Un buen primer semestre

| 6/27/2003 12:00:00 AM

Un buen primer semestre

Es preciso construir sobre el buen momento que vive el país para que las expectativas favorables se conviertan en realidades contundentes.

Después de unos primeros meses muy difíciles por cuenta de los atentados terroristas, que congelaron no solo la inversión sino también las expectativas, el primer semestre del año cierra con muy buenos resultados. Una gran noticia es la del crecimiento de 3,81% durante el primer trimestre, cifra que, aunque tiene un sesgo estadístico por su comparación con un trimestre excesivamente malo el año pasado, es un avance en el buen sentido. Igualmente alentador ha sido el crecimiento de la industria en los primeros meses, jalonado principalmente por los sectores de construcción y exportaciones.

Quizás lo que mayor satisfacción genera es el cambio en la percepción de los empresarios acerca de las condiciones para la inversión. De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Opinión Empresarial de Fedesarrollo, después de ocho años de caída permanente, las condiciones económicas y sociales para la inversión se encuentran hoy en el nivel de principios de 1995, que fue uno de los mejores momentos. Los colombianos están volviendo a ver oportunidades de inversión en su país.

A estos buenos resultados se suma el regreso de capitales, producto de la mejor percepción de los inversionistas extranjeros con respecto a América Latina y, por supuesto, frente a Colombia. A la luz de estos indicadores, podríamos estar cerca de tener las condiciones para que la economía colombiana entre en una fase de expansión como la que vivió a comienzos de la década del 90.

Si bien es cierto que desde hace años el país está haciendo la tarea para mejorar las condiciones que le permitan recuperar el crecimiento, también lo es que en los resultados actuales tiene mucho qué ver la presencia de Alvaro Uribe. Señales como las que el Presidente acaba de enviar con la liquidación de Telecom y la reestructuración del Seguro Social, además de aumentar su prestigio, ayudan a la consolidación de la confianza. Ningún gobierno había sido capaz de incurrir en el costo político de una acción como esta. Se esperan acciones muy similares en Ecopetrol, las cuales sin duda serán bienvenidas.

Lo más importante, sin embargo, es que logremos construir sobre este buen momento, para que lo que ahora son expectativas favorables se conviertan en realidades contundentes. Se requiere no solo mantener el ritmo, sino incluso ir más allá. Como bien lo afirma el presidente Uribe en su entrevista con Dinero, todavía hay mucho por hacer.

Un punto esencial sobre el cual hay que insistir es el de la estabilidad de las reglas del juego. Colombia compite por la inversión con el resto de los países emergentes y, si no somos capaces de brindar estabilidad jurídica, difícilmente vendrá la inversión al país.

El otro tema es el fiscal. Ahora que la economía está volviendo a crecer, no hay que olvidarse de la necesidad de hacer el ajuste. Este paso es indispensable para que el sector privado pueda retomar el espacio que le corresponde en la economía.

En materia de comercio exterior también hay mucho por hacer. No es claro lo que el gobierno quiere en este frente, pues se envían muchos mensajes cruzados. Se habla de la necesidad de lograr un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, pero poco se dice sobre la necesidad de preparar a la economía para que pueda competir en el nuevo entorno.

No se trata de acabar de la noche a la mañana con la estructura productiva actual, pero sí hay que empezar a discutir cuáles son los cambios que requiere para que se pueda ajustar a lo que viene. Hay que hacer claridad, pues las posiciones ambiguas pueden convertirse en el escollo final que impida las decisiones de inversión, a pesar de la mejoría en las condiciones generales.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.