| 7/23/2004 12:00:00 AM

El show debe continuar

Después de apostarle todo a un negocio de internet, PEP encontró el éxito en la logística y asesoría para eventos y promociones.

Como cientos de emprendedores que vieron en la burbuja de internet el camino para convertirse en empresarios, Diego Montañez, Hernán Cortés y Carlos Andrés Montes decidieron poner sus ahorros y sus ilusiones en un portal para recibir los pedidos de servicios a domicilio para restaurantes de comida rápida. Pidamos.com nació en enero de 2000 y muy pronto lograron convencer a clientes como Randy's, Charlie's Roastbeef, Pizza Hut y Archie's de utilizar sus servicios.

Sin embargo, un año después y con cerca del 80% de los restaurantes de comida rápida representados en su portal, solo daban pérdidas. "Estábamos confiados en que el negocio era la publicidad y, aunque teníamos publicidad, no hacía el volumen que esperábamos", recuerda Cortés. Por eso, aunque cobraban un porcentaje por domicilio entregado, esta suma tampoco cubría los costos fijos de la compañía.

En enero de 2001, tuvieron la suficiente visión para poner a hibernar el portal de domicilios y hacer un rápido giro para aprovechar una de sus mayores fortalezas: el servicio al cliente, concretamente, en el manejo de eventos. Sin embargo, no fue fácil. La primera puerta que tocaron fue la de ETB y, después de una ardua labor de convencimiento, lograron que les entregaran un pequeño evento en la Universidad San Buenaventura para promocionar el servicio de internet entre los estudiantes. El éxito del evento fue tal, que ETB les propuso que le manejaran 14 eventos más en Bogotá. "Desarrollamos un juego de golfito para que los estudiantes se acercaran y así poder mostrarles el producto", recuerda Montañez. Cuando terminaron el contrato en Bogotá, les pidieron que organizaran el juego nacional. Así empezó a montarse la estructura de lo que es hoy Pidamos Eventos & Promociones, Pep.

Como recuerda Montes, "si bien no se ganaba plata, tampoco se perdía. Se pagaba la gasolina y el arriendo". Esa primera incursión como empresarios fue dura. Montañez y Cortés, que se dedicaron de lleno a la empresa -Montes seguía empleado-, no recibían sueldo, y la empresa se mantuvo con la venta de los carros y préstamos familiares.



El despegue

El contrato con ETB fue decisivo para que cambiara el balance de la empresa. "El voz a voz en este negocio es impresionante por la alianza entre las empresas, las agencias de publicidad y la relación entre los gerentes de mercadeo. Lo que hicimos con ETB nos abrió las puertas del negocio", recuerda Cortés.

Su segundo gran cliente fue Publicar, que los sacó de las universidades y los llevó a organizar eventos en la plaza pública. Con ellos montaron la logística del "Buscatón", una campaña con la que Publicar quería mejorar el conocimiento de sus directorios sectoriales. PEP quedó encargada de llegarle a un millón de hogares con volantes y de organizar los shows y los concursos públicos entre los residentes de las distintas localidades para que se familiarizaran con los directorios.

Luego, vino la organización de promociones y, también, la vinculación de un nuevo socio a la compañía, que conoció a los tres emprendedores como proveedores. Julio Andrés Silva trabajaba en mercadeo en Publicar y sabía que un gerente de marca necesitaba un proveedor que se encargara del casting de las modelos, los vestidos, la preparación del material, la consecución de los permisos y, en general, la logística de los eventos y las promociones. En otras palabras, lo que hace PEP. Por eso, se vinculó a la compañía en 2002.

El éxito con ETB y Publicar les abrió las puertas, y a la fecha han organizado la logística de eventos como 'Bon Bon Bum te lleva a Bacilos a tu colegio' o de promociones como los maletines Benetton que entregó ExxonMobil, para el cual tuvieron que empezar por manejar el inventario y colocar los maletines en las estaciones de la gasolinera por todo el país.

PEP, que empezó con 3 empleados (dos de ellos socios) cuando era un portal de internet, hoy tiene 25 empleados en Bogotá y 20 más en el resto del país, y sus cuatro socios ya están trabajando de tiempo completo en la empresa (Montes se vinculó este año).

Además, creó una nueva empresa de arquitectura corporativa en diciembre de 2003, Grupo Xigma, que se encarga de la producción de stands, mostradores y demás mobiliario que se requiere en todo tipo de eventos. La empresa arrancó con pie derecho, pues se encargó de la reseñalización del puente aéreo de Avianca, en Bogotá.

Los planes a futuro son ambiciosos. Tienen en mente crear un sello discográfico, convencidos de que una empresa pequeña y de nicho tiene grandes posibilidades de sobrevivir en el mercado, y en septiembre arrancan con Xigma Constructor, una empresa que construirá 24 apartamentos en el norte de Bogotá.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?