| 5/11/2007 12:00:00 AM

GEM: Así es el emprendimiento

Colombia ingresó al grupo de países que miden anualmente el estado del emprendimiento, a través de un proyecto conjunto que adelantan las universidades del Norte, los Andes, Icesi y Javeriana de Cali.

Colombia ocupa el segundo lugar entre los 42 países donde se mide la tasa de creación de empresas, según el estudio Global Entrepreneurship Monitor -GEM-. Para 2006, el 22,4% de los habitantes de Colombia (entre los 18 y 64 años de edad) había iniciado una empresa que tenía en ese momento menos de tres años y medio de vida. Pero la calidad de estos emprendimientos es muy variable por diversos factores.
 
Por ejemplo, el 39% de estas nuevas empresas corresponde a lo que el GEM denomina "empresas creadas por necesidad", que surgen como respuesta a la falta de alternativas y carencia de empleo productivo que enfrentan los emprendedores. Este tipo de emprendimientos se caracteriza por tener bajos niveles de inversión inicial, baja diferenciación en el mercado y baja rentabilidad.
 
Solo el 61% de las nuevas empresas en el país corresponden a emprendimientos "de oportunidad", es decir, aquellos que surgen porque el emprendedor ha identificado una posibilidad en el mercado y la ha aprovechado.

El Global Entrepreneurship Monitor se ha convertido en el estándar para la medición del estado del emprendimiento en el mundo, siendo el primer esfuerzo de este tipo. Se trata de un estudio de amplio alcance que mide el porcentaje de la población de un país que se involucra en actividades de emprendimiento e identifica el tipo de empresas que resultan de este esfuerzo.
 
El estudio, que es coordinado mundialmente por Babson y London Business School, dos de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo, es realizado en Colombia a partir del año 2006 por un consorcio conformado por las facultades de administración de la Universidad del Norte, de Barranquilla; la Universidad de los Andes, de Bogotá; y las Universidades Icesi y Pontificia Universidad Javeriana, de Cali.
 
Los hallazgos del estudio ofrecen una visión actualizada del estado del emprendimiento en Colombia y permiten comparar el país con las tendencias mundiales. El informe GEM será presentado en Bogotá el 30 de mayo próximo y podrá descargarse en www.gemcolombia.org.

¿Cómo medir el emprendimiento?
En la economía moderna, la fuente central de creación de riqueza es la creación de empresas. Los países donde se crean más y mejores empresas tienen un ingreso per cápita superior a aquellos donde se crean menos. El grado de desarrollo económico de un país está ligado a la calidad de las empresas creadas.

Todo esto resulta intuitivamente cierto, pero antes no era fácil demostrarlo, debido a la falta de información. El Global Entrepreneurship Monitor, que comenzó a realizar sus mediciones en 1999, ha permitido verificar empíricamente estos principios y hoy ofrece una guía para que los gobiernos y las sociedades enfoquen sus energías hacia la creación de empresas y los emprendimientos de mayor calidad.

El estudio GEM es resultado del trabajo de una sólida red académica internacional. Esta red cuenta hoy con más de 97 universidades o centros de investigación en el mundo y más de 250 personas entre investigadores, docentes y personal de apoyo. La magnitud de este esfuerzo indica la importancia que tiene hoy el tema del emprendimiento en el mundo. La medición se realiza anualmente.

Se caracteriza por una metodología rigurosa que permite obtener datos confiables en cada país. En Colombia se realizó una encuesta con 2.000 observaciones, una muestra de tamaño sustancial. Esta es necesaria para avanzar en el conocimiento sobre el impacto de las nuevas empresas y su relación con temas como el cierre de empresas, la generación de empleo, las posibilidades de expansión de mercados, las exportaciones y el nivel de innovación.

La investigación incluye tres actividades: una encuesta entre la población adulta del país; una serie de entrevistas a expertos nacionales en creación de empresas; y la obtención de información de fuentes secundarias relacionadas con variables socioeconómicas de los países.

Colombia frente al mundo
Uno de los índices más importantes es la tasa de creación de nuevas empresas (Total early-stage entrepreneurial activity -TEA-), que mide los niveles de actividad en emprendimiento a través de las empresas nacientes (start ups) y las empresas jóvenes (empresas de menos de 42 meses de edad o baby businesses).
 
Según este indicador, Colombia ocupó en 2006 la segunda posición entre todos los países analizados, con una tasa del 22,48%, después de Perú, que tiene una tasa del 40,15%. Este desempeño debe ser puesto en perspectiva, pues viene acompañado por uno de los porcentajes de cierre de empresas más elevados del mundo, de 10,52%, solo superado por India, cuya tasa de cierre de empresas de 15,02%.

