| 9/18/2009 12:00:00 AM

El fenómeno del niño

Por el momento se descartan racionamientos de energía y agua, pero la recomendación general es ahorrar estos recursos por si se agudiza el fenómeno.

Con cerca de dos semanas de retraso empieza este año en el territorio colombiano la segunda temporada de lluvias; normalmente comienza durante los últimos días de septiembre y se extiende hasta noviembre, cuando arranca el tiempo seco. Este año, sin embargo, el inicio de lluvias se dará en la primera o segunda semana de octubre, de acuerdo con datos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), confirmándose así la presencia del Fenómeno del Niño, anunciada desde el 24 de junio por las autoridades ambientales.

La demora en la llegada de las lluvias es consecuencia del aumento de un grado en la temperatura de los océanos, que se registra desde hace tres meses, lo que ha provocado ondas de calor en el territorio nacional. De acuerdo con Ricardo José Lozano, director del Ideam, ciudades como Pasto, Ibagué, Cali, Popayán, Cúcuta y Valledupar han registrado en las últimas semanas temperaturas de entre 1° y 2° por encima del promedio. Además, las altas temperaturas han generado más de 140 incendios forestales.

Desde ya se anuncia que esta segunda temporada de lluvias tendrá un déficit del 20% frente a los promedios históricos. "Va a llover 20% menos en la temporada de lluvias que va hasta noviembre", explica Lozano, quien cree que el Fenómeno del Niño tendrá una intensidad moderada, pues el aumento promedio de la temperatura no será superior a 2°. En 1997 y 1998 este fenómeno tuvo una intensidad fuerte y la temperatura subió tres grados en promedio.

A esto se suman la amenaza de heladas en la Región Andina, una posible reducción en la oferta energética generada a partir de fuentes hídricas, aumento en las enfermedades generadas por el calentamiento de las ciudades y riesgo de sequías, que son algunas de las consecuencias más preocupantes de este fenómeno meteorológico.

La viceministra de Agua y Saneamiento, Leyla Rojas, pidió activar los Comités de Emergencia para analizar la vulnerabilidad y el riesgo en el territorio nacional, pues la disminución de las lluvias implicará la baja de los caudales de los ríos que abastecen los acueductos. La recomendación general es usar racionalmente el recurso hídrico para evitar futuros racionamientos.

Por su parte el ministro de Agricultura, Andrés Fernández, advirtió sobre la aparición de heladas en la región Andina y pidió a los agricultores activar mecanismos preventivos de riego y humedad de los cultivos. Aunque hasta el momento las bajas temperaturas no han afectado cultivos, las autoridades han pedido adoptar medidas de prevención.

Finalmente, el ministro de Minas, Hernán Martínez, descartó por ahora un riesgo de racionamiento energético, tras señalar que en caso de que la energía hídrica se afecte, entrarían en operación las plantas de generación a partir de gas y carbón.

Aunque el impacto del Fenómeno del Niño ha estado controlado hasta el momento, esto no debe llevar a los colombianos a bajar la guardia en la prevención y el uso racional de los recursos hídricos y energéticos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?