| 8/29/2008 12:00:00 AM

Salvando vidas

Con productos reflectivos de diseños atrayentes, un par de emprendedores busca poner su granito de arena para salvar vidas.

Hace poco más de cinco años, Santiago Aparicio y Juan Andrés Fadul, un par de jóvenes emprendedores egresados de la Universidad Externado de Colombia y amigos desde los 5 años de edad, se fijaron la misión de salvar vidas. Para lograrlo, diseñaron una gran cantidad de productos reflectivos que permiten visibilizar a las personas y de esta forma evitar posibles accidentes. Hoy sus productos se venden en las grandes superficies, en almacenes especializados y a grandes clientes institucionales.

La empresa de este par de jóvenes arrancó en el año 2002 de la forma más informal, con tan solo un capital de $300.000 y el apoyo de algunos amigos que creían en su locura. Su primer producto fue la ciclo-liga que sirve para atar la parte inferior de los pantalones y así evitar que estos se enreden en las cadenas de las bicicletas. Sus primeras producciones y ventas las hicieron de manera directa: ellos diseñaban, mandaban a producir en algunos satélites y distribuían sus artículos puerta a puerta en los almacenes.

La idea del negocio surgió de su experiencia como aficionados al ciclismo y del trabajo de Santiago, quien en su momento era asesor de Juan Carlos Flores en el Concejo de Bogotá y tuvo, entre otras cosas, que estudiar las ciclorrutas. Como espectadores y como ciclistas "encontramos que la visibilidad era un tema crítico en ese deporte", comenta Aparicio, lo que los llevó a diseñar productos reflectivos desde la perspectiva de los usuarios. Poco a poco empezaron a coger fuerza con su ciclo-liga y comenzaron a diseñar más productos como las chaquetas y las bandas reflectivas. Hoy tienen un portafolio de más de cincuenta productos. ?

Se formalizan

En 2003, constituyeron de manera formal su empresa, Cycle Stock, luego de ver el potencial de su negocio. En ese momento empezaron a tocar las puertas en las grandes superficies y hoy en día sus productos no solo están en la línea del ciclismo sino que ya tienen tres líneas de productos más: motociclismo, mascotas y corporativo; todos estos solicitados por los mismos clientes. Sus primeras tres líneas de productos se venden con gran éxito en Carrefour, Falabella, Homecenter, Cafam y en almacenes especializados; y a clientes institucionales han proveído a Avianca, Servientrega, Transmilenio y Codensa, entre otros, de productos a la medida y necesidad de ellos.

Su crecimiento ha sido paulatino pero contundente. Pasaron de tener ventas en 2003 cercanas a $17 millones, a más de $1.100 millones en tan solo lo corrido de este año. Siempre han estado muy atentos a los requerimientos de sus clientes, lo que les ha permitido ser muy flexibles, formalizarse cada vez más y así ampliar su portafolio de productos además de su planta de producción. Inicialmente, subcontrataban la producción y ahora lo hacen directamente en su fábrica donde tienen más de 30 empleados directos, los cuales pueden llegar a 40 dependiendo de sus compromisos con los clientes.

Con el firme propósito de aumentar sus ventas, diseñaron un esquema de diversificación comercial a través del desarrollo de nuevas líneas de productos, nuevos canales de distribución y ampliación en las exportaciones. De esta manera lograron reducir de 70% a 37% la participación de las grandes superficies en sus ventas entre 2007 y 2008, dándole mayor participación a los canales institucionales y a las tiendas especializadas. Esta estrategia les permitió aumentar sus ventas en más de un 37% con respecto a 2007. Además, exportan a cerca de 17 tiendas exclusivas y especializadas de los Estados Unidos y, con un sistema de e-commerce que se encuentran implementando para atender este mercado, esperan ampliar su cobertura a todo el país.

Siguiendo con su diversificación, recientemente sacaron al mercado unas bolsas reutilizables para su cliente Carrefour. Estas bolsas, aunque no son productos reflectivos, sí contribuyen a la filosofía de estos emprendedores de estar atentos a los requerimientos de sus clientes. "Los seleccionamos por su calidad y precio, además de que, por ser una pyme, es más flexible y tiene una mayor capacidad de adaptación para responder a nuestros requerimientos" comenta Marcela Romero Merino, gerente de responsabilidad social de Carrefour. Con este relanzamiento de las bolsas reutilizables, Carrefour esperaba en seis meses vender 50.000 unidades, pero para su sorpresa esta cifra se alcanzó en la mitad del tiempo "pues las bolsas tienen un diseño muy bonito que ha atraído a nuestros clientes", agrega Romero Merino. Hoy, junto con Carrefour, Cycle Sotck se encuentra diseñando unas bolsas más económicas para poder cubrir una mayor parte de la población.

Lo que comenzó como un negocio informal, hoy en día es una empresa en expansión que, a pesar de su crecimiento, sigue teniendo como objetivo salvar vidas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?