El salto de la rana

| 7/26/2002 12:00:00 AM

El salto de la rana

Aunque joven y pequeña, Tecnologías Frog ha demostrado que en Colombia se puede desarrollar tecnología con estándares internacionales.

Desde niño, Jorge Ramírez soñó con tener una fábrica de inventos. Hoy, puede decir que ha realizado su sueño. Con tan solo 25 años y después de cinco de esfuerzo y dedicación, este antioqueño tiene hoy una innovadora empresa que diseña y desarrolla, con un sistema operativo propio, hardware y software para el mercado colombiano: Tecnologías Frog S.A.



Aunque solo ha realizado una venta, Frog ya tiene interesantes perspectivas de negocios con clientes importantes como Almacenes Exito, que le ve potencial a la compañía: "La tecnología de Frog es buena, segura y tiene mucho diseño. Además, sus precios son muy atractivos", dice Luis Alberto Martínez, administrador de negocios de Virtual Exito en Medellín. Por su lado, Café 100%, compradora de la primera máquina Frog, garantiza que la compañía ofrece buenos estándares de precio y calidad: "Yo busqué en Europa y Estados Unidos, pero me la jugué por Frog, pues me ofrecieron las mejores condiciones de precio y desarrollo tecnológico", afirma Diego Arango, gerente de Café 100%.



La tecnología que ofrece Frog está diseñada para optimizar la operación de aplicaciones basadas en internet. La máquina es muy económica, gracias a que sus proveedores le venden barato y a que la compañía tiene pocos gastos. Pablo Carvajal, gerente de la multinacional de publicidad DDB, que le hace el mercadeo, opina que "los productos Frog son un gran paso en tecnología en Colombia como dispositivos didácticos, económicos y de alto rendimiento".



Frog tiene el respaldo de la incubadora de Antioquia y opera en conjunto con 7 empresas de Taiwan. La compañía cuenta con una representante en ese país, a quien le envía sus diseños de hardware. En Taiwan realizan la producción de estos diseños (teclados, pantalla...) y luego, en Medellín, un equipo de jóvenes ingenieros desarrolla el software y lo ensambla con el hardware en una sola unidad.



Encontrar un proveedor que produjera el hardware para Frog fue una labor de espionaje que duró más de un año. Tuvieron que investigar en internet empresas que fabricaran hardware con buena calidad, ganar su credibilidad y asegurarse de que el precio que pedían fuera accesible.



El desarrollo de la empresa ha sido lento pero seguro, pues aunque desde 1997 Ramírez le ha estado trabajando al negocio, hace escasos dos años se constituyó la sociedad y tan solo en febrero de este año empezó a ofrecer los productos: "Hemos dado pasos lentos, pero firmes, pues queríamos partir de hechos concretos y no de promesas a futuro", dice Juan Nicolás Peláez, gerente de Frog.



Gracias a un préstamo del Sena, Frog arrancó. Inicialmente, Ramírez pensó en trabajar para venderles a los grandes de internet como Microsoft y StarMedia, pero la coyuntura lo hizo cambiar de parecer. "Yo nunca me imaginé que llegaría al consumidor final, pero cuando el boom de internet se vino al piso en 1998, decidí hacer mi propio negocio", dice Jorge Ramírez, fundador de la compañía.



Los productos



Las máquinas Frog pueden ser públicas o privadas, según la necesidad particular de la aplicación. La pública busca la masificación de tecnología y puede ser del interés de supermercados o centros comerciales, como medio de mercadeo y publicidad. Al ser colocada en espacios públicos y gracias a que cuenta con teclas de acceso directo, les sirve a los consumidores para obtener información de los productos, consultar precios y hacer las compras rápidamente. La privada se puede personalizar de acuerdo con las necesidades de la empresa, pero todavía no está totalmente desarrollada.



La máquina tiene una plataforma de software y hardware muy sólida. Por su teclado plano, las teclas no se bloquean y son resistentes al sol, a los líquidos y al vandalismo. La máquina trabaja con CD y no con disco duro, por lo que es inmune a los virus, y se puede encender o apagar remotamente, explica Ramírez.



El principal obstáculo que ha tenido que enfrentar la compañía es la falta de credibilidad de la gente en un producto de industria nacional: "Ha sido difícil hacerle creer a la gente que desarrollamos tecnología no en Estados Unidos, ¡sino en Medellín, Colombia!", dice Ramírez. En agosto, Frog espera potenciar sus ventas en supermercados y centros comerciales. El próximo año busca fortalecerse en el mercado local y lograr estabilidad de sus costos operativos. A más largo plazo pretende incursionar en América Latina.



La experiencia de Frog demuestra que un proceso de maduración, especialmente el de una empresa de desarrollo y operación de tecnología propia, requiere tiempo y dedicación. La compañía tiene ahora el reto de explotar todo este potencial para crecer y capturar mercado.



Juan Nicolás Peláez, gerente, y Jorge Ramírez, fundador de la compañía, han logrado ganar credibilidad de la gente en la tecnología colombiana.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.