| 8/4/2006 12:00:00 AM

Percepción: una ciencia medible

¿Alguna vez ha necesitado comparar dos elementos y saber científicamente si se parecen? o ¿ha soñado con tener un procedimiento que le permita optimizar su producto o marca de manera que sea perceptible a sus consumidores? EyeSee en un método único en el mundo que permite cuantificar el proceso de percepción visual que tienen los seres humanos.

En junio de 2004, María Fernanda Espitia y Camilo Gómez, abogados de profesión, vieron una gran oportunidad en los casos de propiedad industrial que llevaban. "Para nosotros siempre fue increíble ver que los temas de competencia desleal y propiedad industrial se manejaban con mucha subjetividad y no con un método serio y preciso. Para nosotros, la percepción es una ciencia exacta y no debería dejarse a la subjetividad", asegura María Fernanda.
 
Por ello, se dieron a la tarea de diseñar un método capaz de determinar en forma científica —no estadística— cómo un consumidor percibe marcas, productos, empaques y exhibiciones y medir las variables que permiten que un producto se vea mejor que los de su competencia.
 
EyeSee se convirtió en su proyecto de vida, con tal éxito que encontraron que el desarrollo era único en Colombia y en el mundo y por ello, está en proceso de obtención de patente de invención. Vendieron más de 20 aplicaciones durante su primer año a clientes en los sectores de consumo masivo y farmacéutico nacionales e internacionales, superando de esta manera sus metas: en su plan de negocio, no esperaban ventas en el primer año y para el segundo año tenían proyectadas un máximo de 6 aplicaciones.

Una de las tareas más difíciles para estos emprendedores fue encontrar el equipo que creyera en un proyecto nuevo que no tenía precedentes en Colombia ni en el mundo. María Fernanda y Camilo se dieron a la tarea de contactar científicos que desarrollaran el método de manera exacta y precisa. El desarrollo tardó un año en que los emprendedores invirtieron más de $40 millones en libros, máquinas, programas y mano de obra, entre la que había físicos, matemáticos, ingenieros mecánicos, neuropsiquiatras, oftalmólogos y expertos en ciencias ópticas, entre otros. EyeSee se convirtió en un método científico, en el que se analizan y reproducen las variables cuantificables del proceso de percepción ocurrido en el sistema visual del ser humano.

El método funciona asignando valores matemáticos a las variables que componen el estímulo visual, con lo cual logra simular la visión humana de forma desprevenida. "El consumidor, al exponerse a estímulos visuales, lo hace de una manera despreocupada con lo cual hay elementos visuales que cobran mayor o menor relevancia.
 
De esta manera, no importa si el observador es chino, español o colombiano, si es de un nivel socio económico alto, medio o bajo, si ha tenido acceso a educación o no. Esto último nos ha permitido vender el método en países cuyo idioma desconocemos, como Alemania", afirma Camilo. EyeSee es un simulador del ojo humano desprevenido que trabaja con más de 40 variables que intervienen en el proceso visual. Cada variable —resolución, claridad, colores, altura, ancho, número de letras, entre otras— es susceptible de ser medida.
 
Por ejemplo, los colores se pueden ver en un sistema vectorial en que cada uno tiene un número relacionado y absoluto, de manera que puede convertirse en una fórmula matemática. Al final, este método entrega resultados matemáticos que permiten comparar dos elementos o un elemento con su óptimo visual. Este último se obtiene porque cada variable tiene su óptimo numérico.


Su aplicación

Este método se ha aplicado en publicidad, procesos judiciales y señalización. Según Pearson —empresa multinacional de investigación de mercados—, el 50% de los compradores en punto de venta se lleva el producto que tocaron primero, por ello resulta tan importante resaltar las características visibles de los productos.
 
EyeSee ha sido utilizado para detectar el óptimo visual de percepción en empaques o material promocional para cualquier industria; determinar cuáles son las variables ópticas y físicas que generan mayor impacto en el consumidor; y determinar en qué nivel se encuentran los valores visuales de un empaque frente al promedio del mercado, permitiendo optimizar las estrategias de mercadeo y publicidad.

En procesos judiciales se ha usado como prueba de competencia desleal y propiedad industrial, como una herramienta técnica capaz de determinar de manera exacta los niveles de coincidencia existentes entre dos o más estímulos visuales. "Los beneficios del método son clarísimos e invaluables, pues se trata de una metodología objetiva, basada en fundamentos científicos que no tienen discusión.
 
Hasta el momento, en los procesos que ha sido utilizado, los jueces le han dado un alto valor y aceptación y no ha tenido ningún ataque. En varias oportunidades, las autoridades judiciales y administrativas han llegado al grado de certeza necesaria que les permite concluir que dos estímulos visuales se asemejan o no", asegura José Antonio Lloreda, abogado - socio de Prieto & Carrizosa.

Con este método también es posible determinar el impacto visual de textos, imágenes y convenciones utilizadas en la señalización de industrias, vías y aeropuertos, entre otros. "He venido trabajando con el método para el desarrollo de un proyecto de seguridad industrial que estará en el mercado en poco tiempo. EyeSee me ha permitido determinar contraste de colores, ángulos, distancias y ser más efectiva la señalización en empresas", asegura Aura María Bustillo, consultora ambiental.
 
El método permite optimizar los niveles de percepción de las señales de seguridad industrial y el impacto que una determinada señal puede generar en los receptores.

Estos emprendedores están conscientes del valor de la información confidencial y de la reserva que deben tener con los procesos que llevan de sus clientes; por ello, tienen claro que toda información es absolutamente confidencial.

Ya están en proceso de obtención de patente en Colombia y otros países. "Buscamos expandirnos con el esquema de franquicias y ya tenemos adelantadas negociaciones con Estados Unidos, México, Canadá y España", afirma María Fernanda.

Estos emprendedores quieren que más gente los conozca, pues están seguros de la gran oportunidad que tienen en el mercado y de los beneficios de su producto; por ello, esperan cerrar el año con ventas entre 10 ó 12 aplicaciones más y hacerles ver a los clientes que "las matemáticas son el alfabeto con el cual Dios ha escrito el universo", frase de Galileo Galilei con la que cierran sus presentaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?