| 12/15/2016 12:00:00 AM

Cuatro 'startups' colombianas se adelantan al futuro de la salud

Iván Pérez y Liliana Morales (Pediahome)

Estas 'startups' hacen parte del grupo de los 30 emprendedores que marcan el rumbo de la innovación en Colombia.

» PediaHome «

Si su niño sufre y llora…

Iván Pérez es un pediatra nacido en Corozal, Sucre, que se cansó de ver niños mal diagnosticados y tratados solo a punta de antibióticos. “Al vivir eso vi una oportunidad para dejar mi cargo en una reconocida clínica al norte de Bogotá y crear empresa. Con PediaHome, cada niño es atendido a domicilio por pediatras y no por médicos generales, como sucede en un servicio tradicional a la casa”, cuenta el profesional. Las personas o familias interesadas en el servicio se comunican por teléfono o a través de la página web www.tupediahome.com para solicitar la visita domiciliaria. “En cuestión de hora y media el pediatra está viendo al niño. Si se trata de una urgencia, los padres deben iniciar el trámite con la EPS respectiva”, explicó.En cinco años de operación los resultados son positivos.

Esta empresa pasó de facturar $5 millones a $240 millones. En los 11 primeros meses de 2016 ya había registrado 1.600 visitas o servicios. “Entre nuestros planes a mediano y corto plazo están ampliar nuestra área de atención en Bogotá y realizar una asistencia que incluye la hospitalización en casa, pero para eso se requiere capital, ahí fue donde buscamos a la gente de iNNpulsa”, dice Pérez.PediaHome también realiza vacunaciones y tomas de laboratorio a domicilio, dos actividades que ahorran tiempo y más de un dolor de cabeza.

Lea también: Los 30 emprendedores que marcan el rumbo de la  innovación

Foto: Jorge Soto

» Keraderm «

Con nueva piel

Dos cirujanos plásticos, Jennifer Gaona y Juan Carlos Zambrano, realizaron una investigación en la que planeaban ‘colombianizar’ un proyecto que se hizo en Viena, con el que se buscaba regenerar piel de personas con quemaduras o traumas por accidentes o diabetes, usando un parche en lugar de un injerto de piel, que es el procedimiento más común. En Viena el parche se desarrollaba con piel de otra persona y se cultivaban las células con suero fetal de bovino, pero como esa opción era muy costosa, los colombianos descubrieron que podían hacer el parche con piel del mismo enfermo (le retiran un pedazo de piel del tamaño de una huella dactilar), lo que evitaba el rechazo inmunológico del parche y el suero de bovino fue reemplazado por uno elaborado con plasma de la misma persona.

Esta es una innovación que ha sido muy efectiva y ya está patentada en cuatro países. Sin embargo, Gaona y Zambrano no querían seguir porque era muy costoso y ahí entró otro colega suyo, Rodrigo Soto, que los animó a continuar con la ayuda de su hermano Jorge, quien trabaja en una banca de inversión. Este los ayudó a crear la empresa y a buscar inversionistas.En 2012 reciben una ronda de inversión de $600 millones y montaron el laboratorio de Keraderm. Un año después fueron uno de los 15 ganadores de un mundial de emprendimiento en el que participaron 1.200 compañías y recibieron US$5.000 para desarrollar su negocio.Actualmente están a punto de firmar una licencia para expandir Keraderm en Estados Unidos, donde aspiran obtener la aprobación de la FDA y desde allí pasar a más países.

Lea también: Emprendedores colombianos están esperanzados con la paz y respaldan el acuerdo

Foto: Carlos Andrés Escalante

» Human Bionics «

Talentos recuperados

El buen hijo vuelve a casa. Por eso, después de especializarse en Europa y EE.UU., triunfar y hacer parte de equipos competitivos en Pixar, Ferrari, Rolls Royce o la Clínica Universitaria Albert Ludwings de Alemania, dos emprendedores santandereanos decidieron regresar a su ciudad natal para hacer patria.William Contreras, un neurocirujano con doctorado en Alemania y posdoctorado en Brasil, decidió sumar esfuerzos con su amigo Carlos Andrés Escalante, destacado diseñador de experiencia internacional, para crear una empresa enfocada en el diseño, creación de prototipos, robótica y productos médicos que buscan mejorar la calidad de vida de las personas.

Así nació Human Bionics, una empresa de dispositivos localizada en Bucaramanga, que ya produce unas gafas que mejoran la condición de los pacientes con la enfermedad de Párkinson –un trastorno del movimiento que ocasiona descoordinación, rigidez muscular y temblores– mediante auriculares incorporados que emiten unos sonidos rítmicos repetitivos, transmitidos al cerebro del enfermo, de manera que desbloquean sus funciones motoras. Estos emprendedores también planean trabajar a mediano plazo con células madre y clonación para hacer órganos que permitan superar el problema de falta de donantes; en biónica, fabricando prótesis de todo tipo –que serán utilizadas en el posconflicto– así como en investigación clínica en estimulación profunda cerebral, para combatir trastornos como la depresión, la agresividad, la obesidad, anorexia, alcoholismo y adicciones.

Lea también: Emprendedores postúlense para viajar gratis y expandir su negocio en México

Foto: Claudia Restrepo

» Biodencell «

Dientes que valen oro

La alianza entre una odontopediatra y un biólogo se convirtió en un banco de células madre pionero en Colombia, pues obtiene dichas células a partir de los dientes (de leche y cordales).La ventaja de las células madre dentales, frente a las que se obtienen del cordón umbilical es que tienen mayor capacidad de expansión, pues se pueden almacenar indefinidamente (frente a 10 o 12 años de las de cordón umbilical) y pueden ser utilizadas tanto por el donante, como por sus padres y hermanos.La odontopediatra Claudia Restrepo tuvo la idea de la empresa tras asistir a un congreso mundial de investigación en odontología y se la propuso a su socio Gabriel Merizal de Soto, quien tiene mucha experiencia en procesar células madre.

“Sin pensarlo mucho postulé nuestro emprendimiento a un concurso de capital semilla en Medellín, pues uno de los problemas de los científicos es que no les queda fácil concretar sus ideas en negocios”, recuerda Restrepo y dice que para su sorpresa quedaron primeros entre 2.500 aspirantes.El concurso fue en 2013 y con el capital que obtuvieron empezaron a formalizar a Biodencell, que arrancó como empresa en 2014. Su innovación, además de trabajar con células madre dentales, consistió en crear un líquido especial que permite almacenar el diente, conservando la vitalidad de las células.Los interesados deben llevar al niño a que le saquen el diente en un consultorio odontológico, pues si se deja que se caiga naturalmente se muere la raíz y ya no se pueden conservar las células madre.

El modelo de negocio consiste en que las personas pagan por el almacenamiento de los dientes por periodos que van de 1 a 20 años y la idea es que si lo llegan a requerir, los expertos de Biodencell luego pueden extraer las células madre que sirven para obtener más de 50 tipos de tejidos, que incluyen el cardiaco, hepático, ocular y renal, entre otros. No obstante, Restrepo aclara que la terapia celular aún no está reglamentada en Colombia, lo que hace que el proceso avance más lento. Sin embargo, dice que los pacientes que guardan sus células madre las pueden usar en protocolos de investigación en el país, que les sirven para sus respectivas enfermedades. Por este motivo, el plan de Biodencell es expandir sus servicios en el exterior, dado que el almacenamiento es más barato en Colombia. De hecho, varios de sus clientes son nacionales que viven en el exterior y aprovechan sus viajes al país para guardar sus células madre.

Lea también: Prevenir infartos o acabar con la gripe: el futuro de la innovación europea

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.