| 4/11/2008 12:00:00 AM

Colombianos futuristas

Hasta hace poco, los simuladores que se conocían en Colombia habían sido inventados en países desarrollados y, la mayoría de veces, también se ensamblaban en el exterior. Ahora, un grupo de emprendedores liderado por Francisco Durán le está demostrando al mundo que en Colombia se pueden hacer simuladores a menor costo y de igual o mayor calidad. Su primer simulador es un viaje por el aparato circulatorio donde los niños y jóvenes pueden aprender de manera divertida y didáctica los componentes de este sistema. Con este desarrollo ganaron el tercer lugar en Ventures 2007, el concurso de planes de negocio más exitoso del país, organizado por la Revista Dinero, Mckinsey & Company, Fidubogotá, Ashoka y Compartamos con Colombia.

La idea de montarse en la aventura de emprender un negocio como este, en el que al parecer ya todo estaba inventado por fuera, empezó a entrar en la cabeza de Durán desde hace más de siete años, cuando trabajó para automatizar los procesos de Camila, la mujer gigante, un divertido proyecto educativo donde los niños tenían la posibilidad de aprender las partes del cuerpo mediante un recorrido de pies a cabeza por ella. Desde esa época, para Durán era excitante la idea de enseñar a los niños de manera más lúdica pues, según él, un niño solo logra captar cerca del 20% en una clase magistral. En cambio, cuando su aprendizaje es vivencial, puede llegar hasta más del 70%.

Durán, quien ha sido un emprendedor incansable, asegura que solo una vez en su vida ha sido empleado y duró tan solo seis meses pues sus ganas de ser su propio jefe eran superiores. Su primera empresa fue Mimecom, dedicada a vender computadores y software. Aunque el negocio fue muy rentable, él no tenia muy claro el concepto de reinversión y cuando menos se dio cuenta, quebró. Con esta experiencia creó Aconsys en 2002 para desarrollar equipos electrónicos en telecomunicaciones. Cuando vio que el negocio ya podía andar solo, decidió devolverse a su sueño de crear entretenimiento y a la vez educar. A finales de 2006 empezó a conformar un equipo de trabajo más sólido para crear lo que hoy es Parque Futuro Tecnología, su nueva empresa, que ha revolucionado la educación en el país.

De la experiencia obtenida en el fracaso de su primer emprendimiento y del éxito de su segundo aprendió a ser más organizado con las finanzas de la compañía y supo que tenía que rodearse de los mejores para no fracasar. Es por eso que convenció a su esposa, Sandra García, quien es ingeniera de sistemas, que dejara su trabajo y lo ayudara en su aventura y también buscó entre sus viejos amigos y nuevos empleados para montar la sociedad: Johann Orbes, ingeniero industrial; Ronald Martínez, administrador de empresas; Fredy Malagón, ingeniero electrónico y Andrés Martínez, administrador. Con el equipo conformado se asignaron tareas para sacar adelante esta idea en tres frentes: mecánica, diseño y electrónica.

De la idea a la realidad

En el frente mecánico el mayor reto era lograr que las sillas se movieran. Primero lo hicieron con un sistema neumático el cual funcionó pero fue descartado porque el compresor que se necesitaba era demasiado grande para poder mover los nueve puestos que tiene el simulador. Por eso intentaron con un sistema hidráulico, que estaba sobredimensionado para lo que ellos requerían, pero con ensayo y error lo lograron. A finales de junio de 2007, funcionaba mecánicamente.

En el diseño, la ambición era crear una imagen corporativa verdaderamente impactante y lo lograron con brochures que muestran imágenes en tercera dimensión con una técnica desarrollada por ellos. En este frente también se debía desarrollar un buen guión, mezclar música y voces que le llegaran a los niños y, gracias a unos contactos, lograron que Ricardo Forero, el actual guionista de Pura Sangre, elaborara el guión; que la voz fuera la de la Pulga de Bichos y que Daniel Roa, quien ha hecho los efectos para Discovery Channel, se encargara de la música. Finalmente, el último frente a cubrir era lograr integrar todos estos elementos de forma sincronizada. Para finales de septiembre de 2007 lograron obtener el simulador puesto en un camión para poderlo movilizar a cualquier parte y llegar a todos los niños.

Parque futuro no es solo un simulador, es un parque móvil que comprende cuatro estaciones donde poco a poco los niños se van involucrando con los conceptos del aparato circulatorio. Empezaron ventas a finales del año pasado y tuvieron grandes clientes empresariales para las fiestas de fin de año como Carrefour, la Empresa de Energía, Cafam y Fundación Pisingos entre otros. "El Parque está enfocado a colegios, pero en los tiempos muertos no se puede parar. Por eso se creó la estrategia de estar con grandes empresas", comenta Duran.

"Este proyecto es puro talento colombiano" asegura María Teresa Betancur, coordinadora de boletería de artistas e invitados especiales del Festival Iberoamericano de Teatro. Para el festival se buscaba generar diversos espacios para compartir en familia y una de las actividades que se escogieron fue parque Futuro. "Tuvo muy buena acogida en el público" añade Betancur. Durante cerca de una semana estuvieron funcionando en el Festival y tuvieron cerca de 2.700 usuarios. El éxito se replicó en el club de Cafam de Melgar, donde en la temporada de vacaciones tuvieron más de 3.000 usuarios.

Durán y su equipo ya finalizaron su segundo desarrollo -un viaje por Marte- y están diseñando simuladores a la medida para exportar a sus posibles clientes que ya mostraron intención de compra en México, Perú y Venezuela.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?