| 6/24/2015 12:00:00 AM

Editorial: La convención bancaria

Los tres grandes temas que marcaron la quincuagésima Convención Bancaria organizada por la Asociación Bancaria.

La semana pasada se celebró en Cartagena la quincuagésima Convención Bancaria organizada por la Asociación Bancaria y la primera bajo su nuevo presidente, Santiago Castro. A lo largo de todos estos años, la Convención se ha convertido en uno de los foros más importantes para discutir y evaluar la coyuntura económica del país, así como sus retos y posibles soluciones.

Esta versión de la Convención estuvo rodeada por la gran expectativa que ha causado la reciente caída en el precio de los hidrocarburos y otros minerales, los impactos sobre las finanzas públicas en este y los próximos años, y cómo el gobierno nacional debería tapar dicho faltante.

En este orden de ideas, el primer reto proveniente de la caída en los ingresos petroleros y mineros es la financiación de la cuenta corriente del país. Durante los últimos cinco años esta ha sido negativa, lo que significa que si bien el país ha crecido, lo ha hecho endeudándose con el resto del mundo. En este sentido, a pesar de una devaluación anual del peso de más de 30% en las últimas mediciones, todos los analistas prevén un aumento del déficit de cuenta corriente a un nivel superior al 6% este año. Este aumento temporal no genera sorpresa: es el fruto de la lenta dinámica de ajuste que tiene dicho indicador.

Sin lugar a dudas, una desfinanciación como la causada por la caída de las exportaciones minero-energéticas es difícilmente reemplazable en el corto plazo, ya que estas exportaciones representaban aproximadamente dos tercios de todas las exportaciones y su caída en precio fue cercana al 40% o un monto cercano a los US$13.000 millones este año.

Por este motivo, para reemplazar estos ingresos, el resto de exportaciones, que incluye flores, banano, autopartes, confecciones, entre otros, tendrían que duplicar sus ventas en el exterior. De otra parte, las importaciones tampoco parecen haber reaccionado de manera notoria a las nuevas condiciones y han caído 8,1% al mes de abril.

Entonces, si la cuenta corriente no se va a cerrar gracias a mayores exportaciones y menores importaciones, ¿cómo se va a financiar dicho déficit?

A pesar de una caída en las inversiones de portafolio de más del 56% a mayo (algo normal después del gran influjo que había traído el rebalanceo del portafolio de referencia que tiene JP Morgan para países emergentes) y de una caída en la Inversión Extranjera Directa del 14% en los cinco primeros meses de 2015, la mayoría de los analistas están de acuerdo que para este año la financiación de la cuenta corriente no debería ser un problema y se lograría a través de una mezcla de créditos e inversión pública y privada.

Quizá el único nubarrón en este frente lo podría causar un endurecimiento de las condiciones de los flujos que van a los países emergentes fruto de la contracción de la política monetaria en los Estados Unidos o disturbios financieros acentuados por las condiciones en Europa.

El segundo tema y quizás el que más controversia causó fue el fiscal. Si bien el presidente Santos les aseguró a todos los empresarios que el nivel de gravación para las empresas formales ya había llegado a su límite, el director de Anif, Sergio Clavijo, aseguró que para el año entrante hay todavía ciertos gastos, particularmente en salud y pensiones, que aún no estaban cubiertos. Sin duda esta arista inquietó a los asistentes a este evento, ya que la Misión Tributaria está concebida para simplificar y reordenar el sistema tributario actual pero no para obtener mágicamente un monto adicional significativo.

Finalmente, el otro gran tema que se trató en la Convención Bancaria, desarrollado en esta edición, es el impacto que va a tener sobre el sector bancario su ingreso a la financiación de las concesiones 4G. Si bien la financiación de infraestructura por parte de los bancos no va a cambiar estructuralmente al sector, sí lo va a obligar a tecnificarse y sofisticarse. Por otra parte, en un país donde la cartera hipotecaria es históricamente baja como en Colombia, el ingreso a la financiación de concesiones 4G es el reto más grande que en materia de recursos haya enfrentado la banca colombiana hasta el momento.

La más reciente cumbre de banqueros tuvo lugar en un momento clave. ¿Cómo financiar los grandes proyectos y déficits que tiene el país? es la pregunta que queda planteada. Las acciones de las autoridades económicas y de los propios banqueros van a definir el futuro de Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?