| 11/23/2007 12:00:00 AM

Actuar por convicción

Germán Efromovich, en la noche de la premiación de Ventures 2007, compartió con el público emprendedor tres lecciones que ha aprendido en el transcurso de su vida empresarial. A continuación, algunos apartes.

Actuar por convicción
Lección 1: No guíes tu vida por el dinero. El dinero es la consecuencia de una labor bien hecha.

• Ama tu oficio con todo tu corazón.

• Busca hacer siempre lo mejor, que el dinero vendrá como consecuencia.

• Generalmente, los que piensan solo en el dinero no lo ganan porque son incapaces de soñar, incapaces de imaginar y, por supuesto, incapaces de emprender, de arriesgar, de aventurar y de concretar.

• Las acciones que dejan huella nacieron primero en el alma.

• No es posible ocupar la mente de alguien, si antes no ha sido posible ocupar su corazón.

Lección 2: Piensa primero en los demás, en tu país...

• Hacerse útil a los demás es una maravillosa manera de vivir.

• No es fácil vivir en un país donde la mayoría muere de hambre y la minoría se muere de miedo.

• Creer en Colombia es sentirse su hijo y por ende, corresponsable de su progreso y del bienestar de quienes habitan la patria.

• Con determinación, cada hombre puede convertir su "idea" en empleo y cohesión social, que son elementos necesarios para fortalecer nuestra democracia.

• Cuando llegué a Colombia lo hice con la voluntad de hacer negocios pero, además, con el propósito de permanecer en esta tierra, de querer a los colombianos, apoyar su progreso y comprometerme con su historia. Hoy, ese compromiso me ha sido retribuido con creces...

• Una cosa es el progreso total de una Nación y otra la equidad de este progreso.

• Los colombianos hemos recobrado el orgullo y la confianza. Hemos vuelto a creer en nuestra capacidad para competir globalmente.

Lección 3: No seas tibio en lo que haces...

• Es preferible el error a la omisión, el fracaso al tedio, el escándalo al vacío.

• Todo hombre es un milagro y trae en sí una revolución.

• Fuimos creados para construir pirámides y versos, descubrir continentes y mundos y caminar siempre con un saco de interrogantes en una mano y una caja de posibilidades en la otra.

• No des vacaciones a tus pies. No te sientes a ser un simple espectador, un analista de la vida ajena, un observador del mundo, un comentarista de lo cotidiano.

• El trabajo no mata, evita el ocio, ocupa el tiempo, da plenitud a la existencia.

• Solo el trabajo te lleva a conocer personas y mundos que los acomodados nunca conocerán.

Si desea ver la presentación completa, visítenos en www.dinero.com
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.