| 6/25/2010 12:00:00 PM

De empresario a emprendedor

Al acercar a los ejecutivos de las empresas más emblemáticas de Antioquia con los emprendimientos más promisorios de la región, el programa de voluntariado, diseñado por Proantioquia busca aumentar el número y la calidad de nuevas compañías.

De acuerdo con el Global Entrepre-neurship Monitor (GEM), el 99% de las empresas legalmente constituidas en el país son Mipymes, lo que deja en evidencia el exiguo crecimiento de la estructura empresarial colombiana y el arribo y desarrollo de nuevos sectores productivos. Si además se considera que algunos de los principales obstáculos para el crecimiento de las empresas en Colombia son la falta de capital de trabajo para la producción, la dificultad para acceder a mercados, la baja gestión comercial estratégica y la falta de reconocimiento y de posicionamiento de sus marcas, se observa que el entorno nacional ofrece un panorama complejo y necesitado de respuestas certeras. Fue por todo esto que la Fundación para el Progreso de Antioquia (Proantioquia) diseñó en 2007 el proyecto de Voluntario Empresarial para el Emprendimiento.

Gracias a esta iniciativa, una red de reconocidos ejecutivos pertenecientes a empresas bandera de la región pone su experiencia y conocimiento al servicio de las nuevas compañías.

Estos voluntarios donan su tiempo para asesorar y guiar el desarrollo de ideas de negocios, en un modelo en el cual los emprendedores tienen acceso a nuevos contactos comerciales y pueden confrontar el grado de madurez de sus productos frente a las expectativas del mercado. Así mismo, cuentan con la posibilidad de hacer contactos con posibles inversionistas y de formular actividades comerciales bajo un prisma estratégico, en un servicio sin costo alguno.

Los mentores aportan orientación, ánimo y consejo como ayuda al desarrollo, tanto del emprendedor como de su negocio. Los voluntarios trabajan, además, en conjunto con el nuevo empresario para asegurar que su negocio tenga las mejores oportunidades de consolidarse en el mercado.

De esta forma, el proyecto busca aumentar en forma sistemática el número y la calidad de nuevos emprendimientos, al igual que de las jóvenes empresas en sectores dinámicos de la economía. Para el efecto, colabora con los emprendimientos de alto potencial y los apoya en la evaluación del negocio, durante la definición de temas estratégicos y a la hora de evaluar las decisiones de la puesta en marcha y de las primeras acciones comerciales.

EL PROCESO

El proceso comienza con una fase de selección, en la que las instituciones y los programas de apoyo al emprendimiento se convierten en la principal fuente para detectar proyectos promisorios. Se privilegian aquellos que demuestren capacidad de trabajar con equipos multidisciplinarios y que pertenezcan a sectores estratégicos para el desarrollo de Antioquia: salud, diseño, nuevos materiales, software, TIC, energía, cultura y bioalimentos. Los proyectos escogidos deben tener, además, un plan de negocio claro, proyección internacional y un diagnóstico certero en cuanto a qué áreas necesitan apoyo.

El proceso continúa con una fase de preparación, en la que los emprendedores se alistan para presentar su proyecto ante los empresarios e inversionistas. Allí deben exponer la empresa y su modelo de negocio ante expertos en comunicación, empresarios y emprendedores, actores que posteriormente ofrecen retroalimentación.

Luego se pasa a la fase de presentación, en la cual el proyecto es exhibido ante empresarios, entidades de apoyo al emprendimiento, medios de comunicación y personas interésadas en las empresas. En esta fase se selecciona el empresario que acompañará cada emprendimiento, se definen las metas puntuales del emprendedor, al tiempo que se programan reuniones periódicas de trabajo y de seguimiento. En ellas se busca crear estrategias de proyección, solucionar problemas del modelo de negocio y generar contactos comerciales.

El seguimiento es continuo y se hace directamente entre emprendedor y voluntario. Cada mes se contacta al emprendedor para establecer cómo ha sido la dinámica de trabajo.

A la fecha, el programa ha acogido 51 emprendimientos y más de 120 emprendedores; así mismo, seis empresas han concluido el programa, cumpliendo con las metas propuestas, y actualmente hay 33 empresas en el proceso.

De igual forma, se han integrado voluntarios como Juan Carlos Mora, vicepresidente de riesgo de Bancolombia; Juan Guillermo Vélez, vicepresidente de internacionalización de UNE; Juan Pablo Nicholls; vicepresidente internacional del Grupo Nacional de Chocolates; Luis Carlos Amaya, gerente regional de banca empresarial y de gobierno de Bancolombia; Manuel Fajardo, gerente administrativo de Isagen; Omar Vargas, gerente de Siemens y Santiago Acosta, gerente de innovación del Grupo Mundial, entre otros. También se han hecho avances a propósito de la dinámica comercial, logro que ha permitido a las empresas participantes registrar crecimientos (ver tabla de resultados).

Por otra parte, el voluntariado se ha consolidado como una oportunidad para que los emprendedores disminuyan el tiempo en la curva de aprendizaje y tengan contacto directo con interlocutores de grandes trayectorias empresariales. "Nuestra empresa ha obtenido un fortalecimiento en todos los niveles. Hemos recibido pautas fundamentales que nos han permitido consolidar aceleradamente el portafolio de productos y servicios que hoy tenemos y nos permite ver un horizonte más claro con respecto a su comercialización", señala Ana María Lotero, del emprendimiento Zona Verde.

A pesar de los buenos resultados, el modelo presenta desafíos, especialmente en términos de la continuidad de algunos acompañamientos, de las dificultades para acceder a capital de trabajo y de la internacionalización de las empresas. Estas debilidades se deben a la limitación de tiempo de los voluntarios, así como a una incorrecta definición de las necesidades de acompañamiento para el equipo de emprendimiento.

"Para solucionar estos problemas, Proantioquia está sistematizando la experiencia con miras a definir las estrategias y mejorar la metodología" Afirma Andrés Cano, coordinador de productividad y competitividad de Proantioquia.

A mediano plazo, se espera crear el modelo de aceleración de emprendimiento de Antioquia y, trabajar con las demás instituciones de apoyo al emprendimiento, para fortalecer las capacidades de los emprendedores y dinamizar empresas en sectores emergentes de alto valor agregado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?