| 5/31/1998 12:00:00 AM

Transparencia y gobernabilidad

En época electoral, los colombianos discutimos sobre los infortunios del gobierno por salir y las fortunas del que vendrá. Los analistas, con el tiempo, han comenzado a encontrar el origen de las diferencias en las modalidades de gobierno. Gobiernos más responsables frente a sus electores son mejores que los gobiernos más distantes. Gobiernos con mejores estructuras de selección de sus colaboradores y de coordinación de sus mecanismos de decisión, resultan mejores que gobiernos clientelistas y desordenados. Gobiernos que son capaces de medir mejor los resultados de sus acciones y presentarlos abiertamente para la discusión de los electores son claramente preferibles a los gobiernos ignorantes y manipuladores.



Pero pasadas las elecciones, la reflexión sobre estos temas debería extenderse a otros ámbitos. Las mismas ideas sobre transparencia y gobernabilidad resultan relevantes para el sector privado. Que los balances no están reflejando adecuadamente la marcha de las empresas, y que las distorsiones confunden a los accionistas, es algo que reveló nuestro número anterior. Y es motivo de preocupación. El informe central de esta revista muestra, además, que todavía predominan en muchas grandes empresas viejas formas de dirección, en las cuales las juntas directivas -de amigos, parientes y personas con conexiones sociales que se reunían de manera esporádica para tareas baladíes- no representan adecuadamente los intereses de los accionistas.



Sin embargo, el informe, por primera vez, pone en evidencia que tal modo de hacer las cosas está registrando una revolución. En las empresas más dinámicas han aparecido nuevas formas de gobierno corporativo, con miembros crecientemente profesionales, con funciones estratégicas más claras y canales de responsabilidad más fuertes ante los accionistas y el mercado. Y lentamente comienzan a diseminarse.



¿Qué se puede aprender? Que la paja no está solamente en el ojo público. Mucho le falta aún al sector privado en transparencia y gobernabilidad de sus compañías. Les corresponde a las empresas dar un ejemplo más fuerte de su capacidad de transformar su modo de gobierno para responder ante los accionistas. Y este ejemplo debe llegar al nuevo gobierno para desarrollar mejores métodos gerenciales, para responder a las crecientes demandas que sobre él haremos todos los colombianos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?