| 4/27/2011 12:00:00 AM

A la vanguardia

Dos compañías colombianas acaban de ser reconocidas por sus buenas prácticas que les permiten desarrollar modelos sostenibles hacia el futuro.

Ecopetrol y el Grupo Nutresa (antes Grupo Nacional de Chocolates) acaban de obtener dos importantes resultados. Además de conocerse las cifras de sus operaciones en 2010 que las sitúan entre los primeros lugares, han recibido sendas distinciones que se otorgan a quienes van a la vanguardia en el desarrollo sostenible de sus negocios.

Las exigencias de los mercados y la supervivencia de las compañías hacen que hoy las empresas fundamenten sus estrategias de crecimiento y expansión sobre el concepto de sostenibilidad en tres ejes básicos: el económico, el ambiental y el social.

El Grupo Nutresa fue reconocido por la agencia internacional de evaluación corporativa SAM (Sustainability Asset Management) para ser parte del Sustainability Yearbook 2011, el más amplio informe mundial sobre sostenibilidad corporativa, al cual fueron invitadas a participar 2.500 de las más grandes compañías del mundo que cotizan en bolsa. Para ser incluido en el anuario, SAM elige únicamente 15% de las empresas en función de sus resultados bajo este concepto. Nutresa mejoró su desempeño de sostenibilidad comparado con el año anterior convirtiéndose en la única compañía de alimentos de origen latinoamericano, y la primera colombiana, que aparece en este grupo.

Por su parte, el Global Reporting Initiative (GRI), entidad mundial que fija las directrices de los informes de sostenibilidad, avaló el cumplimiento de los estándares internacionales del Reporte de Sostenibilidad 2010 que Ecopetrol presentó a comienzos de marzo pasado. Además del aval, el GRI confirmó la nueva categoría del reporte de Ecopetrol, que subió del nivel B al A. Su reto es llegar en 2015 al nivel A+. Además, entre sus metas para ese año están ingresar al Dow Jones Index y ubicarse entre el 10% de las empresas con mejores estándares.

Para Santiago Madriñán, director del Consejo Empresarial Colombiano para el Desarrollo Sostenible (Cecodes), "estos resultados son positivos para el país. El hecho de que lo puedan publicar indica que hay transparencia en lo que hacen. Ahora lo que sigue es aprovechar este tipo de ventajas para su competitividad", dice.

Por ejemplo, para Ecopetrol es clave avanzar en estos indicadores, "pues entra en la mira de los inversionistas internacionales que buscan asignar sus recursos de inversión a empresas que son líderes en materia de sostenibilidad", explica un vocero de la compañía.

Sin embargo, algunos son más críticos frente a los índices. "BP estaba en todos los índices con altos indicadores, pero ya se conocen los resultados", advierte Alan Wagenberg, de la consultora Goodbrand, al advertir sobre los desastres ecológicos que causaron los pozos a su cargo en el Golfo de México.

"El mayor problema de los índices sostenibles es que distraen a la empresa de lo que en verdad es importante. Es decir, su agenda social cae en manos de personas o grupos que no conocen bien el negocio y por ello la empresa termina involucrada en terrenos que no necesariamente son sus fortalezas. El resultado es que el impacto es limitado y la empresa, en vez de generar valor para sus accionistas, termina gastando el dinero. Por ello es importante que las empresas que quieran ser socialmente responsables miren primero en su interior para decidir cómo pueden generar valor para la sociedad al mismo tiempo que lo hacen para ellos mismos. Esto es lo que en verdad puede garantizar la sostenibilidad, ya que fortalece la estrategia de la empresa", puntualiza Wagenberg.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?