| 9/21/2009 12:00:00 AM

Revérsika, un negocio de muchas caras

Dci arte ahora Revérsika, nació hace cinco años del interés de concebir prendas y artefactos utilitarios, a través de tres grandes temas: el arte contemporáneo, la experiencia de ciudad y el significado de la colombianidad. Ahora venden en nueve almacenes, en Europa y Canadá.

Una cara del cuento es la historia de emprendimiento, en un comienzo similar a la de muchos jóvenes y que comenzó en enero de 2004. Fue el momento que Andrés Quintero y Carolina Llano, caleños, estudiantes de Arquitectura y Artes Plásticas se conocieron y pintaron un negocio.

Como artistas, ambos interesados en la creación de productos, decidieron en ese momento abrir una tienda en el centro comercial Holguines de Cali. Fue el perfecto escenario-laboratorio para desarrollar sus temas urbanos y cotidianos, para convertirlos en productos que fueran más allá de lo funcional. Querían arte.

“Tuvimos claro desde un comienzo que a pesar de que queríamos productos exclusivos, nunca quisimos que fueran costosos o que tuvieran alguna connotación de estratificación. Que los que los usaran lo hicieran porque se identificaban con su estética o cosmovisión, que cada artefacto contara una historia”, dice Quintero para referirse a su proyecto inicial.

Piensan que como no tienen una formación directa de diseño de modas al ser ellos arquitecto y artista plástica, cada pieza la ven con una visión diferente, que califican de “muy espacial y muy gráfica”.

“Muchos bolsos y morrales son como esculturas, concebidas de afuera hacia adentro”, afirman con frecuencia. Lo que los diferencia: son reversibles, y por eso decidieron relanzar la marca. Lo que era Dci arte, para ellos un nombre plano y llano cogió fuerza. Se convirtió en con Revérsika, con tilde en la segunda ‘e’.

Revérsika, porque viene de la palabra reversible, característica que ha permanecido en los productos y que se escribe igual en varios idiomas, lo que permite una entrada a mercados internacionales.

“Nos apasiona esa bipolaridad en nuestras prendas, que poseen dos lados que siempre manifiestan dos estados de ánimo. Un día un bolso es mudo y desapercibido y al instante se puede convertir en una prenda eufórica-maniática. Desde nuestra primera tienda hemos hecho la mayoría de nuestros accesorios reversibles”, afirma con entusiasmo el gerente de la empresa, Andrés Quintero.

En parte su éxito está en que se han podido concentrar en, lo que saben y les gusta, el diseño. “Carolina y yo somos actualmente los directores creativos, y gracias a un plan estratégico, hemos podido ir delegando toda la parte administrativa para concentrarnos exclusivamente en el diseño”, explica Quintero.

Otra faz
Con ventas de alrededor de 60.000 unidades año y con insumos y mano de obra colombiana en casi su totalidad, los primeros tres años crecieron a través de tiendas propias en Cali, Bogotá y Medellín.

Esto les brindó la plataforma o “el telón de fondo” como lo llaman Andrés Quintero y Carolina Llano, para crecer a través de distribución en tiendas y pensar en un mediano plazo, en una línea paralela para grandes superficies.

“El objetivo es consolidar por el momento dos mercados gigantescos”, manifiesta Quintero. Uno de ellos es Europa, donde ya tienen una representación, que se suple de su oficina en España y el otro es Canadá, donde abrieron su representación hace tres meses.

Por ahora, dicen, quieren seguir exportando a Europa desde España ya que es la forma mas eficiente y menos costosa para penetrar y posicionarse en este tipo de mercados. En Barcelona la tienda de sus representantes está en el Paseo de Gracia.

Así mismo, ahora empiezan una segunda fase en Colombia distribuyendo sus productos en tiendas multimarca.

La cara de la competencia
Los negocios, como los morrales, siempre tienen cosas guardadas, ocultas, que no se ven. Al darles la vuelta, se ve que el negocio no es tan sencillo. Hay competencia, por precios y en términos de producto.

En cuanto a gama de precio la principal competencia es Totto, y en cuanto a propuesta de producto, los proyectos afines incluyen Freitag, Timbuk2, George-Gina-Lucy, y la línea de accesorios de Desigual y grandes marcas como Diesel.

Sin embargo, Revérsika se defiende bastante bien con su diseño. Dado que el proyecto es joven y el presupuesto publicitario es limitado, pautan en revistas universitarias como El Clavo, Freepress y nuevos medios. Pero buscan participar en ferias afines al producto en el mundo del urbanwear y sportwear para lograr posicionar la marca en los estratos 3 y 4 a través de una distribución más efectiva y que llegue a estos segmentos.

Por otra parte, Proexport los ha acompañado “de manera sólida en la participación de ferias, especialmente en el Bread & Butter en Berlín, Modafabriek en Ámsterdam, y el Who’s Next de París”, cuenta el arquitecto. Y además fueron seleccionados para CBI que es un gran convenio de promoción con el gobierno holandés.

Visto por todas sus caras, aunque las carteras, maletas y accesorios son el corebusiness de Andrés Quintero y Carolina Llano, ven una positiva participación en las prendas de vestir. Y siguen y seguirán en la implementación de un portafolio 100% reversible y en fortalecer a Revérsika como una marca fresca y que cuenta una historia diferente.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?