) y agricultura. En medicamentos, Pardo señala que los negociadores europeos "nos han dado señales de reducción de sus ambiciones" y en la ronda que acaba de concluir presentaron una nueva propuesta que se revisará en los próximos días. En la propuesta inicial, la UE pedía mayores plazos de protección para medicamentos y productos agroquímicos a los negociados con Estados Unidos y a los establecidos por la Organización Mundial del Comercio. Sin embargo, la negociación con Estados Unidos fijó unos parámetros mínimos que el Gobierno defenderá.

En el plano agrícola, las mayores dificultades se presentan por los intereses defensivos y ofensivos. Colombia quiere mayor acceso para banano, azúcar y productos derivados del azúcar, mientras que la UE ha hecho exigencias altas en productos lácteos y porcinos.

La expectativa de la negociación con la UE es grande para los empresarios colombianos, que buscan garantizar acceso libre de aranceles a un mercado de 500 millones de consumidores con un ingreso promedio anual superior a los US$24.000. El escenario ideal es un acuerdo equilibrado que abra oportunidades sin generar mayores sacrificios para el empresariado colombiano..
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?