| 11/11/2015 7:00:00 PM

Cuatro casos exitosos de emprendimiento

Conozca 4 casos exitosos de emprendimiento con alto grado de innovación: Ciudad de Mascotas, Mi Águila, ReStudio y Ecoflora.

De todo para perros y gatos

Aunque el 1º de enero de 2013 emergieron al mercado con una inversión de apenas $10 millones, hoy se dan el gusto de vender más de 5.000 productos para perros y gatos en todo el territorio nacional. Sin embargo, la compañía Ciudad de Mascotas es mucho más que eso.

Juan Carlos Martínez, fundador de este emprendimiento, detalla que vienen creciendo anualmente 10%, pero que lo mejor es que “somos una fuente de información y educación para las personas que tienen mascotas”.

En la actualidad, desde su página web www.ciudaddemascotas.com facturan más de $2.000 millones al año y ya cuentan con más de 7.000 clientes, en una labor de innovación que va más allá de despachar velozmente productos para canes y mininos en toda Colombia.

La firma brinda asesoría a sus clientes por parte de médicos veterinarios, entregan un periódico de circulación gratuita para informar a la comunidad y, como si fuera poco, también cuentan con un buscador de mascotas denominado Ciudad SOS.

Este Administrador de Empresas de la Universidad de Los Andes reconoce un hito en la empresa cuando en 2013 le demostraron a Bancoldex e iNNpulsa que merecían capital semilla no reembolsable “y logramos convencerlos y nos dieron $300 millones”.

Luego, a mediados del mes de agosto de 2014, vinieron más apoyos y Ciudad de Mascotas contó con la llegada del Fondo de Inversión Velum Ventures, que les aportó recursos no solo a nivel financiero sino que “son guías que entregan toda clase de conocimiento a nivel estratégico y organizacional”.

Martínez señala que los fondos de inversión son un mecanismo financiero adecuado que permite que el emprendimiento sea sostenible rápidamente.

“Los fondos dan la posibilidad de lograrlo. Claro, pierdes participación, pero es preferible tener 10% de Facebook y no 100% de un negocio que no sale adelante”, afirma.

Por último, señala que si los Fondos de Inversión no hubieran llegado a su compañía, seguramente les habría obligado a reducir la operación. “Con los Fondos le dimos velocidad a la historia de Ciudad de Mascotas”, concluye.

Volando muy alto

Mi Águila es transporte inteligente y seguro para los empleados de las compañías. Entre otros, recibieron financiamiento de Peter Kellner, cofundador de Endeavor.

La innovación desarrollada por los hermanos Ocampo: Fernán y Bruno, permite que hoy los empleados y colaboradores de cualquier compañía puedan transportarse de manera segura, económica y eficiente.

Mi Águila es transporte inteligente a nivel corporativo. Es un servicio de clase que se puede ordenar de dos formas: a través de una aplicación móvil o desde una página web y que además cuenta con el respaldo de una plataforma “amigable” donde se generan reportes de costos y control de todos los viajes.

Aunque en un principio este emprendimiento apareció como una app de carro compartido, este modelo evolucionó con el apoyo de sus socios Andrés Becker, Andrew Fletcher y Andrés Blumer. Ahora es un servicio muy confiable para las compañías.

Este manizaleño detalla que este emprendimiento ha recibido fondos de capital extranjero como el de Peter Kellner, cofundador de Endeavor. Igualmente, otro flujo de recursos provino de Formation 8, firma que opera desde Silicon Valley.

“En Colombia aceptamos inversiones de Abruzzi, la firma que contribuyó al desarrollo del primer Super Carro Eléctrico, Formula E y Domicilios Bogotá, entre otros”, agrega el emprendedor.

Explica que estos fondos les han aportado cerca de US$1 millón, recursos con los que derrotaron las dificultades para la contratación de personal calificado y expandirse a otras ciudades. Para 2016 el plan es llegar a registros cercanos a US$6 millones.

Por último, lanzó una observación para los Fondos de Inversión: “Deben ser más rápidos en la toma de decisiones a la hora de invertir. Los nuevos negocios evolucionan de un día para otro”, advierte.

