Con aroma de café

| 3/16/2001 12:00:00 AM

Con aroma de café

Orley Tobón González, un paisa de 27 años, desarrolló un producto sustituto para el café único en su género. Ahora, busca oportunidades para expandir su negocio.

La idea surgió a mediados de 1999, cuando preparaba su tesis de grado para acceder al título de tecnólogo en administración comercial del Tecnológico de Antioquia. Entusiasta seguidor de la onda naturista, Orley Tobón González, un paisa de 27 años, jefe de bodega de la sucursal Laureles de Almacenes Exito en Medellín, pretendía desarrollar una nutritiva torta de legumbres, para lo cual recurrió a la asesoría de su madre, conocedora empírica del poder alimenticio y curativo de algunas hierbas.

El plan de la torta fracasó. El resultado fue un emplasto indigerible de pésimo sabor. Sin embargo, en algún momento de su fase de preparación Orley percibió un ligero aroma a café, situación bastante extraña pues en ninguna etapa del proyecto había utilizado este grano. A partir de ese momento, la búsqueda de un sustituto para el café se convirtió en su obsesión.



Durante los siguientes ocho meses, Orley se documentó sobre la composición y propiedades de diferentes legumbres. Experimentó con múltiples combinaciones y diversos procesos de cocción en los que utilizó maquinaria rudimentaria de fabricación casera. Las muestras obtenidas fueron sometidas a pruebas de laboratorio, hasta que en mayo de 2000 encontró la mezcla exacta de ingredientes cuyas características de sabor, olor, textura y apariencia emulaban perfectamente las del café.



La degustación del producto comenzó a tener lugar entre vecinos y conocidos, quienes se mostraron sorprendidos al no percibir ninguna diferencia apreciable entre el café tradicional y el sustituto de Orley. Ante los excelentes resultados, el profesor que dirigió su tesis de grado, quien en principio no estuvo muy convencido con la idea, le propuso presentar el producto en la feria de promoción microempresarial de la Gobernación de Antioquia, Expogobernación, evento en el que no pudo participar por no tener legalmente constituido su negocio.



Al agua



Esta fue una voz de alerta para Orley, de manera que en junio de 2000 conformó su propia empresa, Productos Aristo. Asimismo, comenzó a adelantar los trámites necesarios para registrar su marca, SustiCafé Aristo, y obtener el permiso sanitario del Invima así como las patentes del producto y su proceso de fabricación. Paralelamente, se puso en las tareas de diseñar un empaque llamativo y de gestionar la asignación de un código de barras. Finalmente, tres meses después, SustiCafé Aristo, un polvillo cuyo olor, apariencia y modo de preparación coincide con el del café tradicional, estuvo listo para salir al mercado.



Vino entonces el problema de la comercialización. Como cualquier proveedor, en octubre de 2000, Orley acudió a Almacenes Exito de Medellín, en donde las características e impecable presentación de su producto llamaron la atención del comité de compras. Sin embargo, la magnitud de los pedidos puso de manifiesto la necesidad de ampliar su planta de producción, ubicada en el garaje de su casa. Para tal fin, gestionó préstamos con bancos y familiares por valor de $14 millones, con los que adquirió nuevas máquinas y amplió su capacidad de procesamiento de 2.500 a 15.000 libras mensuales. Los equipos fueron acomodados en un local más amplio arrendado en Itagüí.



Con todo listo, SustiCafé Aristo comenzó a venderse en los almacenes Exito de Medellín en diciembre del año pasado. En una hábil estrategia de promoción, Orley logró llamar la atención del canal de televisión regional Teleantioquia, el cual destinó algunos segundos de su noticiero para el cubrimiento del novedoso producto. Esta breve aparición motivó a la redacción económica del diario El Colombiano a dedicarle un artículo al novel inventor, quien empezó a recibir llamadas de algunas emisoras radiales interesadas en conocer su sustituto para el café.



La respuesta del público no se ha hecho esperar. En tan solo tres meses ha vendido cerca de 4.200 unidades, en presentaciones de 500 gramos. Su distribución se amplió a los almacenes Exito de Cali y Bogotá. Actualmente, Orley estudia la posibilidad de utilizar su producto para la fabricación de confites y compotas. Asimismo, está investigando el desarrollo de un sustituto para el café de preparación instantánea. Entre sus planes inmediatos se encuentra la creación de nuevos canales de distribución por intermedio de tiendas naturistas y la creación de "cafeterías" en algunas universidades. También ha contemplado la idea de exportar. Tiene adelantadas conversaciones con distribuidores internacionales y ya ha enviado algunas muestras de su producto a España, Estados Unidos y Alemania. Si bien Proexport ha destacado el potencial de mercado de su sustituto para el café en mercados internacionales, las reducidas dimensiones de Productos Aristo en cuanto a patrimonio y número de empleados constituyen una limitante para acceder a los programas de promoción ofrecidos por esta entidad. Por ahora, Orley a duras penas logra repartir su tiempo entre sus estudios de Derecho en la Fundación Universitaria Luis Amigó, en donde cursa primer año; su esposa, con quien está casado desde hace ocho; las obligaciones adquiridas a raíz de la creación de su propia empresa; y su trabajo en Almacenes Exito. Solo una cosa lo desvela: encontrar la manera de explotar el potencial de mercado de su invención. Pero eso a Orley no le importa pues, según él, para lograr el éxito "hay que dormir un poquito menos".



¿El próximo Juan Valdez?. Orley Tobón espera posicionar SustiCafé Aristo como alternativa para aquellos productos que contienen cafeína.





Nutriente natural



El sustituto para el café desarrollado por Orley Tobón es un producto 100% natural fabricado a base de legumbres. Según análisis físicos y químicos, la composición es de 73% carbohidratos, 23% proteínas y el 4% restante de grasas y cenizas. De acuerdo con Orley, al no contener cafeína, SustiCafé Aristo es ideal para aquellas personas que tienen restringido el consumo de café por problemas de salud.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.