| 2/20/2009 12:00:00 AM

Un negocio convencional no tradicional

Un publicista especialista en mercadeo le dio vida a un negocio que se creó a partir de un canasto de mercado y que ya tiene presencia local e internacional.

Cualquier escenario es bueno a la hora de descubrir oportunidades de negocio.

Hace cuatro años, en un concierto en Bogotá, la atención de Camilo Moreno Gómez se la llevó no el artista que estaba en el escenario, sino un vendedor ambulante que ofrecía sus productos en un canasto de mercado.

Junto con su ex socia pensaron en la idea de hacer bolsos con productos no tradicionales, como el zuncho -material que se utiliza para elaborar canastos de mercado-. A partir de ese momento, se dieron a la tarea de conseguir el zuncho y desarmar un canasto para, por ensayo y error, darle forma a un bolso.

Sin embargo, la técnica habitual para elaborar los canastos, a pesar de ser la base para sus productos, no le permitía tener la forma exacta para fabricar un bolso de alta calidad. "El primero que obtuvimos era divino, pero nos dimos cuenta que se astillaba y dañaba la ropa", asegura Moreno Gómez.

Así, con asesoría de un amigo, utilizó las tradicionales cintas de zuncho como insumo y elaboró cintas con polipropileno virgen a las que se les añade el color, plastificante (para evitar que se astille) y al final cuentan con un proceso de protección UV para que no se decolore. Además, junto con un artesano, logró tener la fórmula perfecta en el diseño y elaborar su primer bolso de prueba.

Los productos y el mercadeo

El capital inicial de Moreno fue de $1 millón con lo que compró los primeros colores (blanco, rojo y negro) y comenzó a hacerlos y venderlos a su mercado natural: las personas allegadas.

Poco a poco, el voz a voz le permitió a su negocio crecer y sus carteras empezaron a tener mayor acogida, lo que significaba, además, que debía aumentar su capacidad de producción. Buscó artesanos que ya tuvieran el conocimiento de elaborar canastos, a los que les enseñó la nueva técnica. Sin embargo, fue un proceso complejo: "Al principio fueron muy reacios, pues normalmente ellos hacían un canasto en 20 minutos y con la nueva forma de hacer las carteras, inicialmente llegaron a durar hasta tres horas en la fabricación de una sola de ellas", comenta Moreno.

Zunco Accesorios ha sido un negocio que paulatinamente ha ido creciendo y encontró punto de equilibrio rápidamente. Según Moreno, en el cuarto mes logró punto de equilibrio y en estos cuatro años pasó de hacer 20 carteras mensuales a 2.000 carteras en promedio en ese mismo periodo. Igualmente, las ventas han crecido exponencialmente. Para estos logros su página web ha sido definitiva ya que no solo ha exhibido sus productos allí sino que a su vez ha realizado contactos nacionales e internacionales por medio de ella.

Empezó con dos artesanos de Ciudad Bolívar con quienes inicialmente trabajó bajo el modelo de maquila. Gracias al crecimiento de su negocio, en la actualidad tiene un taller de producción para ellos y cuenta con 12 artesanos de tiempo completo y diez más para las temporadas de alta demanda; a quienes ha impulsado para que estudien y se capaciten.

Luego de explotar el mercado natural, sus bolsos empezaron a venderse en otros canales, como el almacén de muebles Área Loft, donde tuvieron acogida y poco a poco se fueron abriendo las puertas en otros almacenes como Tranca, Okendo y Artesanías de Colombia, entre otros. Conforme el negocio crecía se fueron demandando otros colores, otros diseños y el portafolio de productos aumentó. Hoy, Zunco Accesorios no solo ofrece las carteras con que comenzó. Tiene maletines para computadores portátiles, bolsos de manos libres, canguros, carteras de diferentes tamaños y amplió su líneas hacia artículos de decoración como lámparas, sillas, individuales y tapetes. En estos últimos productos se encontró con otro reto, pues ahora su técnica debía amoldarse al desarrollo de productos planos.

Para definir la marca, Moreno tenía clara la vocación internacional de la empresa. Buscó un nombre corto y de fácil recordación, como Zunco, que se encuentra relacionado con el material de sus productos y que probó con amigos y conocidos de diferentes países a quienes, según Moreno, les fue fácil su pronunciación y recordación.

Los productos de Zunco Accesorios hoy se venden en un almacén propio en Bogotá y en almacenes de accesorios en diferentes ciudades del país como Barranquilla, Medellín, Santa Marta, Sincelejo, Montería, Pereira y Manizales, entre otras. Así mismo, ha exportado productos a España, República Dominicana, Miami y Venezuela. Para 2009 planea, al menos, entrar a otros cinco países como Noruega, Argentina, Finlandia, Suecia e Italia, con los que Moreno ha hecho avances en las negociaciones y está en proceso de investigación de mercados.

Además de su estrategia para expandir su marca a nivel internacional, en Zunco Accesorios ya se está planeando incursionar en nuevos productos con otros materiales no tradicionales que, al combinarse con el zuncho y el diseño, sirvan como accesorios para las mujeres o la decoración del hogar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?