| 4/2/2004 12:00:00 AM

En ambiente puro

Con la fabricación de equipos para controlar la contaminación ambiental, Carlos Flórez creó una exitosa empresa que exporta sus productos a más de doce países.

Aunque un emprendedor es innovador por naturaleza, algunos son más innovadores que otros. Carlos Flórez está convencido de que el éxito solo se consigue cuando permanentemente se desarrollan productos nuevos. En 1984, luego de graduarse en biología y haber trabajado en la empresa familiar de equipamiento de laboratorio, Flórez y su padre decidieron montar 'C4 Control de Contaminación', que fabrica equipos para el control de la contaminación ambiental.

"Nuestra intención fue fabricar equipos para proteger a las personas, el ambiente y los productos", afirma. Muchos de ellos no se fabricaban en el país y se importaban a costos muy altos, lo cual los hacía inalcanzables para muchas empresas. La idea de Flórez de producirlos en el país tenía una buena probabilidad de éxito, pues podría ofrecer esos productos a mejor precio.

No obstante, el proyecto implicaba un gran esfuerzo pues había que aprender desde el principio cómo elaborar los equipos. Para eso, Flórez decidió capacitarse en soldadura, pintura, metalmecánica y ventilación, entre otros, por lo que hizo varios cursos y visitó fábricas similares en Estados Unidos y Brasil. "Al principio yo hacía todo, desde vender hasta soldar, poner tornillos, comprarlos, etc.", cuenta.

Tanto, que la empresa solo tenía un empleado, él.

Sin gran capital inicial, tocó una a una las puertas de los clientes del laboratorio familiar, donde antes trabajaba, para ofrecerles sus productos. No era una labor fácil pues no solo había que vender sino, además, convencer a los clientes de que le extendieran anticipos para financiar la fabricación de los aparatos.

En la etapa inicial del negocio vendía un equipo al mes. Poco a poco, empezó a ver crecer su mercado, por lo que aumentó su planta de personal. Ya tiene departamentos especializados en soldadura, pintura y desarrollo y amplió su portafolio de productos.

Luego se asoció con su esposa, quien se encargó de dirigir la incursión de la empresa en nuevos mercados. Esto requirió una intensa labor de visitas a otros países, congresos y ferias comerciales. Para exportar, modificaron los productos para que resistieran el transporte.

Así, C4 pasó de ser una empresa de producción en laboratorio a una de producción industrial. La empresa se transformó en una firma de ingeniería que, además de aparatos, ofrece soluciones a la medida para una gran variedad de usos. El 50% de sus ventas proviene de los proyectos de ingeniería.

Hoy tiene más de 60 empleados y ofrece sus productos a multinacionales farmacéuticas y empresas como Ecopetrol, Universidad de Antioquia y Bavaria, entre otras. Las exportaciones representan el 30% de sus ventas y sus productos llegan a más de doce países, como Estados Unidos, Chile y Ecuador. Además, exporta sus proyectos de ingeniería a Ecuador.

En 2003, la empresa recibió la medalla Santiago de Cali por su labor emprendedora, generación de empleo y orientación hacia las exportaciones por parte del Presidente de la República, Alvaro Uribe.



Innovacion constante

¿Cuál ha sido la clave de su éxito? El empresario caleño tiene varias fórmulas. "Saber mucho del tema en el que uno se va a meter, ser persistente con las ideas y buscar algún tipo de apoyo financiero. También formar un equipo humano comprometido y que vaya a la vanguardia. Ser innovadores", sostiene.

La empresa se orientará claramente hacia el mercado internacional. Aunque sus precios son más reducidos que los de otros países, también debe enfrentar la competencia de firmas del primer mundo. Para encararla, se defiende con producción a la medida. "Nosotros no hacemos productos comerciales. No se venden porque tengan mucha demanda, sino porque nosotros hacemos que se vendan. Creamos mercado y creamos la necesidad en el cliente de propiciar un ambiente en el que se controle la contaminación".

Así, con productos a la medida, diseñados para un segmento en expansión -el de equipos amigables con el medio ambiente-, este empresario está listo para iniciar su etapa de crecimiento internacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?