| 12/10/2010 12:00:00 AM

En la onda verde

Muy pocos emprendedores en Colombia se pueden dar el lujo de tener a Inverargos como socio y al próximo presidente de Bancolombia en su Junta. Contreebute es una firma de jóvenes antioqueños que vende servicios ambientales. ¿Qué tiene de interesante?

A 500 metros del puente de Guayaquil sobre la Avenida del Río, en Medellín, hay una estructura nueva. Con sus 11 metros de altura, esta extraña figura que termina en un manojo de filamentos enormes podrá ser muy importante en el futuro. Se trata del primer Eco árbol 'plantado' por Contreebute, una firma de jóvenes emprendedores antioqueños. El mayor tiene 31 años.

"Cada Eco árbol está equipado con tecnología capaz de purificar aire a una tasa de 25.000 m3 por hora, equivalente a lo que respiran 60.000 personas en un día", dice Esteban Betancur, gerente de Contreebute. El objetivo de cada árbol es el de generar un efecto purificador en un radio de 80 metros.

Pero no se trata solo de una cruzada medioambiental. Es un negocio. Contreebute encontró que podía vender publicidad en las pantallas que están en los costados del árbol y con ello financia su instalación y hace una utilidad. El primer árbol ya tiene anunciantes que quieren estar al lado de un producto verde como el que estos empresarios ofrecen.

El próximo año la 'plantación' ambiental crecerá, pero no a ritmos desaforados: dos árboles en Medellín y uno en Bogotá. Pero esto no es un problema porque no es el único producto de la empresa.

En noviembre de 2009 empezaron un programa de siembra de bosques nativos para cuidar nacimientos y cuencas que abastecen acueductos municipales. Lo financian con los clientes de Almacenes Éxito, que pueden canjear sus puntos por árboles que Contreebute siembra en varios municipios del oriente antioqueño. Este año sembraron 120.000 árboles, en un proceso verificado por la auditora internacional Deloitte.

Antes de tener el asunto con el Éxito andando, los socios habían empujado la venta de certificados de bosques en estaciones de gasolina. Esteban Betancur, Manuel del Corral, Juan Luis Botero, Carlos Velásquez, Juan Camilo Viana y Andrés Mesa, literalmente se pusieron sus camisetas para ofrecer su producto.

Ahora, con la nueva dimensión, la siembra les permite hacer una jugada a varias bandas. De un lado, ganan en efectividad ambiental y social porque los municipios donde plantan los bosques protectores tienen una gran riqueza hídrica y han sido golpeados por la violencia. Además, consiguen un efecto educativo. "Ayuda a que las comunidades reconozcan y cuiden su riqueza ambiental", dice Juan Camilo Viana.

La compañía se encuentra en una etapa de crecimiento. Este año venderá más de $400 millones -tres veces más que el año pasado- y espera duplicar las ventas para 2011.

Su historia y sus socios

Contreebute ofrece varias lecciones que la hacen muy llamativa. La primera es la paciencia. Todos los accionistas han capitalizado permanentemente la empresa y saben que hay que dar tiempo para que el negocio vaya poniendo su contabilidad en negro.

La segunda es la capacidad de repensar la empresa. En 2006, como estudiantes universitarios, los socios diseñaron a Contreebute alrededor de un esquema de titularización de bosques comerciales, de los que extraerían madera para pagar la inversión. Con ese modelo, Andrés Mesa y Juan Camilo Viana se ganaron un premio de planes de negocios de la Andi.

Sin embargo, en la sesión de premiación conocieron a Duane Roth, presidente de la organización internacional Connect, que había sido invitado como ponente para contar sobre su operación, que ha puesto en marcha más de 2.000 empresas en San Diego, California. Les sugirió vender el producto ambiental y no el de la madera. En ese momento, convencidos por la sugerencia del experto, cambiaron completamente su modelo de negocio.

La tercera es la importancia de tener expertos en las empresas nuevas. Con el premio de la Andi, venía también una mentoría de ejecutivos extraordinarios que entraron a la junta directiva. En 2007, los jóvenes tenían en su directorio a Ricardo Sierra Moreno, a Juan Manuel y a Luis Javier del Corral, tres miembros de las juntas más importantes del Grupo Empresarial Antioqueño.

Con ellos a bordo, diseñaron un plan para interesar a Inverargos en la compañía. En agosto de 2009, esta holding de inversiones tomó el 20% de participación en la empresa. Pero más importante que el dinero, con la inversión llegaron otros dos pesos pesados a la junta de Contreebute: Carlos Raúl Yepes, nombrado presidente de Bancolombia, y Ricardo Andrés Sierra, vicepresidente de Argos.

Con el entusiasmo de sus fundadores y con la visión de los mentores, Contreebute le apuesta a alcanzar el éxito en el campo de la conservación ambiental, un área de negocios que necesita corazón y buena vista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?