| 9/30/2005 12:00:00 AM

Modelo para copiar

El proyecto 'Medellín mi empresa' ha logrado unir más de 80 empresas grandes con 300 pequeñas y medianas para fortalecer los sectores productivos de la ciudad. Es un esquema ejemplar en el país.

"Cuando supe que la Nacional de Chocolates me apoyaría en los procesos de mejoramiento no lo podía creer. Todavía se me pone la piel arrozuda de pensarlo". Asegura Lucía Cristina García, dueña de Deshidratados D'Lara una microempresa de Medellín que produce y comercializa deshidratados de mango.

Desde la fundación de la empresa, Lucía consiguió metas que facilitaron el crecimiento del negocio. Obtuvo, por ejemplo, los registros de Invima y los códigos de barras que le permitieron ofrecer sus productos en Carulla. Para acelerar el proceso, hace dos meses decidió hacer parte del proyecto de integración empresarial 'Medellín mi empresa', que promueven la Alcaldía y la Cámara de Comercio de Medellín. Gracias a ello, hoy tiene como empresa padrino a la Nacional de Chocolates. Ha trabajado con ellos en el mejoramiento del área de mercadeo, en organización y en control de costos. Como resultado del trabajo, las ventas ya muestran un leve incremento. "Encontré en ellos un gran apoyo que me permite alcanzar las metas propuestas más fácilmente", asegura.

El proyecto de integración empresarial 'Medellín mi empresa' se diseñó para impulsar la modernización del tejido empresarial de la ciudad y fortalecer los sectores estratégicos mediante vínculos productivos, comerciales y tecnológicos. Uno de los componentes más atractivos del proyecto es el padrinazgo, el cual genera transferencia de conocimiento de empresas grandes con trayectoria en los mercados externos hacia las pequeñas y medianas empresas ahijadas.

El caso de Lucía es uno de los 337 que tiene hoy el programa. Comenzó en julio con un diagnóstico de la situación de Deshidratados D'Lara, que mostró las debilidades en las áreas de mercadeo, costos y en la organización de la producción. Desde ese momento, Lucía tiene citas mensuales de trabajo con cada uno de los departamentos de la Nacional de Chocolates, para conocer sus procesos y trasladarlos a su pequeña empresa. "Gracias al programa, he podido fijarme metas claras y saber con certeza hacia dónde va mi empresa. Además, tener que cumplir las tareas que mi padrino me propone, hace que sea mucho más eficaz", sostiene la empresaria. Hoy se prepara para sacar nuevos productos al mercado y está en un proceso de investigación de mercados para los nuevos empaques.

Así como la Nacional de Chocolates apoyó a Lucía con su pequeña y exitosa empresa, la Compañía de Galletas Noel es otra de las 82 empresas padrino del programa. "Buscamos transmitir el conocimiento que hemos adquirido durante los 90 años de trabajo en el mercado colombiano y los 45 en el exterior. Por ello, entre otras, trabajamos activamente en las áreas comercial, financiera y productiva de compañías que muestran deseo de mejorar", explica Juan Gabriel Uribe, ejecutivo de negocios internacionales en Noel.

Noel está consciente de su compromiso social con la región y con el país. Por eso, no ha escatimado recursos al brindar asesoría a sus ahijadas. "El vínculo que se crea con estas empresas es muy fuerte, nos sentimos orgullosos de sus logros y tratamos de evitar que cometan los mismos errores que nosotros cometimos al comienzo", dice Uribe.

El proyecto cuenta además con el apoyo de la institución universitaria Esumer, que prepara a sus estudiantes para que realicen el diagnóstico de las empresas y formulen a partir de allí un portafolio de proyectos que se presentan a la banca comercial. Los bancos ofrecerían los créditos para financiarlos. "Este convenio de cooperación tiene seis componentes que se entrelazan y que, en conjunto, buscan promover de manera integral el desarrollo y competitividad del sector empresarial de Medellín y el Valle de Aburrá", cuenta Federico Restrepo, director de planeación de la Alcaldía de Medellín.



Los otros componentes

Además de plan padrino, el proyecto cuenta con componentes como el liderazgo, acceso a mercados, asociatividad y gestión de crédito entre otros.

- Liderazgo: está orientado hacia el fortalecimiento de la gerencia de los clusters más representativos de la región. Actualmente, 75 líderes empresariales trabajan en el desarrollo de sus habilidades gerenciales, por medio de una metodología de acompañamiento que comienza con un plan estratégico, que establece el camino para ser más competitivos y fuertes en sus habilidades gerenciales y de liderazgo.

- Acceso a mercados: explora la apertura de 36 espacios comerciales -ruedas de negocios, salones de proveedores, misiones comerciales, ferias, entre otros- para ampliar los mercados de las mipyme en la economía nacional e internacional. A la fecha se han realizado 5 eventos comerciales que les han servido a 283 empresas pertenecientes a los sectores de confecciones, alimentos y construcción.

- Asociatividad: con el modelo Prodes -Programas de Desarrollo Empresarial Sectorial-, se promueven actividades asociativas entre empresas del mismo sector para aumentar su productividad y competitividad en el corto, mediano y largo plazo. Se han conformado 10 Prodes con más de 108 empresarios en los sectores: confección, alimentos, vivienda, salud y transporte.

- Gestión de crédito: identifica las propuestas de apalancamiento financiero que el sector financiero ofrece a las mipyme, así como sus perfiles de clientes y requisitos de acceso.



Pastelería

Santa Elena

La pastelería Santa Elena, con 50 años, tiene 14 puntos de venta en Medellín, vende sus productos en grandes superficies y se prepara para exportar. "Como nuestra meta para 2006 es exportar el producto, el programa padrino nos asignó una empresa con conocimiento en el tema: Colcafé", dice Paola Zuluaga, ejecutiva de comercio exterior. "El plan de trabajo está diseñado para reunirnos con ellos en principio cada 8 días, para delimitar tareas", explica.



Bolsac

Bolsac produce bolsos para dama, informales y playeros en lonas. Vende en grandes superficies de todo el país y prepara su página web para acceder a mercados internacionales. Bolsac, gracias al programa, ha ido a ruedas de negocio y ferias para vender en otros países, y además obtuvo créditos bancarios con tasas preferenciales. "Nos inscribimos en el plan padrino por la transferencia de conocimientos de una empresa con más experiencia para impulsarnos a exportar", relata Gloria María Moreno, gerente de Bolsac.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?