| 10/13/2016 12:00:00 AM

A más estudio, ¿más salario?

Hay una relación directa entre nivel educativo y oportunidades laborales, tanto de ingresos como de enganche.

Hace cincuenta años estudiar en la universidad era sinónimo de prestigio: un diploma movilizaba socialmente, mejoraba las oportunidades laborales y los ingresos familiares.

Sin embargo, en las últimas décadas la situación ha cambiado; un título de pregrado ya no es un diferenciador en el mundo laboral, porque casi la mitad de los colombianos están vinculados a la educación superior, según las cifras oficiales.

Muchas familias hacen un gran esfuerzo económico por graduar a sus hijos de la universidad; no obstante, cuando los jóvenes reciben los diplomas se encuentran en un mercado muy competido que no necesariamente les ofrece las oportunidades salariales y laborales que esperaban, según lo sostuvo la senadora Claudia López.

Para superar estas brechas entre inversión educativa y salario laboral, hay que comprender las transformaciones del mercado y adaptarse a las nuevas dinámicas laborales, cada vez más competitivas. Según Juliana Guáqueta, especialista de la IFC del Banco Mundial, para lograrlo es necesario que haya diálogo entre las empresas y las universidades para que la educación superior responda a sus necesidades.

La diferencia de un posgrado

Si bien es cierto que estudiar un pregrado en la universidad ya no es suficiente, “sí hay una relación directa entre el nivel de formación y los indicadores laborales de los recién graduados, tanto de ingresos, como de oportunidades para conseguir empleo”, según un boletín del Observatorio Laboral del 2016.

En promedio a nivel nacional, por ejemplo, el primer sueldo de un trabajador con posgrado es $1’700.000 más alto que el de uno con pregrado. Por otra parte, la tasa de vinculación al mercado laboral es de 92,5% para quienes acaban de terminar su posgrado en cualquier área; mientras que para los que solo tienen pregrado es de 77,1%.

Un egresado de pregrado de la Universidad Icesi graduado de administración gana en promedio $1’832.474, y si, además, tiene especialización, su sueldo puede alcanzar los $2’550.667. En caso de tener también una maestría, este asciende a unos $5’035.246. En la Universidad del Rosario la tendencia es similar. Un administrador de pregrado gana en promedio $2’244.400 y un egresado con especialización recibe un sueldo de $3’435.905. En el caso de la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla, la diferencia salarial entre un recién graduado de administración de empresas con pregrado y otro con especialización es de casi $1’500.000.

De acuerdo con los indicadores que realizan desde 2007 el Observatorio Laboral y el Ministerio de Educación, la conclusión es simple: entre más inversión se haga en especializaciones, maestrías y doctorados, se tiene mayor retribución salarial y mejores oportunidades.

En conclusión, como señaló Emiliana Vegas, jefe de la División de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la educación no solo necesita preparar para el trabajo, sino también ser un vehículo que permite la movilidad social, para que los egresados puedan ganarse la vida de forma digna.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?