El comportamiento de Colombia hace parte de un patrón mundial en la relación entre emprendimiento y grado de crecimiento económico. El GEM ha identificado que los países con un PIB per cápita similar tienden a presentar niveles similares de actividad emprendedora, cuyo comportamiento sigue una forma de U: son altos en los países de menor ingreso, se reducen en los países de ingreso medio, y luego vuelven a crecer en los países de ingresos altos. (Gráfico 1)

A bajos niveles de ingreso per cápita, la estructura industrial se caracteriza por la presencia de muchas empresas pequeñas. Este comportamiento sigue una dinámica caracterizada por el emprendimiento por necesidad, pues los tamaños pequeños de las economías implican que hay pocas oportunidades de empleo y la gente debe buscar soluciones por su cuenta.
 
A medida que el ingreso per cápita aumenta, la industrialización y las economías de escala permiten que las compañías grandes satisfagan la demanda de estos mercados en expansión y ellas se convierten en fuertes generadoras de empleo, lo cual reduce el número de personas que necesitan convertirse en empresarios.
 
Luego, cuando los países experimentan mayores aumentos del ingreso per cápita, la importancia del emprendimiento vuelve a aumentar, pero esta vez tiene un carácter diferente. La fortaleza del ambiente económico hace que más individuos tengan más recursos para ingresar en negocios por ellos mismos, buscando explotar oportunidades que se abren en el entorno. En ese momento, se trata de un emprendimiento que tiene altos niveles de calidad.

El reto de desarrollar la creación de empresas en un país como Colombia consiste, entonces, en aprovechar el espíritu emprendedor y abierto a la toma de riesgos que se presenta porque un amplio porcentaje de la población enfrenta oportunidades limitadas, y canalizarlo hacia el desarrollo de empresas de mayor calidad e impacto, que tengan mejores posibilidades de sobrevivir y crecer.

¿Cómo se evalúan las posibilidades de Colombia desde esta perspectiva? En general, si bien el emprendimiento en el país ocurre dentro de grandes limitaciones, se debe destacar que su alta TEA es un hecho positivo (Gráfico 2). Es probable que esta tasa esté relacionada con los altos niveles de informalidad que existen en el país, pero revela una fortaleza del espíritu emprendedor.
 
Es decir, los colombianos muestran una predisposición a luchar por su supervivencia económica a través del emprendimiento, que podría ser superior a la de otros países que tienen niveles de desarrollo similares. La materia prima para el emprendimiento parece ser abundante en el país. (Gráfico 3).

Hay otras señales de fortaleza. Si bien se observan altas tasas de fracaso, también se presentan porcentajes de supervivencia que se destacan en el contexto internacional. Con un porcentaje de 10,41%, Colombia ocupa el octavo lugar en el índice de empresas establecidas. Uno de cada diez adultos es propietario parcial o total y participa en la administración de una empresa que ha estado en operación al menos por 42 meses.
 
Si, durante los próximos tres años, se lograra la supervivencia de un buen porcentaje de las empresas creadas por los casi seis millones de individuos adultos entre 18 y 64 años que, según el TEA, están creando empresa, la población empresarial colombiana crecería significativamente. El camino para el desarrollo del emprendimiento en Colombia estaría en aprovechar las fortalezas de los emprendedores, para desarrollar más y mejores empresas.

Quiénes hacen empresa
Los emprendedores en Colombia son jóvenes. El análisis de edades del TEA revela que el 26,6% de las personas en el rango de 25 a 34 años, ha creado empresa. Aquí, Colombia presenta el segundo valor más alto de TEA en el mundo, si bien tanto en los países de ingreso medio como en los de ingreso alto la situación tiende a parecerse, pues en las franjas entre 25-34 y 35-44 años se unen los mayores porcentajes de creadores de empresas.

En cuanto a los niveles de educación de los emprendedores colombianos, el GEM muestra que estos son relativamente altos. El 2,7% de ellos tiene estudios de postgrado, el 29% estudios universitarios, el 20,9% estudios técnicos y el 36,4% estudios de secundaria.
 
Al comparar estos resultados con los datos generales de educación en Colombia, se percibe que quienes están en el proceso de creación de empresas se ubican en los niveles de mayor educación en la población. Esto puede indicar que las mayores coberturas de educación logradas en las últimas dos décadas están arrojando grandes volúmenes de personas que se estrellan en el mercado laboral con una ausencia de oportunidades de empleo, y esto les lleva a crear sus propias empresas.

