| 7/8/2005 12:00:00 AM

Para espacios abiertos

Con novedosos diseños de muebles para oficinas y una eficiente red de proveedores, Ezgo Studio cautivó el mercado colombiano y aumentó sus ventas en 128% durante 2004.

En junio de 2002, un diseñador industrial, una administradora de empresas y una arquitecta decidieron crear Ezgo Studio, una empresa de muebles para oficina con diseños innovadores. El producto sería vendido inicialmente en Colombia y luego en el exterior. Hoy, tres años después, la empresa vende en Colombia $2.400 millones, exporta a Venezuela y ha conquistado la atención de clientes en Estados Unidos.

Bajo el concepto de freestanding o 'autoportantes' -muebles que no requieren muros ni paneles para sostenerse-, Ezgo Studio busca satisfacer la demanda de un grupo de empresas que se caracterizan por tener estructuras administrativas planas, sin las jerarquías de las organizaciones más tradicionales.

Germán Jáuregui, diseñador industrial, Mónica Gómez, administradora de empresas y Patricia Gómez, arquitecta, se dedicaron a desarrollar, producir y comercializar muebles especiales para oficina, como respuesta a un mercado que ellos encontraban saturado de diseños iguales y poco flexibles. "Nos atrevimos a cambiar el concepto que se venía trabajando en Colombia, para satisfacer la tendencia de trabajar en espacios abiertos donde se facilitan la comunicación y el trabajo en equipo en las organizaciones", asegura Jáuregui, gerente de diseño y desarrollo.

Trabajaron casi 6 meses en el desarrollo de ideas, hasta llegar a Kin, el producto final. Con esta línea, comenzaron su operación comercial en Colombia, con el propósito de valerse de este mercado como experiencia, para luego buscar mercados internacionales interesantes.

En 2003, Ezgo Studio obtuvo el premio Lápiz de Acero, el mayor reconocimiento a los proyectos de diseño en los que participen creadores colombianos. "El premio nos ayudó a promocionar el producto dentro de un esquema de innovación y exclusividad, mostrando una clara diferencia con nuestros competidores", asegura Jáuregui.

Sin embargo, la creatividad no solo estuvo en el diseño. Ezgo Studio encontró nuevos materiales y procesos de producción, para mantener una buena calidad en los productos. Por ello, la compañía no tiene fábrica, sino que trabaja con una amplia red de proveedores que fabrican las partes necesarias para cada producto. La fórmula consiste en trabajar con pequeños y grandes talleres satélites para elaborar sus muebles y de esta forma ofrecer cualquier producto sin las limitaciones de la capacidad instalada. Así reducen los tiempos de entrega y conservan la calidad. Además, este sistema reduce los activos al mínimo necesario, enfocando la inversión en tecnología, capacitación y sueldos un poco más altos que el promedio del mercado. "Hemos vinculado diferentes profesionales y técnicos, para convertir a Ezgo Studio en una importante escuela de diseño", explica la gerente general, Mónica Gómez.

Hoy la compañía genera 21 empleos directos, con un incremento con respecto al año anterior de 24%, y trabaja con más de 60 proveedores colombianos. Las ventas tuvieron un crecimiento del 128% entre 2003 y 2004 y las exportaciones representaron a mayo de 2005 el 5% de las ventas, aunque esperan que a diciembre lleguen al 15%.

Sus proyectos están en Bavaria, Conavi, Microsoft y Skandia, entre otros. Estas empresas encontraron en Ezgo Studio diseños modernos e innovadores y una asesoría que estudia y valora lo que el cliente tiene en mente. "Queríamos darle a Skandia un aire de organización más moderna, amable y menos rígida frente al cliente y definitivamente estamos satisfechos con el trabajo de Ezgo", afirma Silvia López, arquitecta de esa entidad financiera.

Actualmente, Ezgo Studio es proveedor de Arquitectura e Interiores, empresa líder en Colombia en el diseño y construcción de oficinas. Ellos exigen que sus proveedores ofrezcan buenos tiempos de respuesta, impecable atención al cliente y estados financieros sólidos. "Ofrecemos los diseños de Ezgo a proyectos muy específicos, pues ellos han establecido un estilo definido en el mercado", sostiene Carolina Londoño, directora de mercadeo en Arquitectura e Interiores.

Otra decisión acertada, dicen los fundadores de Ezgo Studio, fue estar en permanente contacto con las tendencias mundiales. Por ello asisten y participan en las principales ferias de diseño. Ezgo es la única empresa colombiana de diseño de muebles empresariales y de oficina que participó en la feria International Contemporary Furniture, en Nueva York, donde mostró sus productos y obtuvo retroalimentación de posibles clientes. En ese evento Mauricio Vanegas, gerente de mercadeo y ventas, se dio cuenta de que incluso en Estados Unidos los productos tienen un gran potencial por su innovación y pudo confirmar que la estrategia debe enfocarse en las exportaciones. "Las ferias resultan ser uno de los mejores recursos para generar contactos", asevera.

La compañía, que ya tiene negocios en Venezuela, Panamá, Guatemala y Estados Unidos, trabaja con el programa de Expopyme de Proexport para identificar nuevos mercados en el mundo. "Comenzaremos con la Región Andina -Colombia, Venezuela y Ecuador- para luego enfocar la estrategia en Centroamérica y Estados Unidos. En este último país, utilizaremos tres canales principales: distribuidores, ventas directas e internet. Internet es el canal de mayor crecimiento en Estados Unidos y por ello ya tenemos una alianza con Fedex, que llevará el producto desde Bogotá hasta donde se encuentre el cliente", afirma Vanegas.

El reto para Ezgo Studio es aprender de nuevos mercados para lograr el objetivo planteado hace tres años, cuando nació la empresa: satisfacer mercados internacionales igualmente ávidos de nuevos conceptos y soluciones. Y está trabajando para lograrlo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?