Litigando.com opera en cinco ciudades de Colombia, y tiene 75 importantes clientes, entre bancos y firmas de abogados.

| 6/28/2002 12:00:00 AM

Outsourcing de patinadores

Esta organización internacional sin ánimo de lucro es una de las más importantes impulsoras de la acción social en el mundo. En Colombia apoya a 34 emprendedores sociales.

Cuando estudiaba Derecho en la Universidad Javeriana, José Fernando Méndez trabajó, al igual que cientos de estudiantes, como dependiente judicial o patinador en una firma de abogados. Su labor era ir de juzgado en juzgado revisando el estado de los procesos. Cuatro años después de haberse graduado, en el 2000, descubrió que la labor que él había realizado tenía un gran potencial para desarrollarse a gran escala.



Así nació la idea de montar una empresa que les prestara servicios de auditoría y seguimiento de procesos a firmas de abogados y bancos para ahorrarles el desplazamiento diario al juzgado: Litigando.com S.A. En marzo de 2000, Méndez se reunió con Rosa León, actual subgerente de la empresa y joven abogada de la Universidad de los Andes, y empezó a botarle corriente al negocio.



Menos de un mes después ya habían constituido la sociedad y el 20 de junio ya habían abierto la oficina. En tan solo 3 meses decidieron en qué lugar operar y qué tecnología utilizar, para luego montar el portal de internet. En julio de 2000 ya habían convencido a algunos inversionistas.



Dos años después, la compañía tiene 56 jóvenes empleados entre abogados e ingenieros que trabajan con tecnología de punta como la palm pilot (calculadora que les permite transcribir rápidamente la información) y las cámaras digitales para tomarles fotos a los procesos.



Litigando.com opera en Bogotá, Cali, Medellín, Santa Marta y Cartagena, y tiene como clientes a 10 importantes bancos como Colmena y el Citi, y a 65 firmas de abogados de renombre como Carrizosa Abogados y Triana Uribe y Michelsen Abogados. Hoy maneja alrededor de 6.000 procesos.



Su competencia la conforman Boletín Judicial y Colombia Legal, pero el valor agregado de Litigando.com es el uso de tecnología avanzada que hace más efectivo el proceso.



Tecnología y operación



Una de las características de la compañía es la alta calidad en tecnología. El hardware IBM, las telecomunicaciones de AT&T, el software desarrollado por sus propios ingenieros y las palm pilot son instrumentos de primera mano para la empresa que permiten llevar a cabo con efectividad los procesos de digitalización y sincronización de la información.



La operación se realiza de la siguiente manera: a cada patinador le asignan algunos procesos, los patinadores van al juzgado y copian las listas que notifican los juzgados en su palm pilot y vuelven a la oficina con esta información. Antes del medio día, Litigando tiene digitalizado todo lo que salió notificado en los juzgados esa mañana. Luego, una mesa de control hace una convalidación en la cual los ingenieros escogen los procesos que salieron notificados y los contrastan con los procesos de los clientes. Finalmente, le avisa al abogado vía e-mail y telefónica sobre el estado de sus procesos. Los clientes pueden entrar a internet a cualquier hora con una contraseña con la cual pueden ver el resumen de todo su proceso judicial.



A pesar del rápido éxito de la empresa, los inicios no fueron nada fáciles pues no contaba con el capital para montar el negocio. Con préstamos a riesgo y el apoyo de IBM y de la empresa Activos (hoy accionista), Litigando pudo comenzar.



La empresa nació como una .com normal, es decir, con proyecciones financieras basadas en publicidad, pero los resultados no alcanzaron sus expectativas, debido a la crisis de internet que en abril de 2000 llevó muchos de los negocios de internet a pique.



Luego, Litigando, que arrancó apuntándole a lo alto con 70 empleados y 3 ó 4 clientes, se vio obligada a finales del 2000 a reducir su personal a 6: "Empezamos muy grandes, porque creíamos que nos iría muy bien al otro día de abiertos y porque sabíamos que teníamos que bombear al máximo todo el sistema para saber si este respondía o no en un escenario de bastante clientela. Nos preocupaba mucho crecer de a poquitos, porque en algún momento se nos podía dañar el sistema y no estar a tiempo para corregirlo. Después no pudimos cubrir gastos y tuvimos que sacar 55 empleados", dice Méndez.



Con menos expectativas, la compañía empezó a operar en enero de 2001, pero nuevos problemas surgieron: a pesar de que los procesos son públicos, los juzgados creyeron que Litigando era una especie de informante de la justicia e impidieron durante algún tiempo que la compañía viera el estado de los procesos. "Fue una labor faraónica dejar que metieran una word pad a un juzgado. Tuvimos que luchar cuatro meses para que los juzgados entendieran que nosotros solo queríamos informarles a los clientes acerca de procesos que estaban en ejecución", explica Méndez.



El principal riesgo de la compañía es dejar que se le pasen los procesos, pues esto puede quebrar una empresa. Algunos clientes tuvieron problemas por ello: "Tuvimos algunos problemas con Litigando el año pasado; sin embargo, las cosas han mejorado, pues la empresa nos presta hoy un servicio dentro de los estándares esperados", dice Rodolfo Nieto, gerente de cobro jurídico del Citibank.



Los empleados tienen por ello que ser muy meticulosos en su trabajo. Los problemas pueden presentarse por varias razones: por falta de claridad de los abogados cuando entregan a Litigando la información (no dan el nombre completo del demandante o solo dan el de un demandado cuando se trata de una acción contra varios), por las inconsistencias de la justicia en Colombia, por la falta de identificación por cédulas, lo cual hace poco práctico el proceso y por la poca claridad de la legislación en la manera como hay que notificar los procesos.



Aunque ha tenido errores, Litigando ha sido, como afirman sus clientes, un servicio muy práctico que está mejorando cada día: "el servicio de Litigando es excelente y práctico; de los 14.000 procesos que tenemos, Litigando nos maneja un 70%, ya no hay que desplazarse al juzgado como antes", dice Carlos Vargas, director de secretaría general de Banestado. "Nosotros no depositamos 100% de confianza en Litigando, pero es cierto que el sistema es práctico y cabe rescatar la responsabilidad de la empresa al corregir sus fallas", dice Pilar Otero, abogada de Carrizosa Abogados.



No obstante sus fallas, hoy Litigando es una empresa rentable que está produciendo utilidades y ha tenido un crecimiento sostenido del 5% mensual. En enero de 2001, empezó facturando $2,5 millones, seis meses después la cifra alcanzó los $14 millones. Hoy la compañía factura $56 millones con gastos del orden de los $35 millones.



Hace algunos meses, la empresa frenó su crecimiento para concentrar sus esfuerzos en consolidarse y mejorar sus servicios. Para finales de este año, espera haber tenido un crecimiento de 15% y en el 2003 empezar a incursionar en México y Ecuador.



"El principal riesgo que tenemos es que



se nos pasen los procesos, pues esto puede significar la vida de una persona, la supervivencia de una empresa o millones de dólares",



José Fernando Méndez y Rosa León,



gerente y subgerente de Litigando.com.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.