| 12/15/2016 12:00:00 AM

La construcción toma un segundo aire gracias a la innovación de estas empresas

Estas 'startups' hacen parte del grupo de los 30 emprendedores que marcan el rumbo de la innovación en Colombia.

Sebastián Uribe (Xenital)

» Xenital «

Información total

Convertir un problema en una oportunidad de negocios fue la clave para Sebastián Uribe, ingeniero civil y mecánico de Los Andes, quien creó Xenital, una empresa de información espacial por medio de fotografías que hacen una reconstrucción tridimensional de diferentes proyectos, terrenos o topografías.Todo comenzó cuando trabajaba para una empresa de geotecnia y se dio cuenta de la dificultad de verificar los avances de grandes proyectos. “A veces no es fácil tener el control de toda la información e, incluso, hay fotos que no dejan visualizar bien u ocultan información”, dice.

Por eso, se especializó en el manejo de cartografía, mapas, mediciones longitudinales y cruzó estas habilidades con drones de fotografía y modelos tridimensionales para crear un servicio que permite que cualquier persona pueda visualizar, incluso desde su teléfono inteligente, qué ocurre en una vía, cómo avanza una construcción o qué zonas de un cultivo deben ser regadas o asperjadas para controlar malezas –para hacer agricultura de precisión–. Esta información se traduce en un manejo más eficiente y productivo de los procesos.Uribe señala que arrancaron con un contrato y en este momento esperan ventas superiores a $100 millones.

El potencial de negocios es inmenso, asegura este emprendedor, quien considera que en el posconflicto, tanto el tema de mejora de vías terciarias como el de agricultura y provisión de bienes públicos rurales serán clave. Y allí Xenital espera estar con nuevas soluciones de servicios.

Lea también: Los 30 emprendedores que marcan el rumbo de la  innovación

Foto: Carlos Andrés González

» AG Megaflex «

La bolsa y la casa

Megaflex es una compañía radicada en Cali que creció como una productora de empaques flexibles: bolsas a base de polietileno para distintos clientes. La compañía era una firma más que producía plástico y había tenido éxito en ese modelo de negocio. Pero, según cuenta Carlos Andrés González, gerente de la firma, al ver el impacto que este tipo de industria genera en el medio ambiente, empezaron a buscar una forma de adecuarse a las nuevas circunstancias y abrir opciones de negocio.

“Dada la creciente necesidad o la problemática de residuos posconsumo, desde hace tres años empezamos a buscar una alternativa viable en la cual se podrían incorporar estos residuos, para que no lleguen a los rellenos”, explicó. El resultado fue sorprendente: Megaflex acaba de patentar un nuevo modelo de construcción de vivienda, Homecell, cuya planta de producción recién empieza a operar y espera estar produciendo 10 casas diarias antes de finalizar 2017.

Según González, para este nuevo sistema “no utilizamos material posconsumo; estamos utilizando materiales de posproducción de otras compañías con las que nos aliamos para utilizar esos residuos en la construcción de estas casas”. La nueva línea de negocio de la compañía promete ser muy rentable, pues hay oportunidades no solo en los programas del Gobierno de vivienda gratis y vivienda de interés social, sino inclusive en construcción de casas para estratos altos.

Lea también: Emprendedores colombianos están esperanzados con la paz y respaldan el acuerdo

Foto: Erika Bustos

» Ecobaño «

Negocio de familia

Más de 240 años después de que el inglés Alexander Cumming patentara el sistema de cierre hidráulico con tubo en forma de S, que dio origen al sanitario moderno, una joven ibaguereña decidió reinventar este sistema para evitar el desperdicio de agua que generan las descargas y su proyecto acaba de ganar el Premio Nacional del Inventor 2016 en la categoría Industria, que entrega cada año la Superintendencia de Industria y Comercio.Se trata de Erika Bustos, una joven estudiante de sicología que, alentada por su padre, decidió poner en marcha un proyecto para fabricar un baño diferente, ahorrador de agua y que funciona con solo un litro de agua en cada descarga.“La idea surgió hace ya un año, cuando conversábamos con mi padre sobre la importancia de ahorrar agua en procesos de la vida diaria. Mi padre es muy creativo e innovador y decidimos comenzar a sacar diseños en su taller y trabajar con sus materiales para fabricar un ecobaño”, explica la joven tolimense.

Su padre, Juan Ángel Bustos, tiene un taller conocido como Metálicas Uno-A, en Ibagué, donde no solo se dedica a fabricar mesas de metal, madera y productos de metalmecánica, sino también a diseñar con sus hijos nuevos equipos que resuelvan problemas de la vida diaria. El sistema del Ecobaño, explica Érika, es de succión manual, se acciona con una manija utilizada para ejercer presión y así emplear tan solo un litro de agua por descarga. Aunque están trabajando con prototipos, los primeros estimativos indican que este sanitario tendría un costo unitario aproximado de $200.000, que lo haría no solo económico por el menor uso de agua sino también por su adquisición. Todavía tendrá que hacer más pruebas y espera contar con el apoyo del Fondo Emprender para sacar adelante la producción. Mientras tanto, comenzará a trabajar en la consecución de la patente sobre este invento.

Lea también: Emprendedores postúlense para viajar gratis y expandir su negocio en México

Foto: Óscar Méndez

» Conceptos Plásticos «

Lego con impacto social

Con seis años de historia, Conceptos Plásticos se consolida como un proyecto empresarial con un alto grado no solo de innovación, sino de sentido social y preservación del medio ambiente.A partir de la transformación del plástico, esta compañía se dio a la tarea de fabricar ladrillos con forma de “bloques de Lego” para la construcción de soluciones habitacionales tendientes a favorecer a personas de escasos recursos. Hoy se han edificado alrededor de 1.600 m2 haciendo uso de estos materiales, dice el arquitecto Óscar Méndez, CEO de la empresa.Es un proyecto que apunta a solucionar dos problemas. Por un lado, el manejo de los residuos sólidos inorgánicos y, por otro, el déficit habitacional.

El ingenio de sus fundadores les permitió obtener recientemente el premio The Venture, de Chivas Regal, reconocimiento internacional al emprendimiento, por el que recibieron alrededor de $1.000 millones, que han sido utilizados para fortalecer su estructura productiva ubicada en Mosquera, Cundinamarca, en donde tiene una capacidad de producción de 100 toneladas mensuales, con proyección de llegar a 300.

Uno de los cuellos de botella para hacer su trabajo es la falta de logística para la recolección y separación de los desechos plásticos, por eso sus socios decidieron darle un vuelco a su modelo de negocio involucrando a toda la cadena que hace uso de esta materia prima, con el fin de educar y facilitar la recolección de productos a través de centros de acopio que la propia firma montará en Bogotá, gracias a la alianza con una compañía chilena especializada en este tipo de iniciativas. Su producto ya ha sido exportado a Costa Rica y Aruba; sin embargo, la empresa planea hacer transferencia de tecnología y en un futuro empezar a producir fuera del país y de esta forma replicar el modelo de negocios más allá de las fronteras.

Lea también: Colombia da un paso estratégico en materia de construcción sostenible

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.