| 12/15/2016 12:00:00 AM

5 emprendedores comprometidos 100% con el medio ambiente

Estas 'startups' hacen parte del grupo de los 30 emprendedores que marcan el rumbo de la innovación en Colombia.

» Bichópolis «

Adiós plagas

Luego de enfrentar por lo menos tres quiebras en las que intentó hacer empresa con agricultura convencional y orgánica, además de frutas orgánicas, el administrador agrónomo Alexander Escobar logró lo que se proponía: sacar adelante un emprendimiento.

Hace seis años, junto con su esposa, le dio vida a Bichópolis, una empresa que se dedica a la producción de ácaros para el control de plagas en cultivos. Empezó con el sector floricultor, pero su meta es lograr la crianza de ácaros que acaben con las plagas en las siembras de productos como el tomate y para ello realiza las investigaciones pertinentes.

En un terreno de cuatro hectáreas, ubicado en una finca en el municipio de Tabio en Cundinamarca, Escobar montó su proyecto, el cual inició con recursos del Fondo Emprender y para el cual también obtuvo dinero de la Fundación Bavaria. En cultivos de fríjol, Bichópolis produce los ácaros “buenos”, que luego son recolectados con una tecnología israelí y posteriormente comercializados a por lo menos 70 clientes entre pequeños y grandes cultivadores de flores, en los que cuenta con Ipanema y Comercializadora Sunshine. Los resultados no se han hecho esperar y hoy la compañía busca una nueva sede para ampliar su operación, esta vez en Boyacá.

Lea también: Los 30 emprendedores que marcan el rumbo de la  innovación

Escobar señala que desde hace dos años la empresa logró su punto de equilibrio y en este momento su Tasa Interna de Retorno alcanza 32%. El número de empleados directos también va en aumento. Ya son 34 profesionales de diferentes disciplinas que trabajan para consolidar esta iniciativa innovadora y cuyo fin es reducir el uso de químicos y fungicidas en las plantaciones.

Foto: Jesús Cruz y Mayté Cruz

» Orgánicos del Caribe «

Buena siembra

Familia que trabaja unida permanece unida. Esta ha sido una constante en el desarrollo de Orgánicos del Caribe, empresa que surgió de una conversación con amigos, recuerda el diseñador industrial Jesús Alberto Cruz Díaz, quien encontró el apoyo y el espíritu emprendedor en su padre, el médico veterinario Jesús Alberto Cruz Ballesteros.

La idea inicial era buscar soluciones a un problema ambiental: la disposición de los residuos orgánicos producidos por el ganado, y de allí surgió la posibilidad de fabricar abono orgánico a base de estiércol. La empresa, especializada en prestar un servicio de gestión integral de residuos orgánicos, transformó entonces un proceso artesanal en uno agroindustrial de producción de fertilizantes, que utiliza como insumos una gran variedad de residuos orgánicos recolectados en Barranquilla.

Los residuos son descompuestos en la planta de aprovechamiento, por medio de procesos técnicos de transformación –compostaje y lombricultura–, para producir abonos que aumentan la productividad de los cultivos, las praderas y los jardines bajo la marca Nutriabon. La empresa transforma los residuos orgánicos, que son un problema de gestión ambiental y de salud pública, en fertilizantes que mejoran la productividad. En seis años, el crecimiento ha sido vertiginoso, asegura Jesús Alberto Cruz. De hecho, en el segundo y tercer año los crecimientos de ventas alcanzaron 100% anual.

Foto: Alberto Jaramillo

» Kahai «

Con mira exportadora

Todo comenzó por el interés de dos gemelos, ingenieros industriales, que pese a tener buenos cargos en áreas de mercadeo de multinacionales, querían desarrollar su propio negocio. Les gustaba la agroindustria y, buscando, se encontraron con el cacay, un árbol nativo de las zonas amazónicas del país que produce una nuez muy versátil en sus usos. La nuez del cacay tiene varios usos en las industrias de alimentos y farmacéutica. Se puede consumir tostada, como las almendras, pero de ella también se extrae su aceite, el cual tiene propiedades antienvejecimiento y del proceso queda una harina rica en proteínas, minerales, omegas y fibra, que se usa como suplemento alimenticio.

