La juventud sí

| 2/8/2003 12:00:00 AM

La juventud sí

En el III Encuentro de Jóvenes Emprendedores Exportadores, este 13 y 14 de marzo, más de mil jóvenes le mostrarán al país que es posible crear empresa y descubrir oportunidades de negocio.

Desde sus inicios en 1999, el programa Jóvenes Emprendedores Exportadores (JEE) ha cumplido una importante labor: identificar jóvenes con ideas y comprometerlos con la creación de empresa en el país. Aunque el programa no brinda apoyo financiero, su gestión está encaminada a capacitar a los jóvenes para que elaboren sus planes de negocio y los saquen adelante.

A diciembre de 2002, el programa había recibido 758 proyectos provenientes de diversas ciudades y sectores de la economía. De los proyectos presentados, 226 han sido aprobados y de ellos, 211 empresas están activas.

Los empresarios que materializaron sus proyectos generan hoy 287 empleos directos y 1.105 indirectos.

El próximo 13 y 14 de marzo, los jóvenes empresarios se reunirán y compartirán sus experiencias con los nuevos emprendedores que también quieren conquistar los mercados externos. El encuentro, que se realizará en el centro de convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada de Bogotá, espera contar con la participación de 2.000 invitados, entre estudiantes, directores de centros de desarrollo empresarial, académicos, cámaras de comercio y gremios.

"Con el encuentro, queremos comprometer a los jóvenes con su país, sensibilizarlos con la importancia de crear empresa, y demostrarles que en Colombia sí hay oportunidades", afirma Alejandro Hoyos, coordinador del programa JEE.



Casos de emprendimiento

Muchos de los jóvenes que hoy tienen empresas exitosas en gran medida le deben sus logros al programa JEE, que les dio las herramientas para materializar sus ideas de negocio.

Uno de los casos de mayor éxito es la empresa Colfood de Palmira, que comercializa en Estados Unidos alimentos típicos colombianos como tomate de árbol, breva y chontaduro. La compañía, que comenzó a operar a principios de 2000, tiene hoy 20 productos y genera alrededor de 150 empleos directos. Sus ventas superan los US$25.000 mensuales.

La iniciativa provino de dos ingenieros industriales de 19 y 21 años, que arrancaron haciendo maquila y vendiendo los productos a grandes compañías exportadoras. A pesar de que les iba bien, el gran sueño de estos palmireños era crear su marca propia para exportar directamente. Para ello necesitaban un plan de negocios y experiencia en mercadeo, elementos con los que no contaban. Fue entonces cuando buscaron apoyo en el progarama Jóvenes Emprendedores Exportadores.

Gracias a JEE, cristalizaron su idea de negocio y ganaron credibilidad. En 2001 obtuvieron el segundo puesto en gestión exportadora, otorgado por el Ministerio de Comercio Exterior: "La ayuda del Ministerio fue fundamental para ganar credibilidad y agilizar los trámites de exportación. JEE nos conectó con personas clave en Proexport y la fundación Carvajal", afirma Andrés Fernando González, fundador de Colfood. "El programa nos dio apoyo logístico para hacer la negociación internacional y, por eso, le debemos el buen desarrollo de nuestra empresa", asegura Julio Bayona, fundador y gerente comercial de la compañía.

Desde entonces, Colfood crece rápidamente y consolida su marca y producción en Estados Unidos. A mediano plazo, quiere abrir su mercado en Europa y montar una planta de procesamiento atendida por desplazados en el Valle del Cauca.

Otro caso interesante es el de María Margarita Mesa, quien desde su casa en Medellín elabora didácticos muñecos de trapo para exportar. Los muñecos artesanales que simbolizan 14 culturas han servido a educadores y psicólogos como material pedagógico en varias ciudades de Estados Unidos.

Amamanta Family, como se llama la compañía, contaba en 1998 con un innovador producto y empleaba a 40 madres cabeza de familia en la fabricación de muñecos. A pesar de lo anterior, esta paisa emprendedora no tenía financiación ni las herramientas para hacer la gestión de mercadeo. Fue entonces cuando se enteró del programa JEE y decidió participar.

En 2000, su propuesta fue seleccionada como un ejemplo generador de empleo entre madres de familia. La Incubadora de Antioquia y el Ministerio de Comercio Exterior le ayudaron a capacitarse y a elaborar su plan de negocios. Gracias al apoyo del programa, pudo vender su producto.

Aunque hoy sus ventas no superan los $3 millones mensuales, Margarita ya ha exhibido con éxito sus muñecos en varias ferias internacionales y va para adelante demostrándole al país que si se tiene una idea innovadora, incluso en un nicho difícil y pequeño, es posible abrirse mercado.

El programa JEE ha demostrado ser clave para impulsar a los jóvenes a desarrollar empresas. Por lo anterior, el nuevo gobierno decidió mantener esta iniciativa, que ha sido liderada por el Ministerio de Comercio Exterior. Las metas son reducir el desempleo en Colombia y ampliar el campo de acción del programa, para que también tengan cabida los emprendedores que atiendan el mercado local.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.