| 8/6/2009 12:00:00 AM

Tendencias que valen oro

Hay que saber leer las tendencias para aprovechar al máximo los momentos de cambio. Quienes lo han hecho han logrado ganancias importantes y recuperado parte de las pérdidas de los meses anteriores.

Desde el inicio de la tendencia al alza en los mercados financieros mundiales, a comienzos de marzo, se abrió un debate sobre el verdadero significado del aumento en los precios de las acciones. Existían grandes dudas respecto a si los mercados anticipaban una recuperación de la economía mundial o si, simplemente, los agentes buscaban recuperar parte de sus pérdidas de los meses anteriores. Si la primera hipótesis es correcta, la recuperación económica tendría posibilidades de perdurar. En el segundo caso, las buenas noticias serían fugaces y todo volvería a derrumbarse rápidamente.

Teniendo ya información del cierre del primer semestre, todo parece indicar que la recuperación de la economía mundial es real. Esto significa que podemos confiar en que lo peor ya pasó y que la probabilidad de una recaída en el caos del año pasado es muy baja.

El ejercicio juicioso de revisión de los indicadores bursátiles, financieros y de producción globales muestra que, a pesar de la enorme volatilidad, la tendencia general ha sido hacia la recuperación. El índice Dow Jones, que en octubre de 2007 superó los 14.000 puntos y que, a raíz de la crisis cayó a menos de 6.500 puntos, se ha venido recuperando lentamente, con altibajos, y hoy supera los 9.000 puntos. Algo similar ha sucedido con el IGBC de la Bolsa de Valores de Colombia.

Igualmente, los indicadores de producción manufacturera en la mayoría de economías han dejado de caer y, en muchas de ellas, como en Asia, registraron crecimientos importantes en el último mes. Los pedidos de bienes de capital han dejado de caer, lo que sin duda es una excelente señal.

Todo esto acompañado de una disminución en la percepción de riesgo de los inversionistas, lo que a su vez ha incentivado el regreso de capitales hacia los países emergentes. Prueba de ello es el éxito logrado por las emisiones recientes de Ecopetrol y EPM, que en su mayoría fueron adquiridas por inversionistas del exterior.

Las tasas de cambio frente al dólar han regresado a sus valores pre crisis. De hecho, en la mayoría de países la revaluación vuelve a estar en el centro de las preocupaciones.

Definitivamente, el panorama actual es distinto al de finales del año pasado y comienzos de este, cuando se pensaba que no solamente el sistema financiero internacional podría colapsar, sino que el propio sistema capitalista estaba en peligro. En ese momento no se sabía si funcionarían las medidas heterodoxas adoptadas por los bancos centrales y los gobiernos para evitar la catástrofe. Todas las alarmas estaban encendidas.

Sin embargo, a pesar de los avances, hay todavía riesgos y no se puede abandonar la cautela. No hay que olvidar que esta es ya la segunda recesión más larga desde la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado.

La probabilidad de un escenario negativo de alto impacto es relativamente baja, pero, de ocurrir, podría tener efectos multiplicadores de gran tamaño. Un ejemplo de un frente problemático es la cartera comercial que financia las inversiones en finca raíz de uso comercial. Se está deteriorando rápidamente en Estados Unidos, la zona euro, Europa central, oriental y Asia. En Estados Unidos, la cartera mala ya vale US$29.000 millones y se estima que las pérdidas de los bancos podrían llegar a estar entre US$200 billones y US$300 billones por cuenta de la misma. Incluso, podría ser el fin para algunos bancos pequeños. Esto generaría un nuevo pánico y echaría para atrás lo mucho que se ha avanzado en lo más importante: la recuperación de la confianza.

Sin embargo, incluso al tener en cuenta estas advertencias, los factores positivos en el panorama son suficientemente fuertes como para que el balance lleve a esperar importantes valorizaciones en los mercados de valores, así como en otros mercados. La volatilidad seguirá, pero la tendencia fuerte apunta hacia la recuperación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?