| 10/17/2003 12:00:00 AM

Referendo: su voto sí importa

El 25 de octubre, los colombianos tendremos la oportunidad de participar con nuestro voto en el Referendo. Es la primera vez que en el país se utiliza este mecanismo de participación democrática, creado por la Constitución de 1991, para que el pueblo participe en forma directa en decisiones como la aprobación de una iniciativa legislativa, la derogatoria de una ley específica o la reforma a la Constitución. Por esta misma razón -por el derecho que nos da la Carta Política de involucrarnos en las decisiones fundamentales del país-, todos debemos acudir a esta cita con la democracia y votar, ya sea por el sí o por el no. Lo importante, antes de tomar la decisión del voto, es informarse bien y saber qué se está votando.

En el Referendo hay varios temas, todos importantes, unos más, unos menos, dependiendo desde qué ángulo se mire. Lo esencial es entender que cada uno de sus puntos es en sí mismo una reforma constitucional. Mediante el voto, los colombianos estaremos decidiendo en cada una de las preguntas si estamos de acuerdo con modificar la Constitución Política del país, en la forma como propone el Referendo.

Los temas económicos incluidos en el Referendo son particularmente importantes para lograr el saneamiento de las finanzas públicas. La Constitución del 91 estableció una serie de gastos con cargo al gobierno central, sin especificar de dónde saldrían los recursos para financiarlos. A partir de su promulgación, el gasto del gobierno central ha aumentado muy por encima de los ingresos, a pesar de las 9 reformas tributarias que se han expedido desde entonces. El resultado es una situación fiscal crítica que está llevando la deuda pública a niveles insostenibles.

En varias ocasiones, el gobierno ha sometido al Congreso proyectos de ley para modificar esta tendencia, pero no ha tenido éxito. Por este motivo, este gobierno decidió incluir estos temas en el Referendo. Es el caso, por ejemplo, de la pregunta 8, que propone el desmonte de los regímenes especiales de pensiones. Así mismo, en este punto se propone que todos los colombianos que se jubilen con cargo a los recursos públicos lo hagan en igualdad de condiciones. Estas prebendas benefician a una mínima parte de la población, con cargo a todos los demás.

También con el fin de ayudar al saneamiento de las finanzas públicas se incluyeron la pregunta 9, que elimina las contralorías departamentales, distritales y municipales por considerarlas redundantes; y la pregunta 14, que propone la congelación por dos años de los salarios públicos superiores a los dos salarios mínimos.

Con la aprobación de estas tres preguntas, el gobierno central logra un ahorro de 1,3% del PIB en 2004 y de 0,8% del PIB de 2005 en adelante, lo cual es un alivio si se tiene en cuenta que, para garantizar la sostenibilidad de la deuda pública, el superávit primario del gobierno central en los próximos cinco años debería ser de por lo menos 2,8% del PIB cada año.

El Referendo es una oportunidad para definir entre todos el futuro del país. Dejar los problemas fiscales sin solucionar no conduce a nada bueno. Seguir creciendo la deuda pública hasta llegar al punto del no pago no es lo que queremos los colombianos, pues un default solo trae pobreza y atraso. Basta ver lo que está pasando en Argentina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?