| 2/15/2008 12:00:00 AM

Alimentos secos, negocio jugoso

La curiosidad llevó a Horacio Becerra a innovar en la maquinaria de deshidratación de alimentos. Hoy tiene, junto con su hijo Leonardo, dos empresas dedicadas a este negocio.

Mientras Leonardo Becerra Ramírez asistía a la Universidad Central para convertirse en publicista, su padre, Horacio Becerra Nossa, quien en su juventud había tomado varios cursos de tornos, fresa y soldadura en el Sena, trabajaba fabricando hornos de fundición y sistemas de calefacción. El talento mecánico del padre, unido a la visión de negocios del hijo, los llevó a innovar en la tecnología de deshidratación de alimentos y a montar dos negocios en torno a esta industria.

Durante toda su vida Horacio fabricó diferentes tipos de máquinas, pero fue su prototipo para secar moldes para la fundición y su insaciable curiosidad, los que le cambiaron el rumbo a su vida y a la de su hijo. Horacio decidió probar su máquina con los alimentos, y así fue como descubrió que el aire seco que utilizaba para secar moldes era una innovación en el proceso de secado de alimentos, porque volvía más eficiente el proceso.

Lo primero que se les ocurrió a él y a Leonardo fue ofrecer su invento a una cooperativa cafetera, para que lo utilizaran para secar café. La máquina funcionó, pero lastimosamente el negocio con esta cooperativa no prosperó. Lo positivo fue que esta primera experiencia les demostró el potencial de la máquina que tenían en sus manos. Esto los llevó a probar con todo tipo de alimentos y a explorar un mercado más allá del café; el de los productores y comercializadores de alimentos deshidratados.

En octubre de 2005 crearon Bibeq EU, una empresa dedicada a la fabricación de maquinaria de deshidratación de alimentos, y en enero de 2007, Productos Deshidratados Long Life Food Ltda., compañía que presta el servicio de secado de alimentos. En la sociedad, Horacio se encarga de que sus máquinas no pierdan eficiencia, y Leonardo aprovecha sus conocimientos en publicidad orientada al mercadeo para decidir qué mercado atacar y cómo hacerlo.

El factor diferenciador de las máquinas de Bibeq EU es su sistema de secado del aire, lo que permite evitar humedad en el proceso y así realzar los sabores de los alimentos. "Con nuestras máquinas podemos lograr que los productos conserven mucho más su color, sabor y aroma" asegura Leonardo Becerra. Así lo confirma Andrea García, gerente de producción y calidad de Cleomar Ltda., una empresa que se dedica a la deshidratación de mango, uchuva y hierbas aromáticas para atender el mercado local. "Con la máquina de Bibeq hemos logrado eficiencias en tiempo y un color más intenso en nuestros productos", comenta. Además, el precio es muy competitivo, agrega García; lo anterior lo asegura al comparar la tecnología de Bibeq con las máquinas que tenía. Por eso, Cleomar ya decidió comprar una segunda máquina de Bibeq como parte de su estrategia de expansión.

A pesar del éxito, los Becerra se dieron cuenta que para muchos microempresarios invertir alrededor de $20 millones en sus máquinas estaba fuera de sus posibilidades, debido a que no tienen un nivel de producción tan alto como para tener una máquina propia. Esto los motivó a abrir hace poco más de un año Productos Deshidratados Long Life Food Ltda.; empresa que les ha otorgado un flujo de caja algo menor pero más constante.

Estos emprendedores acaban de firmar una alianza con Colombia Ají, una empresa joven de productos picantes. Dicha alianza les ha permitido reducir costos de producción y ampliar sus portafolios para atender las grandes superficies. Bibeq EU se encarga de realizar el proceso de secado y Colombia Ají de empacarlo y comercializarlo. El portafolio lo ampliaron para ofrecer diferentes productos como ají seco molido, encurtidos, ajíes amazónicos, frutas en almíbar, entre otros. "Nos juntamos para que nuestros clientes nos perciban más grandes", asegura Becerra Ramírez.

Hoy en día se encuentran explorando nuevos negocios, entre los cuales se pueden destacar los intereses de posibles clientes en desarrollar una planta piloto para deshidratar residuos vegetales y así volverlos base nutricional para animales y una planta para el tratamiento térmico de unas piezas de acero. Así mismo, piensan abrir mercados en California, Miami y Puerto Rico, donde ya se han enviado algunas muestras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?