Soluciones en 4D

ReStudio entrega respuestas dimensionales a proyectos del sector minero, energético y de infraestructura. Recibieron apoyo de la Red de Inversionistas Ángeles del Pacífico.

Todo empezó en los talleres de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile, en donde José Tomás Olivares buscaba mejorar la calidad de los proyectos de restauración del Ministerio de Obras Públicas.

Gracias a su talento logró hacer levantamientos digitales aplicados de algunos monumentos y sitios declarados Patrimonio de la Humanidad en Valparaíso, Viña del Mar e Isla de Pascua.

En 2011 fundó ReStudio, empresa focalizada en sectores con alto potencial de crecimiento como minería, energía e infraestructura. 

Al año siguiente creó Cloud4D.com, plataforma que almacena la cuarta dimensión del tiempo de obras de arquitectura e ingeniería. “Permite acceder a una nube de datos sobre la condición milimétrica del estado actual y pasado de las obras de ingeniería, lo cual permite predecir el comportamiento estructural”, explica Olivares, CEO de ReStudio. 

Estos logros fueron vitales para que este emprendimiento se convirtiera en el primero en recibir financiamiento de la Red de Inversionistas Ángeles del Pacifico, cuyos aportantes “para nosotros han sido Chile Global Angels, RaiCap Colombia a través de Capitalia y Latam Private Equity, de Perú”. 

Aunque hoy está presente el Fondo Idem 5 y viene creciendo en ventas en 50%, Olivares no duda en recordar cuando en los inicios de su empresa apareció Innova Chile y lo premió con capital semilla por US$70.000.

Hoy, a sus 34 años, este chileno sostiene que la llegada y permanencia de los Fondos de Inversión en ReStudio han consolidado su gobierno corporativo y contribuyeron en la reestructuración organizacional. 

“Ha sido muy importante la incorporación de ejecutivos claves y el diseño de una política de remuneraciones e incentivos”, dice. Además, resaltó la apertura de oficinas comerciales en Lima y Medellín.

Este arquitecto invita a los emprendedores a buscar acompañantes leales, innovadores y arriesgados. “Si quieres llegar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, camina en grupo”, plantea.

Innovadores de la naturaleza

Ecoflora es uno de los pioneros en materia de emprendimiento y vinculación de fondos. Vende sus productos en mercados de dos continentes y gana reconocimiento mundial. 

“Con escasos recursos, pero infinita creatividad, visión y empeño”. De esta forma, Nicolás Cook, CEO y fundador, reseña cómo nació Ecoflora en 1998. Hoy, este emprendimiento comprende dos empresas y tres negocios y sus horizontes se extienden por América y Europa.

Es una fábrica de innovación que desarrolla soluciones de alto valor agregado a partir de extractos de plantas de la biodiversidad colombiana. Con Ecoflora Agro exporta productos a Estados Unidos, Chile, Ecuador, Perú y Costa Rica. En camino vienen otros mercados en Centroamérica más México. Y con Ecoflora Cares venden en Estados Unidos y Alemania.

El impulso financiero de este negocio comenzó en 2009, cuando Progresa les inyectó recursos. Dos años más tarde, con la creación de Ecoflora Agro se aliaron con la multinacional Gowan Company y el año pasado accedieron a capital de EcoEnterprises Fund.

“Por ser innovaciones disruptivas, de riesgo y de largo aliento, vimos la necesidad de apalancarnos con recursos distintos: fondos de inversión, créditos, alianzas con terceros y recursos de cofinanciación de entidades como iNNpulsa y Colciencias, entre otras”, señala Cook.

Según él, sin el apoyo de terceros la velocidad de crecimiento de la empresa no habría sido la misma y recalca que “sin la llegada de este “capital inteligente (…) posiblemente no estaríamos contando esta historia”.

Cook recomienda a los nuevos empresarios “qué midan bien sus fuerzas y capacidad financiera para sacar adelante sus emprendimientos”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?