| 10/27/2006 12:00:00 AM

Talento e innovación

La innovación es hoy la base de la competencia internacional. Para innovar se requiere gente preparada, que logre crear diferenciación para la empresa y valor para el consumidor. Colombia se tiene que meter de lleno en este tema.

El tema del talento humano, y las dificultades que se están presentando para conseguirlo, cobra cada vez más relevancia. Ya varias empresas en Colombia han tenido que recurrir al mercado internacional en busca del talento que requieren para esta nueva etapa de su desarrollo. Simplemente, no lograron encontrarlo en el mercado local.

En el mundo globalizado, el talento es un bien escaso que viaja de un país a otro con total fluidez, en busca de mejores oportunidades. De hecho, como lo menciona The Economist en una edición reciente, la tasa de emigración más alta entre los profesionales la tienen los más capacitados.

El talento que requieren las compañías hoy para crecer y expandirse internacionalmente es escaso y difícil de replicar. Cada vez son más las empresas que se aventuran en los mercados internacionales, venden en varios países y además manejan parte de su producción por medio de outsourcing. Estas organizaciones requieren ejecutivos que hablen varios idiomas y sean capaces de entender varias culturas.

Si la globalización ha hecho evidente la escasez del talento gerencial, la necesidad de innovar le está dando un carácter crítico a la situación. La innovación es hoy la herramienta por excelencia que tienen las empresas para crecer y diferenciarse. Los ejecutivos no solamente deben ser capaces de operar en varios países, sino que deben innovar desde el interior de otras culturas. El reto del talento para las empresas es gigantesco.

Esto ha abierto la puerta a nuevas tendencias en la formación del talento. Una de las más interesantes es la integración de la formación en diseño con la formación en management. Hoy se está desarrollando el tema del design thinking, el "pensamiento de diseño", donde los métodos y disciplinas que los diseñadores han utilizado tradicionalmente se aplican a la solución de todo tipo de problemas de administración. Se logra una integración de lo mejor de dos mundos, el de la administración y el del diseño. Una disciplina que estaba limitada a la forma y funcionalidad de los productos, como el diseño, se está convirtiendo en una nueva aproximación para el desarrollo de modelos de negocios.

De hecho, algunas de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo, como Stanford, están desarrollando programas en alianza con escuelas de diseño de primer nivel. Es un trabajo conjunto entre ingenieros, administradores, antropólogos, diseñadores, profesionales en tecnología y empresarios. Como resultado, se desarrollan profesionales con un conocimiento profundo y capacidad para aplicarlo, que es precisamente lo que se requiere para innovar.

La creciente demanda de talento innovador debe ser considerada como un llamado de atención para las universidades que se encargan de preparar los profesionales que requiere el país. También debería ser una señal de alerta para las empresas, para que participen más activamente en la definición de los profesionales que requieren. Por otra parte, las empresas colombianas tienen que entender que ya están en una competencia por el talento en el mercado internacional. Deben remunerarlo bien o, de otra forma, los profesionales colombianos se irán a otros países. Igualmente, un sistema competitivo de remuneraciones les permitiría salir a buscar talentos nuevos en otros países, incluyendo a Europa del Este, Asia y Oceanía. El juego cambió y quienes se nieguen a subirse en esta nueva tendencia, posiblemente se verán arrollados por ella a la vuelta de pocos años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?