| 12/16/2005 12:00:00 AM

Una mirada a los mercados

Las tasas de interés en Estados Unidos vienen subiendo y con esto cambian los incentivos a los movimientos de capitales en el mercado internacional. Los inversionistas deben estar atentos para proteger las ganancias que hicieron en el extraordinario 2005.

Para quienes le apostaron al riesgo en las inversiones en 2005, los resultados no han podido ser mejores. Las acciones se valorizaron en 100%, la finca raíz siguió subiendo de precio, el peso se ha revaluado en lo corrido del año y los papeles de deuda pública, TES, han arrojado rendimientos extraordinarios. Algo similar sucedió en los mercados internacionales, pues las inversiones riesgosas tuvieron un comportamiento favorable.

Los aumentos de precios de los activos se explican en gran medida por la abundante liquidez mundial, que busca rentabilidad a cualquier costo, pero también por el comportamiento atípico que han tenido los intereses en Estados Unidos. Este último factor ha generado una gran volatilidad en los mercados y ha incentivado el flujo de capitales hacia las economías emergentes.

Cuando la Reserva Federal de Estados Unidos tomó la decisión, en junio de 2004, de aumentar la tasa de interés de manera gradual y continua, la expectativa en los mercados era que los intereses de largo plazo también subirían, lo cual desestimularía las inversiones en acciones y bienes raíces e incentivaría la inversión en bonos.

Nada de esto sucedió. La Reserva Federal ha subido los intereses 12 veces, de 1% a 4%, pero la tasa de interés de largo plazo apenas se ha movido. De hecho, el diferencial (spread) entre los intereses de corto y largo plazo se ha vuelto muy estrecho, lo que a su vez ha motivado la inversión en papeles de más riesgo, buscando rentabilidades que hoy no son posibles en las alternativas más ortodoxas. Esto ha beneficiado los bonos de deuda de países emergentes, como Colombia.

Al final de la era Greenspan, con el nombramiento de Ben Bernanke como presidente de la Junta de la Reserva Federal, el mercado está a la espera de lo que hará la Fed en materia de intereses.

Hasta el momento, todo son especulaciones. Antes de que se conociera la cifra de crecimiento de 4,3% del tercer trimestre en Estados Unidos, los inversionistas le apostaban a que el incremento de los intereses cesaría pronto, pues sería la única forma de no poner en peligro la expansión económica en este país. Con base en esta expectativa, las acciones reaccionaron y los índices Dow Jones, S&P y Nasdaq avanzaron varios puntos.

Sin embargo, las expectativas están cambiando con las noticias más recientes. No solamente la economía de Estados Unidos está creciendo muy por encima de lo previsto, sino que el mercado de trabajo se está apretando. Por otra parte, hay preocupación respecto a las presiones inflacionarias que se están acumulando por cuenta de los mayores precios de la energía. Ya no es tan evidente que los intereses no seguirán subiendo. Ante esta nueva realidad, los mercados de acciones perdieron algunos de los puntos que habían ganado en los días anteriores.

Dependiendo de qué tan agresiva sea, la política de aumento de intereses en Estados Unidos puede cambiar el panorama de inversión, no solo en Colombia, sino en el mundo. Una tasa de interés de corto plazo de 4%, como la actual, o de unos puntos más, como la que se espera, es muy superior a la tasa de 2,25% que tiene la Unión Europea. No es sorprendente que los capitales ya se estén desplazando hacia el mercado estadounidense.

De igual forma, esa tasa de interés de corto plazo de 4% en Estados Unidos se acerca a la tasa de corto plazo que en la actualidad tiene Colombia. No creemos que Colombia esté a las puertas de una salida masiva de capitales, pues no hay ninguna señal que así lo indique. Sin embargo, no hay que ser un genio financiero para entender que el cambio en la relación entre tasas de interés externas e internas está transformando los incentivos que determinan los movimientos del capital. En momentos en que los activos se han valorizado tanto, es aconsejable para los inversionistas tener prudencia y, sobre todo, hacer un monitoreo permanente de los mercados. Es la única forma de no perder lo que ganaron en un año en el que el rendimiento de las inversiones fue extraordinario.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?