Lea también: Emprendedores postúlense para viajar gratis y expandir su negocio en México

Alberto Jaramillo, CEO de Kahai, explica que su formación en mercadeo los llevó a pensar la empresa de una manera diferente, así que primero buscaron compradores para sus productos, todos en el exterior –ya han vendido a 10 países– y luego sí montaron el cultivo.Inicialmente atendían la demanda con cosechas silvestres, pero luego, con la ayuda de un ingeniero agrónomo, desarrollaron una variedad de cacay que empieza a producir más rápido; bajaron de 8 a 3 años y con mayor productividad. Hoy tienen 400 hectáreas sembradas en Puerto Gaitán –Meta– y su objetivo es llegar a 5.000 hectáreas más en cinco años.

Foto: Álvaro Vásquez

» Bioestibas «

El valor en la biomasa

Bioestibas hace parte de una cadena de iniciativas que viene desarrollando nuevos modelos de negocio. Uno de los primeros fue Bioflu, especializada en la prestación de servicios de control y disposición de malezas –como el buchón– para dar respuesta a la contaminación de lagunas, embalses, represas y otros cuerpos de agua.Con Bioestibas lo que se hace es aprovechar esa biomasa para transformarla, picarla, secarla, mezclarla con resinas para llegar a unas prensas de alta presión y lograr un material que supera a la estiba tradicional. La empresa llegó a un proyecto en el cual, sin talar un solo árbol –que es como se hacen las estibas– y utilizando un desecho agrícola muy contaminante, producen estibas con ventajas frente a las tradicionales: “es apilable –ocupa la cuarta parte en volumen de bodega de transporte–, accesible por 4 lados, no tiene metales ni clavos, es más liviana, tiene bordes redondeados, cumple con normas internacionales, es biodegradable, reciclable y 7 veces más resistente a las plagas”, explica Álvaro Vásquez, líder de estos desarrollos. También se han incluido análisis de excedentes, como por ejemplo las de los tallos de hortensias. Son –según cálculos de Vásquez– cerca de 22.000 toneladas al mes de esos tallos que se producen y 95% se están quemando y contaminan el aire.El otro emprendimiento es Batimetría que se encarga del conocimiento subacuático. La idea es aprovechar la biomasa del río Atrato.

Lea también: Emprendedores colombianos están esperanzados con la paz y respaldan el acuerdo

Foto: Sergio Pachón

» Interaseo «

Barre bien

Interaseo es una de las compañías más grandes de servicios públicos en el país. Su foco es la limpieza, recolección y disposición de residuos sólidos y una de sus actividades es el barrido de calles y vías. A través de su grupo de innovación, desarrolló una barredora ecológica que ha reflejado beneficios sociales, ambientales y económicos. Desde el punto de vista social, la idea era mejorar la operación de sus más de 2.500 colaboradores, que en un turno de 8 horas barre cada uno cerca de 3,5 kilómetros, con 9.000 movimientos repetitivos que producen lesiones e incapacidades. Con la barredora se aumentó la eficiencia en 300%, al pasar, según Sergio Pachón, de Interaseo, de 3,5 kilómetros a 12 en el mismo turno.

Además cambiaron las barredoras mecánicas por las ecológicas y crearon siete nuevos puestos de trabajo –de madres cabeza de familia y personas de bajos recursos–. Hoy cerca de 650 operarios utilizan el equipo.“Estamos apoyando la disminución de la huella de carbono en 54 toneladas por cada equipo que dejamos de utilizar; es decir, 2.600 galones de combustible menos por cada uno de esos equipos”, agrega Pachón.

En lo económico, al tener aumento en la eficiencia del barrido en 300%, esto se refleja en la rentabilidad y, adicionalmente, también en las inversiones: por una barredora mecánica que cuesta $650 millones utiliza siete equipos que valen menos de $2 millones cada uno. “Tenemos patente de todo el equipo en el mundo. También la estamos utilizando en Ecuador, Panamá y estamos ingresando a Guatemala”, puntualiza Pachón.

Lea también: Sin conflicto, los recursos que se ahorran en la guerra impulsarían la innovación

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 530

PORTADA

Empresarios se enfrentan a la incertidumbre del proceso de paz

Aunque el Gobierno ha desestimado los riesgos, los empresarios han manifestado inquietudes en la implementación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). Además, hay tensión en el sector empresarial.