| 9/1/2006 12:00:00 AM

Responsabilidad social empresarial

El mundo solo será sostenible en la medida en que cada vez más empresas entiendan la importancia de su papel en el desarrollo y actúen en ese sentido.

Alo largo de la historia, muchas empresas en Colombia y en el mundo han buscado un vínculo más estrecho y vital con las sociedades en las que operan. Sus acciones han ido más allá de la simple generación de empleo, el pago de impuestos y el cumplimiento de las obligaciones con los trabajadores. Algunas se han dedicado a la filantropía corporativa, mientras que otras han trabajado, mediante programas especiales, para elevar el bienestar de las comunidades que son cercanas a la operación de sus negocios.

Hace muy poco, quizás a raíz de los compromisos adquiridos por los diferentes países para cumplir los objetivos de Desarrollo del Milenio, las empresas empezaron a entender la importancia de su participación activa en el desarrollo. Entendieron que era necesario ir aún más allá y vieron que, para lograr negocios sostenibles, era preciso vincular las actividades propias de las empresas con las necesidades de todos los grupos sociales. Es decir, vieron la necesidad de ser incluyentes.

Las empresas entendieron también que para garantizar un desarrollo sostenible, es preciso invertir en el progreso social y económico, así como en la conservación del ambiente.

Se estima que para el año 2050, el 85% de la población mundial, unos 9.000 millones de personas, vivirá en los países en desarrollo. Es evidente que si estas personas no se incorporan al mercado, las empresas no podrán prosperar, pues simplemente no habrá quién compre sus productos.

De otra parte, los estudios recientes sobre el impacto de la ayuda oficial en el desarrollo indican que, incluso si esta aumentara, no sería suficiente para el logro de soluciones duraderas y costoefectivas. Se requiere, por tanto, la participación de las empresas que sí tienen el potencial de beneficiar a los pobres de una manera viable en el largo plazo, por medio de proyectos rentables y autosostenibles.

Tal como ha dicho Kofi Annan, secretario general de las Naciones Unidas, "es la ausencia de la actividad económica ampliamente difundida, no su presencia, la que condena a gran parte de la humanidad al sufrimiento. De hecho, lo que es utópico es la noción de que la pobreza puede ser superada sin la participación activa de las empresas".

Las empresas, en su nuevo enfoque para enfrentar los retos que les impone el desarrollo, están invirtiendo en nuevas ideas, diseñadas para crear oportunidades para los pobres. Entre estas iniciativas están, por ejemplo, el desarrollo de productos para necesidades específicas, el aumento de compras provenientes de proveedores locales y la participación en comunidades de bajos ingresos mediante la entrega de nuevos productos y servicios.

En un mundo cada vez más transparente, las empresas que se comporten como ciudadanos corporativos globales responsables, en un marco de progreso social, no solo serán más competitivas en el largo plazo, sino que obtendrán el reconocimiento de los consumidores.

Conscientes de la importancia que tiene en Colombia la Responsabilidad Social Empresarial para garantizar la sostenibilidad de las empresas en el largo plazo, Dinero dedicará su próxima edición a este tema.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?