| 10/13/2006 12:00:00 AM

La magia del diamante

En Bogotá, un grupo de emprendedores creó la Academia El Diamante, para enseñar y practicar béisbol, y ser semillero de estrellas colombianas de exportación hacia las grandes ligas.

Los emprendedores tienen una característica especial que los hace únicos. Para ellos es más grande la pasión por lo que hacen que los riesgos que enfrentan. Esta cualidad identifica perfectamente al peruano Roberto Olarte, al estadounidense Terry Shapiro y al colombiano Juan Pablo Correales, fundadores de la Academia El Diamante. Justo cuando muchos otros solo piensan en asegurar la vida profesional en una multinacional, ellos decidieron meter un home run y cambiar el rumbo del juego. ¿A quién se le ocurre apostarle a un deporte como el béisbol en Bogotá? A este trío de apasionados.

Desde un principio, la idea era clara. Movidos por su pasión, quisieron crear una escuela para la formación de beisbolistas, en la que no solo apoyarían al desarrollo integral de niños y niñas sino que a su vez estarían apuntando al crecimiento de futuras grandes estrellas. La academia abrió sus puertas hace más de un año y medio y por allí ya han pasado más de 200 niños, con un alto porcentaje de permanencia. "He practicado este deporte desde hace 3 años. Comencé en la Liga pero hace más de un año entré a esta academia que me ofrece mejores instalaciones. ¡Esto es muy bacano!", afirma Pablo Luque, capitán de la Selección Junior de El Diamante.

La estrategia de mercadeo de El Diamante es sencilla y directa. Cuentan con un boletín informativo y reparten volantes en sitios claves: parques y colegios, entre otros. Además, hablan directamente con los niños o jóvenes que practican cualquier deporte para animarlos a arriesgarse a una nueva actividad, y en algunas ocasiones hasta les ofrecen clases gratis para iniciar y envolverlos en esta inolvidable experiencia. Pero ¿cómo despertar el amor por el béisbol? "Es una cosa de magia. ¿Has cogido un bate en las manos y pegado una bola alguna vez?", pregunta Terry con su acento extranjero y agrega… "El mismo juego es el que va enganchando a los niños".

Aunque en Bogotá hay muy pocos campos de béisbol, ellos tienen muy claro que deben diferenciarse en servicio y calidad. "Nuestros clientes quieren un espacio seguro y familiar para aprender a jugar o por simple recreación. Por esto, nosotros buscamos diferenciarnos en calidad, espacio, ambiente e infraestructura", explica Roberto. La academia, además de un amplio campo de béisbol que puede utilizarse para softbol, cuenta con diversos espacios como jaulas de entrenamiento y bateo, tienda deportiva, aulas de clase y cafeterías, entre otros. Todo esto con un ambiente y decoración donde es imposible olvidar que es una academia de béisbol pues hasta los escritorios tienen la forma de una bola de béisbol.

Roberto, Terry y Juan Pablo, a pesar de que tienen diferentes nacionalidades, están unidos por el deseo de generar la cultura del béisbol en el país. Por esto, sus esfuerzos adicionales se han concentrado en buscar talentos en la Costa Atlántica, debido a que este lugar ya tiene este deporte entre sus prácticas. Además, allí los jóvenes cuentan con las características perfectas para este juego. Ellos aseguran que el beisbolista debe ser un joven alto, atlético que corra muy bien, ya que están convencidos de que batear y atrapar una bola se puede aprender, pero correr es una cuestión más complicada. En esta búsqueda, pretenden conseguir candidatos para exportar. Por eso, los traen a Bogotá para entrenarse y vivir dentro de su escuela, esperando el momento preciso para ofrecerlos al mercado internacional.

Este grupo de emprendedores afirma que ya tiene todos los contactos para lograr que cualquier equipo importante se interese por uno de sus jugadores. En estas negociaciones, ellos pretenden apoyar y guiar a los beisbolistas y a sus familias en la firma de un contrato, ya que por falta de conocimiento los equipos pueden aprovecharse de ellos. Se espera no solo acompañar al jugador en las negociaciones de contratos para jugar, sino a su vez promoverlos y volverlos imagen de alguna marca. La sola firma de representación de un jugador puede significar ingresos para la familia del beisbolista de alrededor de US$60.000, de los cuales el 20% quedaría en manos de los representantes. Esto solo es en la etapa inicial. Si se logra exportar al jugador a las grandes ligas, él tendría derecho a un sueldo permanente y su representante ganaría comisión sobre él. Estos ingresos dependen de cómo le vaya al jugador. De ahí la importancia de un buen entrenamiento.

En estas negociaciones, hay varios avances por parte de estos emprendedores, pero este proceso es largo. Primero, los equipos interesados vienen y miran las promesas del béisbol y hacen una oferta, la cual puede aceptarse o no. Luego de tomar una decisión se los llevan a países como República Dominicana o Venezuela a jugar con las ligas menores. Finalmente, si el muchacho es muy bueno, pueden pensar en negociarlo en las grandes ligas estadounidenses, donde el jugador y el representante pueden ganar mucho dinero. Pero para lograr esto, el jugador debe entrenarse bien. Por eso, la escuela hace énfasis en su preparación.

Este deporte muestra ser un negocio muy rentable tanto para los entrenadores como para los jugadores. Un claro ejemplo de esto es la fama que han conseguido Édgar Rentería y Orlando Cabrera, sin hablar de los ingresos que cada uno de ellos recibe. Gracias a su disciplina, las oportunidades para los beisbolistas colombianos se están ampliando en el mercado internacional. Por esta oportunidad de negocio, estos emprendedores están trabajando incansablemente para hacer del béisbol un deporte importante para el país. Entre sus planes a corto plazo ya tienen en mente una alianza con Codensa, para iluminar su campo y lograr una mayor capacidad en su escuela. Además, para popularizar este deporte, este mes liderarán un campeonato intercolegiado en el que participarán reconocidos colegios y contarán con el patrocinio de Gatorade.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?