| 6/13/2010 8:00:00 AM

El plan de salvamento de Millonarios

Este club profesional de fútbol está a la espera de la definición de los avalúos de dos de sus principales activos: el lote, ubicado al norte de Bogotá, y la marca. Sin ellos, no puede avanzar en la nueva sociedad.

La primera semana de junio, el club deportivo Los Millonarios recibió una de las pocas buenas noticias que ha tenido en los últimos meses: la contratación de Richard Páez, quien fuera el protagonista de la revolución del fútbol en Venezuela, como su nuevo entrenador.

La gestión estuvo encabezada por José Roberto Arango, el nuevo presidente de la institución y quien busca mecanismos para que el equipo salga adelante financieramente, pues sus deudas ascienden a unos $40.000 millones.

La idea es crear un nuevo vehículo inversionista con una nueva estructura de accionistas que le permita adquirir los activos del club y, con esos recursos, pagar los pasivos. Se busca un accionista dominante, con cerca de 30% de participación, para que aglutine al resto de los accionistas que entrarían por la Bolsa.

Sin embargo, la situación es crítica. A los jugadores se les adeudan cerca de tres meses de salarios -los nuevos directivos obtuvieron un préstamo por parte de la Organización Ardila Lülle para pagar dos quincenas atrasadas- y están retrasados en el pago de impuestos, salud y parafiscales, circunstancias que ponen al club en causal de liquidación, pues está incumpliendo los compromisos que adquirió al acogerse a la Ley 550.

Millonarios tiene cuatro grandes activos: un lote ubicado al norte de la ciudad, donde hace sus prácticas, su marca, la ficha de la Dimayor y los derechos deportivos de los jugadores.

Hoy se adelantan los procesos de valoración del lote y la marca. El primero en cabeza de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá y, el segundo, por la firma Compass. Los otros dos activos, ya valorados, suman cerca $12.000 millones. Sin embargo, mientras no se tengan todas las valoraciones no se pueden definir los precios y, por consiguiente, la creación de la nueva sociedad y mucho menos la captación de recursos.

Uno de los temas más complejos es el del lote, considerado como la salvación económica del club y el que algunos expertos estiman podría alcanzar una cifra cercana a los $30.000 millones. En el mejor de los casos, Millonarios solo recibiría unos $7.000 millones, pues ya ha entregado parte de su participación en créditos, en anticipos de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) y en las comisiones e impuestos que deben pagarse por una eventual operación de venta.

Además, hay un agravante: a instancias de la DNE se dio una reforma de estatutos según la cual no se puede vender ningún activo si no alcanza para pagar todos los pasivos. Esta situación es compleja porque cada día que pasa se destruye más valor, los pasivos aumentan y aparecen nuevas contingencias. Por ejemplo, los patrocinios y la publicidad del año entrante -que ascienden a $8.000 millones- ya se gastaron, bajo la figura de gastos diferidos.

Otro tema crucial es que la nueva sociedad debe crearse bajo la ley del deporte actual, la cual restringe la participación individual a no más de un 20%.

A pesar de todos esto, Arango es optimista y sigue al frente del proyecto. "No voy a dejar tirado el equipo. Los hinchas pueden estar tranquilos porque el equipo saldrá a jugar. Necesitamos avanzar en los avalúos del lote y la marca para definir precios y buscar las figuras jurídicas que nos permitan crear la nueva sociedad", puntualiza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?