| 2/16/2017 12:00:00 AM

¿Cómo pagar los estudios universitarios en Colombia?

Continuar los estudios más allá del pregrado se volvió común entre los colombianos. Saber escoger y recibir la asesoría indicada en términos económicos puede ser decisivo.

Cada vez hay más universitarios tratando de ingresar al mercado laboral, de ahí la importancia de elegir bien el programa que se quiera cursar, cuál es el propósito y hacia dónde se orienta el futuro profesional con ese título en mano.

“En esta generación todo se hace por velocidad y no por profundidad; yo me voy al extranjero, por ejemplo, hago un pregrado o un posgrado, experimento a ver qué pasa, y vuelvo y miro a ver si me contratan. Eso ya no resulta”, explica la consultora organizacional Juana Duque.

No se pierda: Colombia exige una mayor financiación y acreditación de la educación superior

Los beneficios a futuro que brinda obtener un título de pregrado y posgrado se reflejan en el número de becas y ayudas a la financiación que existen en la actualidad para impulsar a los jóvenes a la educación superior.

Sin embargo, los altos precios de las carreras, sumado al incremento en el costo de vida y cómo afecta a los bolsillos de las familias, han conducido a que muchos jóvenes tengan que acudir a entidades externas a buscar financiación o alternativas para acceder a esa formación.

El Icetex es uno de los esquemas más tradicionales de financiación. A cierre de 2016, tenía 411.000 créditos activos, de los cuales 25% estaban en mora de más de 30 días. Esta cifra corresponde a un total de 109.000 créditos. Sin embargo, también cuenta con más de 30 becas vigentes (la mayoría condonables) entre cursos, diplomados, maestría y doctorados en países como República Checa, Egipto, Israel, España, China, Corea del Sur, Brunéi y Reino Unido. La ayuda a la financiación cubre cierto porcentaje de la matrícula o el total, y en algunos casos también alojamiento y alimentación. Esta institución ofrece el servicio gratuito de Consejería Académica, que ayuda al estudiante a definir su futuro académico y le brinda acompañamiento sobre las opciones de financiación.

En el caso de Colfuturo, los estudiantes reciben préstamos en dólares, de hasta US$25.000 por año, para realizar estudios de posgrado. Aquellos que regresan a Colombia una vez finalizan sus estudios y permanecen en el país de 3 a 5 años, se les condona parte de su deuda, que puede ser de hasta 80%. La dificultad que enfrenta es que se cotiza en moneda extranjera pero se paga en pesos, y en un escenario donde la moneda extranjera sube de precio, el valor de la deuda asciende, por lo tanto no es una cifra fija.

Otras opciones de financiación están en el sector bancario: los créditos ofrecen en la mayoría de los casos una ayuda desde los $500.000 para el primer semestre del periodo académico y hasta 80% del valor de la matrícula. Con Bancolombia, por ejemplo, el estudiante debe pagar entre 40% y 80% de la matrícula, según el tipo de ayuda a la que acceda. En el caso del BBVA, las ayudas ascienden al millón de pesos. En la mayoría de créditos bancarios, al beneficiario se le ofrece un seguro de vida de deudores que cubre 100% de la deuda en caso de fallecimiento o incapacidad que no permita continuar estudiando, y de hasta seis cuotas por una incapacidad temporal.

Lea también: Con un bajo desempeño Colombia pierde el año en bilingüismo

Algunos bancos solicitan que la persona a la que se le hace el préstamo tenga una cuenta de ahorros o corriente con ellos con la que demuestre unos ingresos mínimos. Si la persona tiene más de 30 años debe demostrar, además, que tiene unos ingresos superiores a un salario mínimo y medio, y si es menor de 16 años es necesario un deudor solidario o codeudor. Las tasas de interés fijas varían de 1,40% a 1,75% Efectivo Mes Vencido.

El Fondo Nacional del Ahorro (FNA) es otra opción. La ayuda cubre hasta 100% de la matrícula de cada semestre académico en programas en instituciones de educación superior, además de carreras de oficial o suboficial en las Fuerzas Militares y en la Policía Nacional y cursos de bilingüismo y educación continuada. El FNA tiene convenios con 27 universidades que permiten un descuento en la matrícula entre el 5% y 30%. Para recibir el crédito hay que ser afiliado o que los padres de la persona lo sean. Las tasas de interés varían dependiendo de si el crédito se hace por medio de cesantías o por ahorro voluntario. También si el pago se hace a corto o largo plazo. En general, el interés tiene una variación de 11,5% a 13,5%.

Las universidades también ofrecen créditos que difieren según el tipo de institución, la forma de pago, el valor del semestre y el modo de financiamiento. La Universidad Javeriana, por ejemplo, ofrece una ayuda que permite que el estudiante empiece a pagar a partir del tercer semestre. Algunas universidades tienen convenios con entidades bancarias, como la Universidad Externado, lo que permite al estudiante tener tasas de interés menores. Eso sí, todas exigen que el estudiante tenga un codeudor con la capacidad de pagar 50% de la matrícula.

La realidad es que tener un título, más si es uno de posgrado, sí incrementa las posibilidades de obtener una mayor remuneración en el mercado laboral. De acuerdo con un informe del Ministerio de Educación (MEN), el salario promedio de los egresados de nivel de posgrado aumentó 6,7% en 2014 con relación al año anterior y en comparación con los que no lo tienen. Según el más reciente estudio del Observatorio Laboral, en 2015 un total de 347.738 colombianos se graduaron de programas de educación superior. De estos, 79,4 % obtuvo un título de pregrado y 20,6 % de posgrado. La investigación demostró que los recién graduados de un programa de posgrado ganan 2,2 veces el salario de los que solo consiguen un título de pregrado.

Las cifras indican que los recién graduados de un posgrado obtuvieron un salario promedio de $3’370.059 y los de pregrado de $1’512.629. Asimismo, 92,5% de los recién graduados de posgrados se vinculó al mercado laboral, lo que representa 15,2 puntos porcentuales por encima del promedio de los graduados de pregrado. Por otro lado, la diferencia entre los salarios de enganche de las Instituciones de Educación Superior (IES) acreditadas y no acreditadas por el MEN se diferencia en 14%, siendo $1’899.592 el salario promedio de los egresados de las primeras y $1’664.788 el de las segundas.

De acuerdo con un estudio del Banco Mundial de finales de 2014 sobre el retorno de la inversión en la educación superior en América Latina, Colombia es el segundo país mejor ubicado, con cerca de 20% de retorno. Supera a otros como Chile, Brasil, Ecuador y Perú, pero queda por debajo de México. Es decir, aunque el porcentaje sigue siendo insuficiente, existe cierta retribución del dinero que se destina a la educación superior una vez el egresado accede a su primer trabajo.

Lea también: Colfuturo busca a 1.200 colombianos que quieran cursar posgrados en el exterior

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.