Control gota a gota

| 3/29/2001 12:00:00 AM

Control gota a gota

Emprendedores caleños desarrollaron un sistema que se ha convertido en una herramienta de primera mano para el control de inventarios de lubricantes en los ingenios.

Durante más de 20 años, Rafael López, un ingeniero industrial de la Universidad América, estuvo trabajando con los ingenios azucareros, con las empresas mineras de carbón y con las compañías de construcción y flotas de transporte, para las cuales diseñaba --y vendía-- equipos y sistemas centrales de lubricación. Justamente, gracias al contacto con estas empresas, detectó la necesidad de desarrollar un sistema inteligente para el control de inventarios de lubricantes.



Comenzó buscando en el mercado internacional posibles proveedores de este tipo de sistemas que realizaran, aunque fuera parcialmente, control de inventarios, entrega automática de lubricantes y control de software. Sin embargo, la investigación de López demostró que los sistemas que existían no cumplían las exigencias de los clientes y, por el contrario, en muchos casos, estos sistemas no funcionaron.



Por esta razón, Rafael López decidió conformar un equipo que investigara nuevas tecnologías que fueran fáciles de implementar y que llenaran las expectativas de los clientes. Hoy, el equipo de Lubrilavco cuenta con Wilson Palacio, ingeniero electricista con experiencia en el montaje de software, hardware y en el ensamble de equipos de medición y control industrial; Luis Alfonso Collazos, ingeniero eléctrico; Jorge Aguilar, administrador de empresas; Camilo López, estudiante de diseño y Jorge Méndez, ingeniero civil.



El equipo empezó con un sistema para el suministro de lubricantes y el control de inventarios que tuvo gran acogida por los ingenios azucareros. Este sistema fue vendido a los ingenios Cauca, Castilla, Río Paila, Providencia, Cabaña, San Carlos y también a la transportadora Expreso Palmira, entre otros. Por medio de este sistema, el empresario sabe exactamente cuánto gasta en lubricantes cada automotor, controla su inventario y puede realizar análisis de tendencias, de rendimientos y calcular indicadores de eficiencia en el uso de lubricantes.



Además, el servicio incluye la instalación de equipos, el entrenamiento a operarios y el mantenimiento de software y de hardware. Por otra parte, el sistema no requiere la digitación de datos, lo cual aumenta la agilidad en la recolección de la información. Pero lo más importante es que, por medio de la información que el sistema recoge y procesa, es posible obtener reportes estadísticos que permiten la supervisión de conductores, el control de vehículos, el control de inventario y hasta determinar qué tipo de lubricante es el más eficiente.



¿Pero cómo funciona este sistema? Tiene tres componentes básicos: un hardware, un software y un tablero de control. Desde este tablero, se controlan las válvulas, las bombas y, en general, los dispositivos que dispensan el lubricante. De aquí, el sistema alimenta la información a una base de datos que es manejada por los supervisores. El software realiza cálculos de indicadores.



El sistema ha tenido tan buena acogida por parte de los clientes, que muchos de ellos han pedido extender su uso para combustibles. Así mismo, el sistema ha logrado responder no solo a las necesidades de los compradores de lubricantes, sino también de los proveedores. ExxonMobil apoyó a estos emprendedores y compartió los costos para instalar el sistema en las diferentes compañías.



Posteriormente, ante las nuevas necesidades de los clientes, se hizo indispensable la presencia de alguien que conociera el segmento de los combustibles. En ese momento, López contactó a Jorge Méndez, a quien había conocido tiempo atrás justamente en el proceso de evaluar las necesidades de los clientes en cuanto a sistemas para administrar lubricantes y combustibles. Méndez, un ingeniero civil de la Universidad de los Andes que había trabajado poco tiempo atrás como gerente de ventas para el occidente del país en Esso, entró a conformar el equipo con el reto de mejorar el sistema existente para lubricantes y crear uno nuevo para combustibles.



Hasta ahora, el sistema inteligente para suministro de lubricantes ha vendido unos $400 millones y se espera que el sistema para combustibles tenga aún más éxito.



Este es el nuevo reto. Los emprendedores de Lubrilavco buscan mejorar el sistema existente e implementar otro para combustibles. El reto es manejar todo el sistema inteligente para el suministro de lubricantes por medio de radiofrecuencias, lo cual no solo mejorará el servicio, sino que además incrementará los ahorros que el sistema generará.



Para continuar con su proyecto, estos emprendedores se han asociado con la incubadora caleña IncubarFuturo, la cual les presta asesoría y les ayuda a consolidar el sueño de generar un sistema único en el mundo.



La incubación



Actualmente, Lubrilavco adelanta su incubación en Incubar Futuro, de Cali, que le ha brindado apoyo institucional, información y acceso a recursos, entre otros servicios.



¿Pero cómo entró Lubrilavco a Incubar Futuro?



En una charla de información en las instalaciones de Incubar Futuro, donde los emprendedores de Lubrilavco aprendieron sobre las ventajas de iniciar un proceso de incubación con este tipo de instituciones. Ahora, Incubar Futuro no solo ve a Lubrilavco como una de las posibles empresas ancla de la incubadora, sino como un ejemplo para otros emprendedores. "Su gran conocimiento y experiencia empresarial han sido vitales para otros emprendedores. Además su gran interés y capacidad de trabajar en equipo los potencia aún más", comenta Luis Eduardo Acosta, gerente de proyectos de Incubar Futuro.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.