| 2/26/1999 12:00:00 AM

Replanteamiento

Se han cumplido los primeros 200 días del nuevo gobierno. Durante este tiempo, las decisiones de las autoridades económicas, más allá de los anuncios de prensa, han revelado su ideario económico. Contiene 10 puntos:



  1. A más impuestos, mayor actividad económica.

  2. La reducción de la burocracia no es urgente: puede esperar hasta el 2002.

  3. Lo clave es la estabilidad de la tasa de cambio nominal: la revaluación de la tasa real promueve las exportaciones.

  4. Los altos intereses deben defender la banda cambiaria: no afectan la situación financiera ni la inversión.

  5. El déficit externo no importa: los créditos multilaterales y la caída en importaciones lo arreglarán.

  6. Una política de empleo y de apoyo a los deudores es innecesaria: la recuperación vendrá en el segundo semestre.

  7. El gobierno no debe ser proactivo y asumir riesgos: el Banco de la República, el Congreso y las Cortes tienen la palabra.

  8. El tiempo es irrelevante. Hay que ser gradual en las decisiones, no importa cuán grandes sean los problemas.

  9. El margen de espera que da la opinión es infinito.

  10. Todo problema siempre viene de atrás: el debate económico todavía no tiene por qué mirar hacia adelante.


Para el 99, el deterioro económico no se ha revertido y la situación será muy mala. Dinero estima que el déficit fiscal, apenas se reducirá; que la crisis financiera seguirá su curso, si la decisión de la Corte Constitucional sobre la Emergencia sorprende al gobierno; que el desempleo podría superar al 18% y llegar al 20% y que los concordatos y liquidaciones de empresas podrían quintuplicarse. El elemento subyacente a toda esta dinámica lo ha revelado Planeación: la caída del PIB llegó al 6% en el último trimestre de 1998. Y en este primer semestre no pinta mejor. Hay que aceptar la verdad. El país sale de la recesión, pero para entrar en una situación predepresiva.



Las equivocaciones, vicios y fechorías del gobierno anterior contribuyeron a esta situación. Pero para romper esta inercia y recuperar la economía, este gobierno debe ensayar otro ideario económico.



La política fiscal de mucho gasto y mucho impuesto que terminó por adoptar el Ministro de Hacienda es equivocada. La Junta del Banco, después del monumental error de política del 98 -la defensa a cualquier costo de una tasa de cambio insostenible- sigue tan campante sin comprometerse a reducir significativamente la tasa de interés. Más impuestos, recortes tímidos en gasto público e intereses y una tasa de cambio baja generan más recesión. El país necesita recortes sustanciales de gasto, alivio tributario para la inversión y el empleo, tasas de cambio que estimulen las exportaciones y, sobre todo, tasas de interés menores al 20%.



Hay que dar un vuelco completo para recuperar la economía. Rápido, con decisión y arrojo.



El gobierno debe recuperar el tiempo perdido con los paños de agua tibia de sus primeros doscientos días. Con las demoras, equivocaciones y falta de arrojo, el equipo económico se está quedando corto... o el problema le está quedando grande. Para recuperar la economía, el empleo y la paz, es hora de mirar hacia adelante y hacer un replanteamiento serio. De este ideario económico... o del equipo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?