| 4/17/2009 12:00:00 AM

Cortes inteligentes

Nacen robots colombianos con láser para obtener cortes más precisos en superficies planas y en tercera dimensión.

Hace 10 años, Luis Gabriel Díaz y Aldemar Martín se dieron a la tarea de demostrarle al mundo que en Colombia se podían fabricar robots de talla internacional para cortar cualquier clase de superficie, como acero, madera, acrílico, plástico o hierro. Díaz, electromecánico especialista en láseres, y Martín, ingeniero mecánico con maestría en automatización, unieron sus conocimientos para crear un robot capaz de hacer cortes en superficies planas (2D) inicialmente. Hoy en día cuentan con el desarrollo de uno para cortes en superficies con volúmenes (3D).

Su idea inicial se enfocó en el ensamblaje del robot a partir de insumos importados de Alemania, pero poco a poco fueron conociendo e involucrándose más con la tecnología, lo que los llevó a desarrollar más del 85% de las partes de sus robots. Esto les permitió ser más eficientes frente a la competencia, empresas japonesas y alemanas, ya que pueden brindar un mejor servicio de mantenimiento y garantía a los clientes colombianos.


Un camino difícil de recorrer


LGD Láser Industrial E.U. nació hacia finales de 1998 para vender robots de corte de superficies planas. En una época de crisis, en la que ninguna empresa le apostaba a hacer una inversión de esta dimensión. Esto los llevó a hacer un cambio radical en la estrategia: dejaron de vender los robots y empezaron a ofrecer el servicio que estos brindan. Con el nuevo plan lograron tener en los tres primeros años aproximadamente 30 clientes, representados en pequeñas empresas que demandaban muy poco trabajo. El consejo del contador para ese entonces era liquidar la empresa, pues las cifras no daban y el negocio no parecía sostenible. Pero estos emprendedores no se dejaron vencer y continuaron adelante. "Se necesitaba ser muy tercos para sostenernos en nuestra posición", asegura Aldemar Martín, gerente general de LGD Láser Industrial E.U.

El empujón se lo dio la situación de inseguridad del país, pues la industria de blindajes se disparó y decidieron volcar sus ojos hacia ese sector para ofrecer el servicio de corte de láminas de acero balística. Para ese entonces, el 85% de sus ventas totales estaban dadas por los tres grandes clientes del sector. Por otra parte, Díaz viajó a Estados Unidos y desde allí aportó al desarrollo de nuevos robots y empezó a atender el mercado automotor norteamericano.

Así es como, poco a poco, la empresa fue creciendo y consolidándose en el mercado. Empezaron a tener grandes clientes de empresas de montajes industriales, agencias de diseño, talleres de mantenimiento y autopartistas. Gracias a su tecnología, han sido partícipes en el desarrollo de imágenes de grandes marcas como Arturo Calle, Andrés Carne de Res, Hamburguesas El Corral y Marlboro, entre otras. Así mismo, diseñaron un robot para México y han comercializado sus robots en el mercado local. Hoy cuentan con más de 1.200 clientes, entre pequeñas, medianas y grandes empresas.

Hacia finales de 2007, desarrollaron su primer robot para el corte en tres dimensiones, con lo que se abrieron paso hacia la exploración de un nuevo mercado que estaba requiriendo apoyo en la sistematización de los cortes con volumen. Con este desarrollo pudieron dar solución, por ejemplo, a los problemas que se presentan en el corte de un tubo que no encaja en otro, pues al no estar sistematizado se reducía la precisión y se incurría en reprocesos.

Estos emprendedores no se cansan de innovar en su tecnología. Actualmente se encuentran en el desarrollo de un nuevo robot que retará los límites de velocidad, ya que involucrará la tecnología usada por los japoneses en el tren bala. "Con este robot pasaremos de cortar lo equivalente a dos carros en un día a cortar diez en el mismo lapso", comenta Martín.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?