| 10/15/2009 12:00:00 AM

El racionamiento

Aunque el verano todavía no ha comenzado, desde ya se hacen preparativos para evitar un posible desabastecimiento de agua y energía y disipar el fantasma del racionamiento.

Las declaraciones del presidente Álvaro Uribe el pasado miércoles 7 de octubre, pidiendo al país esfuerzos "para que no haya racionamiento", encendió las alarmas en varios sectores productivos que en los últimos días han escuchado con preocupación las cifras de disminución del nivel de los embalses a niveles del 65%, reducción de las lluvias cercana al 30% y agudización de las condiciones climatológicas generadas por el 'Fenómeno del Niño', que provocaron hasta la primera semana de octubre un aumento de entre 2 y 4 grados en la temperatura de varias ciudades del país.

Este panorama revive el fantasma del racionamiento de comienzos de la década de los 90, que tuvo fuertes consecuencias para el aparato productivo. En este momento, la amenaza se cierne sobre tres sectores básicos: el agua, la energía y el gas.

En materia de agua, la viceministra de Aguas del Ministerio de Ambiente, Leyla Rojas, considera urgente comenzar a generar en el país una cultura sobre el uso racional del agua. El Gobierno ha cerrado filas en torno a una campaña para que todos los municipios adopten planes de contingencia con miras a reducir el desperdicio de agua; promover entre los alcaldes y las empresas de acueducto de todo el país la medición de niveles de captación e identificar fuentes alternativas de abastecimiento, para enfrentar el verano del primer trimestre de 2010.

La campaña busca que de aquí a finales de diciembre, cuando es temporada de lluvias, se hagan los preparativos y se tomen precauciones para evitar el desabastecimiento del líquido. Incluso en Cali y Cúcuta, los racionamientos preventivos se vienen aplicando desde finales de septiembre.

La funcionaria explica que solo algunas de las grandes capitales del país cuentan con reservorios de agua como alternativa en caso de que sus fuentes tradicionales se reduzcan. Actualmente, más de 700 municipios en el país tienen serios problemas de abastecimiento de agua y por eso la Viceministra llamó a los alcaldes a trabajar en los Planes de Agua y a fortalecer esta infraestructura, que presenta grandes atrasos en varias regiones del país.

En el plano del gas y energía, los cálculos no son más alentadores. María Zulema Vélez, presidenta de la Asociación de Generadores de Energía (Acolgen), explica que el 66% de la generación de energía en el país se basa en recurso hídrico, pero debido a la disminución de las lluvias y la baja en el nivel de los embalses, se ha tenido que recurrir al sistema térmico a gas, cuya generación contribuye con el 25%.

La mayor demanda de gas para energía, sumada al alto consumo de gas domiciliario y vehicular, se suman a la baja capacidad de la infraestructura de transporte de gas. Mientras el tubo tiene capacidad para 190 millones de pies cúbicos día, las necesidades podrían superar los 220 millones de pies cúbicos, lo que ha motivado al Ministerio de Minas a iniciar un racionamiento escalonado que hoy genera enfrentamientos entre los transportadores, la industria y los generadores. "Tenemos una cobija para arropar a mucha gente y si tapa a unos destapa a los otros", dice la presidente de Acolgen, para ilustrar las implicaciones de estas medidas.

Y si bien las condiciones climatológicas todavía no se han agudizado en el país, no se puede descartar un racionamiento en el primer trimestre de 2010. Todo dependerá de si se impone una cultura de uso racional de agua y energéticos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?