Por otra parte, los niveles de educación relativamente altos podrían indicar que entre los emprendedores se encuentra un capital humano capacitado y predispuesto a aprovechar oportunidades para elevar los niveles de calidad y las tasas de supervivencia de sus emprendimientos.
 
En cuanto a la motivación, la gran mayoría de emprendedores en los países GEM manifiesta que lo hacen persiguiendo una oportunidad, siendo Dinamarca el país con las mejores tasas. De sus emprendedores, sólo el 3,6% lo hace por necesidad. Mientras tanto, en el caso de Colombia, este porcentaje fue del 38,9%, situándose en la posición 36 entre los 42 países GEM.

Frente a los sectores productivos, en los cuales los emprendedores desarrollan sus empresas, GEM muestra que en Colombia el porcentaje de nuevas empresas dedicadas a los sectores de transformación (construcción, manufactura, transporte, ventas al por mayor) es superior a la media de los países de nivel similar de ingreso y a la de los países de ingreso alto.
 
Los porcentajes dedicados a los sectores de comercio u orientados al consumo, o a los sectores de servicios de negocios (donde el consumidor es principalmente otro negocio), son inferiores a los usuales en países con niveles de ingreso similares. (Gráfica 4).

En materia de innovación, se destaca el hecho de que el 19,35% de las nuevas empresas colombianas presentan indicios de estar introduciendo productos innovadores. Con esta tasa, Colombia se sitúa en la posición 21.

Por su parte, el 3.83% de los emprendimientos colombianos presentan la posibilidad de lograr una profunda expansión de mercados gracias a su capacidad de alterar las estructuras de éstos, con lo cual Colombia se ubica en la octava posición. En este indicador, Emiratos Árabes Unidos presenta los mejores resultados.

Respecto a la generación de empleo, el 23,63% de los emprendedores colombianos estiman poder crear al menos 10 puestos en el próximo lustro. Esta tasa ubica a Colombia en la séptima posición, mientras que el conjunto es liderado por Rusia (70,59%) y Emiratos Árabes Unidos (48,29%).

En cuanto a la presencia internacional, el país presenta un importante rezago. El 21% de las nuevas empresas reporta tener entre el 1% y 75% de sus clientes en el exterior, lo que ubica al país en la posición 34 entre los 42 miembros del grupo. Entre tanto, República Checa, Canadá, Alemania y Estados Unidos son los países con mayor cantidad de nuevas empresas con clientes en el exterior.

Cómo se financian
Uno de los temas de mayor interés es el que se refiere a la forma como se financian las nuevas empresas en el país. Los emprendedores colombianos reportaron que el monto promedio requerido para la creación de una empresa es de $58 millones en promedio.
 
Pero esa media esconde grandes diferencias, pues el valor más frecuente en la distribución es bastante más bajo, de $5 millones. Cerca del 90% de los emprendedores reportó que requirieron montos de financiación inferiores a la media de $58 millones. Cuando se recorta el rango de valores y se sacan los puntos extremos en la distribución, se obtiene una media de $21 millones requeridos para el montaje de una empresa, mientras que la media para todos los países es de US$65.000.

GEM ha encontrado que los inversionistas informales u ocasionales son esenciales para una sociedad emprendedora. En las naciones participantes en el estudio en 2006, se encontró que 208 millones de inversionistas informales proporcionaron US$600.000 millones para financiar emprendimientos.
 
Esta cifra es muy elevada cuando se la compara con los US$ 37.300 millones invertidos en el mismo período por las fuentes clásicas de capital de riesgo. Los inversionistas informales son el motor del emprendimiento en el mundo. Cuando se suma el dinero proporcionado por los propios emprendedores y el dinero proporcionado por los inversionistas informales, se encuentra que estos recursos equivalen al 3,9% del PIB combinado de los países analizados.

El 6,9% de los encuestados en los últimos tres años ha invertido para la creación de una empresa. El promedio de la inversión es de casi $11 millones, mientras que el valor más frecuente en la distribución es cercano a $2 millones. El 87% de los inversionistas informales en Colombia hace aportes inferiores al valor promedio, lo que indica que este promedio esconde una fuerte desigualdad en los aportes de los individuos.

En síntesis, GEM abre las puertas a un nuevo panorama para comprender el alcance del emprendimiento en Colombia.

Con esta información y la futura, se podrán entender mejor los efectos de las políticas públicas de los cambios en el entorno, sobre el nivel y la calidad de la actividad de creación de empresa en Colombia frente al mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?