| 10/29/2010 12:00:00 AM

El compromiso con la niñez

Un total de 26 alcaldes y gobernadores presentaron sus programas al primer Premio al Compromiso con la Niñez. Varias de las iniciativas merecen replicarse en otras regiones.

En enero de 2009 Sarelly Amaya, una niña indígena de tres meces de nacida, se convirtió en la primera de su comunidad -arhuaca- en recibir de manera gratuita la vacuna contra el neumococo. Ella hace parte de unos 19.000 niños menores de 3 años e integrantes de comunidades indígenas, que se benefician del programa lanzado por el gobernador del Cesar, Cristian Moreno Panezo para reducir el riesgo de meningitis o neumonía entre los niños.

La ambiciosa apuesta por la salud de los niños de su departamento y por la comunidades arhuaca, kankuama, kogui, wiwa y yukpa, llevaron al gobernador del Cesar a convertirse en uno de los ganadores del Premio al Compromiso con la Niñez, convocado por Revista Semana, Revista Dinero, RCN Radio y Televisión, Laboratorios Pfizer y la Fundación Antonio Restrepo Barco, y el cual fue entregado el pasado 15 de octubre.

Esta primera versión del premio buscaba destacar la labor de gobernadores y alcaldes que desarrollan programas de salud y nutrición para atender a niños menores de seis años. La convocatoria fue atendida por 21 alcaldes y cinco gobernadores del país, quienes presentaron a consideración del jurado novedosos programas y herramientas que están desarrollando en sus regiones para cerrar las brechas en salud y nutrición.

Cuatro alcaldes sobresalieron por sus innovadores programas: en municipios de menos de 20.000 habitantes fue destacado el trabajo de Francisco José Grijalva, alcalde de Samacá, Boyacá, quien desarrolla un Programa de Atención a la Primera Infancia que ofrece desayunos para los niños de menores recursos, a fin de garantizar la nutrición de los pequeños. En la categoría de municipios de hasta 100.000 habitantes, fue destacado el alcalde de Ocaña, Norte de Santander, Yebrail Haddad Linero, quien desarrolla el programa "Vos saludable", para articular acciones en salud, seguridad alimentaria y servicios públicos.

Carlos Alberto Contreras, alcalde de Barrancabermeja, obtuvo el premio en la categoría de municipios de entre 100.000 y 500.000 habitantes, por el programa "Amigos de mi comuna" que desarrolla actividades con promotores que van a los hogares para motivar a los padres de familia a que lleven sus niños a vacunar o a recibir atención en los centros de salud, y despliegan actividades de demanda inducida para generar hábitos saludables.

En la categoría de municipios con más de 500.000 habitantes, el premio fue para la alcaldesa de Cartagena, Judith Pinedo, quien lidera el programa "Chiva de la salud" que llega con actividades de vacunación a las zonas más alejadas de la capital de Bolívar, donde la población no acude a los centros de salud.

El jurado estuvo integrado por Soraya Montoya, directora de la Fundación Saldarriaga Concha; Carlos Caballero Argáez, director de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Los Andes, y el ex ministro Augusto Galán Sarmiento.

Para Caballero Argáez, trabajar por mejorar las condiciones de los niños es una prioridad y "entre más temprano se actúe en la vida de los niños, mucho mejor. Como seres humanos, su bienestar futuro será mayor, les irá mejor en su ciclo educativo posterior y tendrán una buena vida". María Luisa Latorre, la médica que ejerció la secretaría técnica del premio, destacó los esfuerzos de los mandatarios regionales por reducir la desnutrición de los niños colombianos y promover hábitos saludables y, aunque reconoce que la tarea de proteger la niñez en nutrición y salud tiene mucho trecho por recorrer, asegura que la identificación de iniciativas exitosas ayudará a mejorar las prácticas en otras regiones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?